fbpx

El artista Francisco Sanz visibiliza a los callejeros en el CCCC

por | 24 abril 2021 | Exposiciones

El Centre del Carme Cultura Contemporània presentó ayer viernes la exposición ‘Callejeros’ del artista valenciano Francisco Sanz. Enmarcada dentro de la convocatoria ‘Altaveu’, para proyectos de inclusión y cohesión social del Consorci de Museus, la muestra ofrece un testimonio documental sobre la vida en la calle, a través de las fotografías realizadas por personas sin hogar.

Luis, Cristóbal y Richard son los protagonistas y los autores de las más de 60 imágenes que se exhiben desde hoy en la Sala Contrafuertes del CCCC. Según el creador, Francisco Sanz “se trata de una exposición de autoría compartida. Mi labor ha sido la de coordinar el trabajo pero todas la fotografías están tomadas por ellos, personas que viven en la calle que son quienes mejor nos pueden ofrecer el día a día de la ciudad”.

El director del CCCC, José Luis Pérez Pont ha explicado que “la convocatoria Altaveu nos ha permitido acercarnos a proyectos artísticos que tienen también un carácter social de visibilización y de trabajo con diferentes colectivos, en ese caso con personas que se encuentran en riesgo de exclusión social. Darles voz o una cámara fotográfica como hace Francisco Sanz nos da la oportunidad de observar la realidad con sus propios ojos, siendo el arte un instrumento para comprender y empatizar con los demás”.

Mediante la metodología fotovoz, el artista, con el objetivo de visibilizar a los “callejeros invisibles”, proporciona a la gente de la calle, a los sin techo, Luis, Cristóbal y Richard, cámaras fotográficas con la única instrucción de retratar el mundo que les rodea.

“Las fotografías no están reeditadas, son crudas, tal como vienen de la cámara” explica Sanz.

La autenticidad de las imágenes se mantiene al primar el relato en primera persona sobre los requisitos estéticos formales. La acción, fuera de todo paternalismo y, desde el respeto de la autoría de los callejeros, genera un espacio de dignidad de los participantes así como un efecto catártico a través de la fotografía: se detectan problemáticas no emergentes, se visualizan otras realidades y se pone de manifiesto lo que realmente es importante para los autores de las fotografías.

El resultado abre un debate sobre las muchas maneras de vivir en sociedad, pero sobre todo, se democratiza y comparte el poder creativo.

En la exposición, organizada por temáticas, se pueden ver algunos de los motivos más recurrentes en sus fotografías: la calle, los lugares de dormir, patios, bancos, pasajes, zonas de refugio; los compañeros, amigos que viven en su misma situación y con los que se hacen compañía así como sus relaciones con los vecinos y vecinas con los que se relacionan de igual a igual. “Se trata de un trabajo puramente artístico en el que el único objetivo era dignificar su modo de vida” explica Sanz quien añade que “el encuentro visual con estas personas que viven sin techo nos genera una intensa fuerza repelente cuando, en nuestro interior, confrontamos aquello que no queremos ser, sacudiendo nuestra propia sensación de seguridad y comodidad”.

Según el artista “la fotografía representa una herramienta artística, flexible y universal que traspasa barreras lingüísticas y que posee un doble papel en forma de arte y de documentación de la realidad”.

A lo largo de dos años y cerca de 80 encuentros Francisco Sanz ha ido dando vida a este proyecto del que se mostró una parte en 2019 durante el festival Ojos Rojos de fotografía. ‘Callejeros’ reúne el trabajo completo en una de las exposiciones que debían haberse visto en 2020 en el CCCC y tuvo que ser aplazada por la pandemia. Francisco Sanz, que compatibiliza su proyecto artístico con su trabajo como neumólogo en el Hospital General de València, tuvo que aparcar temporalmente la fotografía para coordinar la planta COVID-19 en su hospital durante 2020. Este viernes, 23 de abril, ‘Callejeros’ se abre por fin al público en la Sala Contrafuertes del CCCC, donde podrá visitarse hasta el 30 de mayo.

Durante el acto de apertura de la exposición, se ofrecerá una performance en la que se leerán diversos textos del diario de campo del proyecto, alternados con la música de un violonchelo.

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest