Chihuahua

Share Button

Un chihuahua no puede defender a un león. Puede ladrar y gruñir, pero ante un peligro real, más le vale al león defenderse a sí mismo. Y de paso, defender al chihuahua. Es el grande quien debe servir al pequeño y NUNCA al revés. Nuestra sociedad funciona al contrario de esta lógica.

sornosa-beat-julio
En vez de usar nuestro poder para cuidar a quienes pueden menos, lo usamos para servirnos de los demás en beneficio propio. Por eso la explotación forma parte de nuestro día a día. Por eso nuestra sociedad parece una empresa piramidal en la que cuatro privilegiados disfrutan su ganancia en la cúspide mientras los pringados de abajo nos creemos su juego y nos estafamos también entre nosotros, olvidando el necesario bien común.

Es imposible defender lo que es más grande que tú: la Vida, la Patria, Dios… Puedes amar esas cosas (yo también las amo), pero no puedes defender lo que te sobrepasa. ¡Defender a Dios! ¡FLIPA! ¿En serio piensas que puedes? Pues una de dos: o te buscaste un Dios muy pequeño o tienes un ego muy grande. Un egón. Ni Dios ni la Patria necesitan tu protección, tú necesitas la suya. La Patria debe proteger a la ciudadanía. Y si no lo hace… ¿Para qué sirve? ¿A quién sirve? O defender la Vida… ¡Ahí es nada! Un simple humano defendiendo la vida entera. Ni Calamaro se flipó tanto cuando sacó disco quíntuple.

Y no es que nos engañen. La defensa de las grandes cosas es un juego entre pillos en el que casi nadie es inocente. Tú me pides que las defienda para sacar algo de mí y yo hago como que defiendo esas grandes cosas pero en realidad solo busco mi propio interés.
Pasa también con el feminismo. A veces se me acerca gente que, usando el feminismo como excusa, pretende que trabaje gratis en su movida empresarial. Hace poco me llamaron de un programa que se emite en una televisión de pago. Primero me cuentan que el programa está escrito y presentado por mujeres y que es ultra feminista. Después me proponen que vaya a hacer un monólogo sin cobrar. No sé en qué mundo currar por la patilla para una tele de pago puede tener algo que ver con el feminismo.

Trabajar gratis en interés de otro más poderoso no es nada feminista, es lo que llevamos haciendo las mujeres toda la vida. De haber aceptado ir, eso no tendría nada que ver con el feminismo sino con mis ganas de salir en la tele a cualquier precio, incluso sin precio, buscando futuras ganancias. No hace falta meter al feminismo en esa ecuación. El feminismo no debería ser una excusa para explotarnos mejor. El feminismo es un león poderoso y tú y yo, pequeñas chihuahuas, no necesitamos defenderlo. Necesitamos practicarlo.