El Futuro Peatón, la noche oscura del alma EMERGENTS AL PALAU DE LA MÚSICA DE VALÈNCIA. SÁBADO 30 DE MARZO 12H.

Share Button

No se prodigan mucho, pero El Futuro Peatón lleva siendo desde 2003 una de las propuestas musicales más sugerentes del entorno. En “Mr Shadow”, su último disco, las atmósferas industriales, dibujadas a través de multitud de detalles sonoros, se infectan con una melancolía que resulta adictiva: himnos de la noche oscura del alma en el yermo tardocapitalista y postindustrial. Pero es en sus directos, en los que incorporan elementos escénicos que lanzan guiños a la estética soviética y al expresionismo, donde estalla toda su singularidad. El grupo está compuesto por Irene Villar, Juan Gregorio García, Alfredo Sorlí y El Autodidacta. El día 30 desafiarán con su característica oscuridad el sol de marzo dentro del ciclo Emergents al Palau. Ese día será también el turno de la banda Here the Captain speaking, the Captain is dead. Hablamos con Irene Villar.

 51022111_10157002434480682_1394176934383976448_n

El grupo surgió en torno a 2002, aunque ya habíais colaborado en un proyecto todavía más experimental. ¿Qué os ha aportado El Futuro Peatón?
El germen del grupo fue Nunatak, un grupo electrónico experimental de alrededor de 1998 en el que estábamos los tres miembros originales de “El futuro Peatón” y J.Espinosa. Sacamos un disco llamado ” Para hacer funcionar la máquina de mano”. Conservo una copia y la verdad es que me gusta mucho. Mi trabajo en ese proyecto fue una pequeña colaboración, a decir verdad. Después, cerca de 2002, nació la criatura peatonal, fruto de las enormes ganas de crear y hacer música. Creo hablar en nombre de todos los componentes cuando afirmo que El futuro peatón nos ha aportado muchísimas satisfacciones en la vida, así como mucha experiencia en el campo de la creatividad artística, tanto componiendo música como creando vídeos, en el caso de Juangre, realizando diseño gráfico, en el caso de Alfredo, o escribiendo lírica, en el mío.

Tenéis un bagaje muy ecléctico, aunque claramente os atrae la cofradía siniestra del postpunk. ¿Os impactó mucho en su momento la música y la estética de The Cure o Bauhaus?
La inclinación por la cofradía siniestra del postpunk es siempre una interpretación externa, ajena a nosotros, pues nunca hemos buscado seguir, al menos de manera consciente, esa estética y menos aún esas composiciones. Pero es cierto que adoramos esos grupos, y, lógicamente, nos influye toda esa música que gustamos de escuchar, esa y muchísimas otras músicas de muy variados estilos. En cuanto a la estética, en mi caso sí ha sido predominante la postpunk, pero es que es la mejor para dar conciertos (risas).

También han sido determinantes para vosotros la electrónica más sofocante. ¿La oscuridad os atrae en todas sus versiones? ¿Cómo declináis estas influencias para crear algo propio?
Dentro de nuestra formación tenemos a un gran conocedor de la música electrónica, Juangre, que fue, en nuestros años más mozos, el que, en cierto modo nos evangelizó a todos. Lumukanda, Insekt, Lassigue Bendthaus, los clásicos Nitzer Ebb, Rotor (el espectacular catálogo de los 90) ,y un larguísimo etcétera de grupos magistrales a los que deberíamos levantar un altar. No declinamos influencia ninguna, ni siquiera pensamos en ella. Al componer,simplemente, nos dejamos llevar.

Hace años os distéis a conocer en el Troglogó de La Caverna en una actuación fue bastante accidentada. Desde luego vuestros directos han mutado mucho en este tiempo.
Nuestra primera actuación en el Troglogló la recuerdo con muchísimo cariño, así como añoro muchísimo a Alejandro (si está leyendo esto, le envío un gran beso). Se me enredó el cabello en la batidora que usaba como instrumento porque acerqué demasiado la cabeza, pero seguí cantando y terminé la canción. Alejandro vino entonces con unas tijeras, me explicó que era peluquero y me cortó el mechón enganchado muy hábilmente. Desde luego, los conciertos cambiaron mucho después de aquello; le cambié a Juangre la batidora por el taladro.

Habéis mostrado una notable falta de prejuicios arrastrando a vuestro terreno canciones como “Todo es de color” de Lole y Manuel, que podríamos pensar muy alejadas de vuestra galaxia sonora. El resultado, muy despojado, resulta particularmente emocionante en directo.
Fue Chimo Flores el artífice de que cantara “Todo es de color”. Mientras preparábamos la obra “Panorama de ojos abiertos” me preguntó si me atrevería a cantar flamenco. Le dije que sí, por supuesto, sin intentar nunca imitar la prodigiosa voz de los gitanos para ese género musical, le intenté dar mi toque. Nos gustó tanto el resultado que incorporamos esa canción a nuestros conciertos.

En “Mr Shadow” las atmósferas industriales, dibujadas a través de multitud de detalles sonoros, se infectan con una melancolía subyugante. ¿Cómo definiríais las canciones de este trabajo?
Te agradecemos tu bonito comentario. Mr. Shadow es un disco que nos satisface mucho a todos. En él, contamos con un nuevo miembro en el grupo, nuestro querido El Autodidacta. Ello ha añadido más eclecticismo del que , ya de por sí, teníamos en nuestras canciones, pues surgen ideas de todas partes, a cual más extraña. Algunas se quedan y otras no. En este disco hay canciones melancólicas, como “Greenlight”, otras muy oscuras, como “Fear”, duras, como “Silly”, locas, como “70 days in Hawaii”, etc,etc…En definitiva, nos gusta mucho este disco.

¿Las letras se contagian de vuestra querencia por lo oscuro?
Las letras hablan de temas muy dispares, pocas hablan de miseria y violencia humana, al menos de forma explícita. “70 days in Hawaii” cuenta la historia de una persona que fue a las islas alentada por un amigo pero no lo pasó nada bien: se quedó sin dinero, acabó trabajando como guía para turistas con el fin de comprarse el billete de vuelta. “Greenlight” es una canción de amor donde un ser que ha quedado sumido en una profunda tristeza le pide a su amor que le devuelva la luz. “Silly” es la descripción de una persona totalmente soberbia, pedante y pagada de sí misma. “Drug abuse” os la podéis imaginar. etc. En el tono que mencionas tenemos las letras de, por ejemplo, “The calling”, que habla más bien de la estupidez humana, y otras canciones de discos anteriores.

Vuestra propuesta va mucho más allá de los referentes musicales. Introducís muchos guiños a la estética soviética y al expresionismo.
La estética soviética se la debemos a Alfredo, que es un auténtico estudioso del tema.

¿Cómo veis el panorama musical en Valencia? ¿Os habéis sentido al margen por vuestra singularidad?
No nos gusta lo que ahora se considera música alternativa en este país.¡Es que casi ni encajamos en Radio 3!(risas).

El 30 de marzo actuaréis en el Palau de la Música junto a la banda Here the Captain Speaking, the Captain is Dead, dentro del ciclo Emergents al Palau. ¿Cómo encaráis este concierto? ¿Estáis tramando más cosas para el futuro?
El concierto del Palau lo encaramos con mucha ilusión,en mi caso porque tocar en un lugar así, normalmente reservado a otras músicas, y donde he disfrutado de tanta música clásica es a la vez extraño,desconcertante y placentero. Para el futuro, tenemos a la vista un nuevo concierto en el Sporting Club de Ruzafa, el estreno de videoclips y más canciones que están en el horno. Pero sobre todo, estrenar Mr. Shadow, y que el señor de las sombras vea la luz al fin.