Cambrers de Julio Bustamante cumple 40 años

por | 15 febrero 2021 | Reportajes

 Portada de Cambrers por Garri Campanillo. Foto: Discos Walden.

El pasado 9 de diciembre de 2020 Julio Bustamante recibió el Premio de Honor de la Música Valenciana. Este reconocimiento casi ha coincidido con el 40º aniversario de una sus obras más emblemáticas. Históricamente, Cambrers (Dial/Discos de Kirlian, 1981) se encuentra incluido en una tríada de discos que renovaron la escena musical valenciana y atrajo la mirada de degustadores pop más allá del Turia. La obra de Bustamante nos regaló una nueva poesía acorde a los tiempos, tan modernos como convulsos, de la València batallera de 1981, y, de paso, ayudó a enfocar el centro de la vanguardia musical mediterránea hacia tierras valencianas aunque fuera por un instante. Analizamos la pieza con su creador, y con otros músicos de generaciones posteriores.

Cambrers se considera parte de una trilogía que, junto a Brossa d´Ahir de Pep Laguarda y Humitat Relativa de Remigi Palmero, conformó aquello que se conoció como nuevo pop mediterráneo y que llegó a fascinar fuera de Valencia: “Esos discos fueron muy bien recibidos tanto en los medios de Valencia como en Madrid y Barcelona. Radio 3, por medio de Diego Manrique, Jesús Ordovás y Juan De Pablos, no dejó de ir pinchándolos según fueron apareciendo; la etiqueta “pop mediterráneo” surgió de ahí, como algo novedoso a tener en cuenta. Toni Mestre fue también un estupendo entusiasta desde su programa “De dalt a baix” en la radio valenciana.” (Julio Bustamante).

Y es que escuchar por primera vez el disco de Julio Bustamante puede considerarse toda una enriquecedora experiencia pop: “La primera vegada que vaig escoltar Cambrers va ser fa uns quants anys; me’n va parlar per primer cop la Míriam Garcia, baixista d’Aias, després d’un concert al Sidecar. Vaig escoltar-lo al cap de poc temps i em va deixar capgirat. La sensació més forta és la d’una actualitat absoluta, aquella sensació que tens amb les peces que són universals, que generen una emoció genuïna i essencial, més enllà d’èpoques i d’anys. Recordo que em va impactar “Avions”, una cançó que després vaig punxar moltíssim.” (Xesc Cabot – Fred I Son).

Jordi Llobet de Doble Pletina también tuvo una sensación parecida al descubrir Cambrers: “Como mucha gente, lo primero que escuché de Julio fue Cambrers, por una recomendación de un amigo en los dosmiles, y quedé deslumbrado por sus canciones tan frescas y pegadizas. Me pregunté, ¿dónde se había escondido este disco tan bueno? ¿De dónde sale esta música tan desenfadada y libre que tiene tantas influencias pero al mismo tiempo es tan personal?”.

“Descubrir Cambrers fue como la primera vez que escuché a Vainica Doble, tenía ese tinte agridulce, que recuerda a tiempos pasados, de mi infancia quizá, un aire a otra época más pura, con menos ruido, como echar de menos algo que nunca has tenido pero que puedes imaginar como algo bello. Es un disco que te transmite paz, sosiego y te mete en otro universo de conciencia, transportándote a un lugar donde todo es más sencillo, positivo; es felicidad pero una felicidad de verdad.” (Vanessa Prado – La Gran Alianza).

Su grabación ocurrió bajo el influjo de las dos otras grandes obras maestras de aquel nuevo pop mediterráneo, incluso casi coincidió en el tiempo con la creación de una de ellas: “La aparición de Brossa d’Ahir, donde mi hermano Tico grabó batería y flauta travesera, propició la amistad entre nosotros y Laguarda. Este disco fue una inesperada inspiración para lo que hicimos nosotros después, aunque los estilos de cada uno son muy diferentes. Remigi ya tenía en marcha las maquetas de “Humitat Relativa” y en el 78 empezamos a grabarlo en Tabalet al poco tiempo de conocernos. La ayuda desinteresada de Lluís Miquel Campos y Nacho Carreras fue fundamental para elaborar el disco poco a poco, sin prisas. Nada más terminar Humitat Relativa empezamos las grabaciones de Cambrers.” (Julio Bustamante).

Cambrers contiene un espíritu pletórico: “Les cançons recullen influències tant de la música tradicional mediterrània com de l’experimentació i la llibertat de l’inici dels 80, i respiren sol, mar i esperit positiu. Tant les lletres com la música són brillants i festives, i sobretot lliures, molt lliures. Però “Cambrers” no és només un disc brillant i lluminós; també és un disc intel·ligent parlant de qüestions essencials des de la senzillesa, i que admet moltes segones i terceres escoltes.” (Xesc Cabot).

