Arizona Baby, country es Castilla

por | 16 febrero 2015 | Cultura pop

Ciertas canciones tienen el poder de transportarte a lugares inhóspitos, sitios que jamás visitaste pero que están marcados a fuego en tu subconsciente, como un imaginario colectivo cincelado a fuerza de cientos de referentes cinematográficos y literarios. Esos paisajes se dibujan con vívida precisión a base de notas y silencios, de tal manera que puedes escuchar un disco de Tom Waits y sentir el sabor de una cerveza en un tugurio de Nueva Orleans o perderte por las calles de Nueva York, cuando es Lou Reed el que  suena en tu reproductor. De la misma manera, cada vez que decido sumergirme en las canciones de Arizona Baby, acabo por sentirme como un Travis Henderson cualquiera que, tras años de travesía por el desierto, se da cuenta de que es el momento de limpiarse las botas.

arizona-baby-valencia-wah-wah

Esta travesía por caminos polvorientos y carreteras secundarias se inicia en 2005 cuando tres muchachos de Valladolid deciden autoeditar unas canciones que bebían del amor por la música de raíces americanas, el folk y el country, siempre en fronterizo contacto con el rock más primigenio. Así ve la luz Songs to sing along (2005), un LP en el que dejaban entrever la asombrosa capacidad de la banda para mimetizar el sonido puramente americano y donde la influencia de grupos como Drive-by Truckers, The Jayhawks o ZZ Top empapaba cada una de las canciones.La calidad de este trabajo les permitió pisar los escenarios de grandes festivales nacionales e internacionales, creando entre el público una reputación cada vez mayor, forjada al calor de unos recitales llenos de energía y emoción.

Así, para cuando editaron su segundo disco, el fantástico Second to none (Subterfuge, 2009) ya estaban en boca de todo el mundo. No era para menos, puesto que en este álbum sintetizaron a la perfección el sonido de las interminables llanuras del sur de EE.UU. pero con un toque personal que lanzaba un hermoso vaso comunicante entre Castilla y América. Canciones como “Shiralee”, “The truth” o “Getaway” les auparon entre lo mejor del panorama folk-rock de nuestro país, posición que refrendaron con exitosas giras, primero en solitario y más tarde de forma conjunta con el grupo Los Coronas.  Tras la aventura conjunta con Los Coronas, volvieron a la actividad con el mini-álbum The truth, the whole truth and nothing but the truth (Subterfuge, 2012) en el que seguían explorando con éxito la conexión americana, y ahora llegan a la sala Wah Wah de Valencia para presentar su tercer álbum Secret Fires (Subterfuge, 2014), un nuevo trabajo que nos embarcar en un nuevo viaje a través de desiertos, cruces de caminos y duelos al sol.

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest