¡Atenta!

Share Button

El mundo entero es un enorme mercado de la atención. Fútbol, porno, TV, juego, redes, política… todos quieren captar tu atención y no escatiman medios para conseguirlo: provocación, publicidad, manipulación, repetición constante… Incendian tus emociones y presentan la realidad como un conflicto de blancos y negros en el que es imprescindible que tomes partido de forma airada y rápida. Necesitan tu reacción. Quieren que poses tus ojos en determinados asuntos y sobre todo, que no mires allí donde no interesa. Nuestra atención es dirigida y manipulada.

patricia-sornosa

Siempre nos han dicho que el tiempo es oro, pero lo que de verdad importa es a qué le prestas tu atención mientras vives. Ahí está el oro, la riqueza. Aquello que la gente atiende gana millones. Y lo que nadie mira pierde valor, roza la inexistencia.

No es que tu atención sea importante, es que es LO MÁS importante. ¿Por qué crees que un hombre que golpea un balón puede llegar a ser multimillonario? ¿Por qué crees que Mark Zuckerberg es obscenamente rico? Porque ambos tienen la atención total de millones de personas que sienten “su” equipo o “su” página de Facebook como algo suyo de verdad.

Muchos miramos lo mismo, una y otra vez, sin darnos cuenta de que nuestra mirada es todo lo que tenemos y que quizá la estamos malgastando en beneficio de otro.

Tu atención es tu energía de vida enfocada en un determinado lugar que se carga de potencia solo porque tú lo miras. El espacio de realidad en el que se posa tu visión es de suma importancia. Para ti y para todos.

Elegir dónde pondrás tu atención es tu única libertad. Pero para poder elegir hace falta ser consciente de esto y solo hay que echar un vistazo alrededor para comprobar que la atención general está secuestrada, a kilómetros de los lugares que nos convendría atender.

Ojalá usáramos el superpoder de la atención (que hace crecer aquello en lo que se posa) en nuestro propio beneficio y por supuesto, en beneficio de los que pueden menos que nosotros.

¿Sabes quiénes te pueden ayudar a enfocar tu atención de forma revolucionaria? Las feministas. Las feministas somos expertas en atender lo que nos interesa y no aquello que al opresor le conviene que sea atendido. Las feministas fijamos nuestra atención en nosotras mismas, en las demás y en las condiciones de vida de los seres más vulnerables. EL feminismo le dice al macho poderoso: “¡No eres el centro de todo, chaval, aparta que tapas mi verdadero interés!”

Ese simple cambio del foco de la atención lo transforma todo.

La verdadera libertad consiste en ser capaz de decidir a qué le prestarás tu atención. Y ahí, amigas, está la revolución: en dejar de mirar dónde los poderosos quieren que mires para empezar a atender lo que tú quieres que crezca.

Trackbacks y pingbacks abiertos.