Rachid Taha: “Siempre ha existido la extrema derecha en Europa, nunca dejó de existir. Lo que pasa es que hoy vuelve a hablar a cara destapada”

Share Button

Se cumplen cinco años exactos desde que Rachid Taha lanzase “Zoom” (Naïve, 2013). En aquel fantástico noveno, y hasta ahora último, álbum el músico argelino (Orán, 1958) creó un puente entre los dos mundos sonoros en los que se ha desarrollado: Elvis Presley y Oum Kalsoum, dos figuras icónicas de culturas diferentes aquí amalgamadas entre laudes y guitarras eléctricas. 

rachid-tahaFoto: Charlelie Marange

 

Su último álbum de estudio es un lazo entre Oriente y Occidente y resulta muy cinematográfico, temas que parecen sacados de películas de Bollywood, los spaghetti westerns y los dramas egipcios. Hay principios morales pero también políticos, se cierra con una versión de “Voilà, voilà”  junto a Agnès B, Rachida Brahkini, Eric Cantona, Femi Kuti y Christian Olivier, en un claro compromiso contra la xenofobia.

Llegó con diez años a Francia, se estableció en la región de Lyon donde creció y sintió el racismo en sus propias carnes en las banlieues (los populares barrios periféricos). “El racismo ha evolucionado, antes era del tamaño de una postal, ahora es tamaño póster” contesta Rachid Taha, y cuando le preguntamos por el auge de los movimientos radicales: “Siempre ha existido en Europa la extrema derecha, nunca ha dejado de existir. Lo que pasa es que hoy vuelve a hablar abiertamente a cara destapada. La extrema derecha siempre ha existido y existirá siempre”.

Su primer grupo lo formó en 1981 junto a dos compañeros de la fábrica donde trabajaba, así nació Carte de Séjour (Permiso de residencia), en una reivindicación de su doble cultura. La carrera de Rachid Taha despegó en 1989, por entonces cambió su residencia para establecerse en el distrito XVIIIº de París donde se concentraban magrebíes y subsaharianos. En 1991 publica el primer álbum con el nombre del cosmopolita barrio y su estación de metro.

La nostalgia por su país de origen es una constante: “Claro que sigue existiendo. Abandonan su país de origen para dar de comer a sus hijos”. De ese sentimiento habla “Ya Rayah”, la composición de Dahmane El-Harrachi que Rachid Taha grabó para “Diwan” (1998) uno de los disco con versiones de piezas clásicas norteafricanas y árabes que le ha hecho muy popular, y que se convirtió en un gran éxito tanto en el Magreb como en todo el mundo. La nostalgia por sus raíces, la emigración… y nuevamente la esclavitud en Libia: “Nunca había desaparecido. Solo que no se veía. Hoy en día con Internet es más visible” afirma Taha. Más de 2500 inmigrantes perdieron la vida en el Mediterráneo el pasado 2017, el fondo del mar está lleno de cadáveres: “Siempre ha sido un cementerio para los niños y sus padres. Mientras Occidente tenga una imagen de colonizador y ladrón, la gente del Tercer mundo seguirá queriendo ir a Europa, y morirá en el intento”.

Uno de los hitos en la carrera de Rachid Taha será la grabación en directo de “1, 2 , 3,… Soleils” junto a Khaled ─ rey de la música raï─ y Faudel, más de 15.000 personas llenaron el Palais Omnisports de Paris-Bercy el  26 de septiembre de 1998, uno de los grandes acontecimientos musicales de la capital francesa y una gran celebración de la comunidad magrebí. “No solo para la música raï, si no para la música en general, la cultura no tiene fronteras y la música raï forma parte de la música popular”.

Entre los temas más populares del repertorio que podremos ver el sábado 24 de marzo en Rambleta de Valencia está la magnética versión del tema The Clash, grabado como “Rock el Casbah” para el poderoso “Tékitoi?”(2004) ─traducido como ¿Y tú quién eres?─; “Conocí a Mick Jones en 1982, y hemos seguido en contacto. Sabía que un día trabajaríamos juntos. Tenemos la misma forma de pensar”.

Uno de los últimos reconocimientos que Rachid Taha ha recibido fue el Premio Babel Med Music 2017 en Marsella. “Tiene un punto positivo y un punto negativo porque el reconocimiento puede querer decir que estoy al final de mi carrera y a punto de la jubilación. Pero siempre es agradable recibir cosas buenas como los premios”. A la pregunta de si habrá nuevo disco, cuando ya se cumple un lustro del anterior, afirma taxativamente: “Pues sí”.