Esa mediterraneidad acaba colándose en cada rincón del disco: “Más allá de que Valencia esté presente en todas las canciones, parece que los aires mediterráneos invaden también la sonoridad del disco: en “Avions” los arreglos de guitarra agudos podrían recordar a música tradicional tocada con bandurria, mandolina o bouzouki.” (Laura Antolín, Francina Ribes, Marc Ribera, Jaume Cladera y Jordi Llobet – Doble Pletina). Precisamente Fred i Son llegaron a hacer una versión de “Avions” con Julio Bustamante: “Es una cançó que, de manera indirecta, ens parla de la condició efímera de tot plegat i que convida a viure el moment. Em recorda moltes nits de festa i d’amistat, i li tinc una especial estima, doncs va ser la cançó que va fer descobrir la música del Juli Bustamante a en Marc Crehuet. En Marc era el director de la sèrie Pop Ràpid, en la que jo hi participava com a actor. En 2010 estàvem rodant la primera temporada, i en Marc va generar el que seria la primera col·laboració de Fred i son amb en Juli Bustamante, la gravació de la cançó Avions per a un capítol de la primera temporada de la sèrie.” (Xesc Cabot). Parte del protagonismo de la portada de Cambrers también recae en esta canción: “La idea la tuvo Laguarda, y Garri Campanillo (Tapinería) fue quien la materializó. Pasados los años, y no sin cierta nostalgia, creo que expresa muy bien el ambiente psicodélico y de libertad que se respiraba en aquellos tiempos. En las maquetas, “Avions” la cantamos a duo Pep y yo, solo con mi guitarra; era una canción muy afín a él. Lucas (mi hijo) desde pequeño siempre pensó que los personajes del cuadro somos él y yo. No hay duda, vamos.” (Julio Bustamante).

Entre los músicos maravillados por la magia de “Avions” también se encuentra Vanessa Prado: “Me gusta mucho sobre todo el estribillo, “Gent- idées. Avions se’n van, avions se’n venen. Temps – històries. A vore qui cau de més alt”. Porque donde yo vivo, que es en la zona de la Cruz Cubierta, pasan aviones constantemente, algunos muy bajo porque ya van aterrizando, y me parecía una metáfora de mi vida cotidiana”. Por otra parte Jordi Llobet destaca “Jove Carolina”: “Con esa mandolina tan pegadiza, los cambios de ritmo de batería, la melodía de voz y esos coros tan bonitos” ; y Xesc Cabot reconoce la fascinación que le produce el tema que da título al disco: “La cançó “Cambrers” em genera una emoció molt profunda, per la manera que té d’apropar-se a la relació senzilla i humil de dos germans cambrers a la València dels 80. Recordo sobretot com en Juli ens va explicar, quan estàvem rodant amb ell “Bustamante Perkins”, la manera en què va composar la cançó: després d’una nit de festa, d’imaginar altres móns i de fabular des de la bohèmia lissèrgica, la petita història humana i terrenal dels dos germans cambrers a l’hora d’esmorzar se’ls va rebelar de sobte com a quelcom molt més essencial que qualsevol altre món imaginari”.

cambrers-2021-bustamante
Julio Bustamante en 1981.

En muchos de los temas que componen el disco encontramos historias protagonizadas o centradas en mujeres: “Jove Carolina y Estimada Germana están dedicadas a chicas diferentes; tratan de cuestionar el idealismo romántico que vivimos como veinteañeros que éramos. Mientras “Senyoreta X”, habla de una relación que, con la llegada de nuestro hijo, empezó a hacerme ver la vida de un modo más maduro.” (Julio Bustamante). Sin embargo también podemos señalar a Cambrers como un inesperado puente que sirvió para conectar dos tendencias, en un principio contrarias, como el folk de los 70 y la música pop de los primeros 80: “Julio siempre se ha movido entre estas dos aguas. Es un cantautor porque tiene muchas cosas que decir, y es un músico pop porque no puede evitar hacer estribillos maravillosos que animan a cualquiera. Pero en su música también vemos otras influencias, como el jazz, la música africana o el flamenco.” (Jordi Llobet).

Esa capacidad para recoger diversas influencias (no solo musicales) y transfórmalas en algo nuevo caracteriza toda la carrera de Julio Bustamante: “Crec que ell és molt esponja, un autor que absorveix allò que li interessa i que li arriba de propostes diferents; en aquest sentit, tant el “Cambrers” com el “Cargo de mí” són discos més propers al pop d’inicis dels 80, tot i que és cert que al “Cambrers” hi ha encara molta influència de la música folk. Ara, també hi ha influència dels llibres que en Juli llegia quan estudiava filosofia i lletres, de les històries de les persones i del carrer i de tot allò que despertava la seva curiositat. En Juli ha acabat apropant-se al folk més tard crec, en els seus últims discos, que sí que recullen aquell esperit de la música de cantautor dels 70 però buscant més la simplicitat i la manca d’artifici que no pas com a opció estètica.” (Xesc Cabot).

A su vez, Julio Bustamante destaca que, utilizando herramientas como el folk o el pop, Cambrers también se plantea metas lingüísticas: “Desde luego los implicados en el disco le debemos mucho al folk, y al pop psicodélico en català de Pau Riba y Jaume Sisa, aunque en nuestro caso lo que necesitábamos expresar era la normalización del valenciano dentro de un pop a la medida de cada cual.” (Julio Bustamante). Podríamos decir que esa valentía por querer traspasar fronteras culturales comenzó en Cambrers, y acabó convirtiéndose en uno de los sellos distintivo del músico: “Julio siempre ha sido un tío muy atrevido, a mí me parece que dedicarse por completo a la música es un acto de pura rebeldía, lo era antes y lo es ahora, porque los músicos están en una situación muy precaria siempre, no hay normas legales para regular su situación fiscal y laboral. Están siempre en la cuerda floja, y eso es un acto de coraje tremendo, no es lo mismo tener un trabajo y luego dedicarte a la música a ratos libres que hacer lo que hace Julio, echarle huevos y vivir de la música. Eso se respira en el disco; Julio Bustamante es un hombre valiente, atrevido, pero con una amplia mirada para captar la realidad, y además él supo decir lo que había que decir sin dejarse llevar por las modas.” (Vanessa Prado).

En los últimos año el creador de Cambrers ha colaborado con muchas bandas, entre ellas La Gran Alianza, con los cuales grabó una nueva versión de “Una Ensaimada Considerable” para un epé: “Aquello fue un experimento inspirado por el homenaje que se le hizo en Matisse, nos curramos dos de sus temas para aquél concierto, para llevarlas a nuestro estilo, y ya que estábamos hicimos una más. “Una Ensaimada Considerable” estaba inédita, nos la cantó Julio una tarde que fuimos a su casa con una grabadora de mano, y con eso la adaptamos a nuestro estilo. Fue una gran experiencia trabajar con él, yo me lo pasé en grande, cuando contaba anécdotas de las canciones o historias de su vida.” (Vanessa Prado).

Por su parte, los chicos de Doble Pletina llegaron a actuar en otro concierto realizado en Barcelona: “Xesc Cabot nos propuso tocar en un homenaje que estaba organizando en la sala Apolo. Desde ese momento nos pegamos un atracón de su discografía que nos maravilló. Más tarde hemos llegado a tocar junto a él nuestra canción “Cruzo los dedos” en algunos directos. Hemos encontrado el video de un ensayo que nos provoca mucha ternura”. Precisamente ese concierto en Barcelona acabó siendo el origen del documental “Bustamante Perkins”: “Quan el 2010 vaig conèixer en Juli la primera trobada va ser molt forta. El vaig esperar a l’estació de Sants de Barcelona, i quan va arribar vam estar parlant hores de música, de llibres i de la vida; a la nit ja era com si ens coneguéssim de sempre. A partir d’aquell moment cada trobada amb en ell ha estat especial. El 2011 vam muntar-li un concert a Barcelona per reivindicar-lo, i per fer arribar la seva música a quanta més gent millor. Aquell concert va ser meravellós, i va acabar sembrant la llavor de “Bustamante Perkins”. Tant en Pep Garrido com jo vam aprendre moltíssim del dia a dia d’en Juli, de la seva manera ascètica d’entendre la vida, de la seva grandíssima humanitat i sobretot del seu esperit lliure. Durant el confinament del març vam decidir “desconfinar” la pel·lícula per a que tothom la pugués gaudir, i així segueix, al canal de Vimeo de la nostra productora Atiende Films, tant desconfinada i lliure com el mateix Juli Bustamante.” (Xesc Cabot).

  oldies-cambrers 
Juan de Pablos y Bustamante en Discos Oldies de València en 2018. Foto: Facebook Julio Bustamante.

Suscríbete al boletín mensual

El podcast de Beat València

Así suena València en primavera

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest