fbpx

Cachonda

por | 23 enero 2019 | Opinión

Estoy cachonda. En realidad lo que me pasa es algo mucho peor que estar cachonda. Estoy fantaseando con la idea de tener pareja. Sí, sí, ¡soy una pervertida que flipas! Por las noches me esfuerzo mentalmente para no pensar en hombres, para no traer una y otra vez a mi cabeza la imagen de un tipo alto y fuerte que me dice: descansa nena, quédate tranquila en la cueva, yo cazaré por ti.

patricia-beat-2019
Es una fantasía recurrente la de que un hombre me facilite la vida y me la haga cómoda. Y como cualquier pensamiento repetitivo, me resta libertad. Cuando piensas mucho en algo tus pies se encaminan hacia ese lugar.

Ya soy mayor (demasiado para mi gusto) y sé que mi cena, lo que de verdad me nutre y me alimenta, solo puedo cazarlo yo. Pero la caza desgasta, es dura, y una acaba pensando que quizá haya algo de cierto en las ideas repetidas en millones de libros, películas, series e incluso en la gente de alrededor: Chica, búscate un novio. Todo te irá mejor.

Sé también que detrás de esa fantasía de quedarme en casa tranquilita mientras otro se ocupa de mí, se esconde un gran miedo a no estar a la altura de los acontecimientos.

La vida está llena de desafíos y los desafíos asustan. Pero no aceptarlos supone frenar mi crecimiento. Claro que mi vida es compleja, por supuesto. Todas lo son. Porque aquí venimos a probarnos. A ponernos una y otra vez al borde del precipicio, frente a lo desconocido. Y eres tan grande como tu confianza en que serás capaz de vivir lo que la vida proponga para ti. No hay por qué alarmarse ni por qué esconderse.

Para mí el feminismo consiste también en asumir tu responsabilidad como ser humano olvidándote un poco de que eres mujer, de lo que para el resto supone “ser mujer”, de lo que te han repetido miles de veces que deberías ser si eres mujer. A la basura con eso.

Quizá ser mujer consiste en no olvidar tu aventura como ser humano y a la vez llevar siempre contigo a los tuyos. Cuidar de ellos, pero antes y sobre todo de ti y de que tu paso por la vida sea único, rico, lleno de experiencias variadas. No vinimos al mundo solo para hacerle fácil la vida al resto. Y nadie nació para facilitarnos la existencia a nosotras. Esa movida egoísta que a veces nos traemos entre manos no es amor. Quizá hay un miedo grande a vivir escondido bajo nuestra idea de amor.

Volviendo al principio: Lo de que estoy cachonda… Era solo un truco para captar tu atención. ¡No estoy cachonda, eh! ¡Por favor, que soy una señora! ¿No creerás que a veces siento deseo sexual como cualquier ser humano, verdad? Bueno, eso… que… ¿Quedamos?

Suscríbete al boletín mensual

El podcast de Beat València

Así suena València en primavera

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest