fbpx

Ariel Rot, en otra órbita

por | 15 noviembre 2014 | Reportajes

Es uno de esos guitarristas que al tocar se funde con su instrumento. Y aunque decir Ariel Rot evoque un pedazo de la historia del rock en este país, lo cierto es que es un músico que no ha dejado de evolucionar. A sus 54 años, y con más de 35 encima de los escenarios, continúa viviendo intensamente cada canción que interpreta.

Pudiera parecer que por él no pasa el tiempo, aunque cuando comenzó su andadura —con tan solo dieciséis años— “no existía ni el walkman”. Era un recién llegado a España, donde se afincó con su familia huyendo de la dictadura militar argentina. De madre cantante y padre escritor, ya tenía claro el camino que quería tomar. Enseguida se alió con el también argentino Alejo Stivel para dar rumbo a un incipiente grupo llamado Tequila. “Rock en castellano sin complejos”, así define el propio Rot el camino que tomaron aquellas primeras canciones compuestas por él y Stivel. Más tarde llegarían Los Rodríguez, y también sus primeros escarceos en solitario.

Eran otros tiempos. Tiempos analógicos, en los que los hábitos y la manera de acercarse a la música dotaban a esta de otro valor y, aunque Rot reconoce no estar en contra de ningún tipo de soporte (dice tener su móvil cargado de música), parece poner en valor este modo de hacer de la vieja escuela. También a la hora de grabar prefiere hacerlo en una sesión en vez de ceñirse a claquetas y programaciones por pistas. “El rock no puede ser tan perfecto”, afirma el músico en una entrevista de Alex O’Dogherty.

Ariel Rot se mantiene fuera de la vorágine digital también en lo que respecta a las redes sociales. Opta por mantenerse en un segundo plano para no ir tan rápido, y así tener la oportunidad de experimentar en la búsqueda de nuevos sonidos que fusionen swing, con jazz, cumbia, rumba, o cualquier otro camino por el que le quieran llevar las canciones. Le resulta imposible ceñirse a un solo género y esto —afirma el guitarrista— es lo que le estimula, aunque, eso sí, siempre se aproxima a sus composiciones desde la perspectiva del rock. Este modo de hacer, más reflexivo y relajado, se plasma en un último disco que camina hacia la sencillez y hacia tempos más laxos y que se titula La Huesuda (Warner Music, 2013).

Los programadores de conciertos siguen repartiendo leña este mes tras un octubre plagado de citas de primer orden. Parecen querer poner en el mapa cultural a esta Valencia adormecida a golpe de citas que van más allá del puro entretenimiento, con conciertos que curan, que salvan… El viernes 21 de noviembre, en la sala Wah Wah, le toca el turno a Ariel Rot.

Artículos relacionados

Entrevistas
Artur Martínez (La Fúmiga): “No sabem quin és l’argument pel qual no sonem els grups de casa a les radiofórmules valencianes, perquè no se sosté de cap manera”

Artur Martínez (La Fúmiga): “No sabem quin és l’argument pel qual no sonem els grups de casa a les radiofórmules valencianes, perquè no se sosté de cap manera”

Ara mateix no hi ha molts grups valencians amb la capacitat de congregar públic d'una forma massiva com ho fa La Fúmiga. Els d'Alzira porten...

Pin It on Pinterest