fbpx

El triunvirato de Carolina Otero

por | 2 octubre 2018 | Música

Soy cantautora, poeta y profesora de Lengua y literatura en Secundaria. Mi último libro se titula No te hagas el muerto (Ed. Lupercalia, 2017) y desfilan por él la propia escritura, Nick Cave, la política, el humor y la imaginación. En el poemario hay también algo sobre la moneda amor/desamor, como es habitual en lírica. En breve, sacaré un álbum “a pachas” con Mike Grau, Superfruit (End Of The World Records/Borx Records), al margen de nuestros respectivos proyectos como Carolina & Lil’ Knife y Mad Robot, que estrenarán también sendos discos. A menudo me pregunto por qué sigo haciendo todas estas cosas en vez de dormir más. Supongo que me da un gustito extraño. El 27 de octubre presentaré As I Fade Out, el nuevo álbum de Carolina & Lil’ Knife, en el Amstel Arts del Veles e Vents de València.

CAROLINA-OTERO-BEAT-VALENCIA

INCESTICIDE NIRVANA (Geffen Records, 1992)

Querido diario:

Tengo 15 años y el cuarto lleno de casetes. Físicamente me siento una mierda con patas y los chicos no me hacen caso. ¡Siempre prefieren a Elisa! Pero bueno, a lo que íbamos, me encantan las cintas de casete, compro todas las que puedo: OBK, Bros, Whitney Houston, Hombres G, Patsy Kensit… Me encanta oírlas y cantar encima, canto todo el rato, con la escoba, por la cocina, en el baño, probando peinados… Abro la boca y miro mis dientes en el espejo del baño: soy una chica horrible con ortodoncia pero, bueno, la música y la poesía, en cierto modo, me esconden del mundo. Ojalá estallara el planeta, lo siento por la buena gente. Ojalá reventara; nadie me quiere, bueno, menos mi familia y mis iaios. Creo que ni Elisa, mi mejor amiga, me quiere. Me dijo el otro día eso de que la suerte de la fea… (obviamente ella es la guapa de la HISTORIA DEL UNIVERSO). Así que… que estallen todos: Elisa, el instituto y… bueno, los músicos no. También me gusta Nirvana, no creas. Le he dicho a mi madre que quiero ir a verles a la Plaza de Toros pero no me deja y yo, como niña buenecita que soy, me quedo en casa en lugar de romper las estanterías en protesta. ¡Menuda mierda! (perdón, sé que digo mucho “mierda”, no te ofendas, querido diario).

En las carpetas suelo escribir algunos versos: míos, de Bécquer, letras de canciones… Escribo también en inglés, frases de aquí y de allá (“My mosquito, my libidoooo”). Soy una marginada; ¿alguien más escribe poesía en clase?!!!

Ay, perdona, no te he contado lo que me ha pasado hoy: ha llegado Aitor, un chico de otro curso, con aire de otra época, delgado, pálido y de negro, y me ha regalado un casete. Me ha dicho: “Toma, a mí no me gusta, es muy ruidoso, pero creo que a ti te puede ir”. Y resulta que me ha dado el Incesticide de Nirvana. Al ponerlo en casa… ¡tenía razón: menudo ruido! ¡”¡Dive”! ¡”Molly’s lips”! ¡“Haispray Queen”???!!! Me gusta, no me gusta, me encanta, ¡no lo sé! ¡Joder (perdón) qué pasada de canciones, qué voces, qué guitarras! ¿Qué canta este Kurt Cobain?, ¡no entiendo nada de lo que dice!

Esa cinta… (me dice la Carolina futura) esa cinta de rarezas, con una cubierta tan tétrica y especial ¡me salvará la vida!, me salvará del “Síndrome Alejandro Sanz”, que significa básicamente ser chica-cursi-rosa-nacida-para-plañir, absorbida por la bocaza de la presión grupal. En verdad ya no quiero que estalle el mundo. ¿Cómo te apellidabas, Aitor? La Carolina futura te encontrará un día y te enviará un ramo de orquídeas por salvar su vida musical con un casete que tú desechaste. Muchas gracias. Perdón por lo de OBK.

Se despide: Una Mierda ahora menos Mierda.

ALIEN: EL OCTAVO PASAJERO RIDLEY SCOTT (1979)

Sobre esta película no me extenderé pues ya habrá sido comentada sabiamente por expertos/as en cine. Sólo diré… ¿recuerdo bien? ¿de 19-fucking-79?! Es una joya, con protagonista mujer que se las trae: una Atalanta espacial que se atreve a enfrentarse al supermonstruo, depredador perfecto, a pesar de su sangre de ácido (“Get away from her, you bitch!” le soltará en la siguiente entrega al bicho). Menuda es Ripley, joder, ya quisiera Rambo, o Hércules, o Batman, ya quisieran los 3 juntos. La mujer suda, sufre (como a los buenos héroes, le asaltan dudas, y está cagada de miedo): pero tiene arrojo y hace “lo que debe hacer” por el bien de la Humanidad. Y, además de Sigourney Weaver –por cierto, sólo nominada por su trabajo en Aliens, de Cameron–, está (¡uuuffff!) John Hurt.

Me he dado cuenta de que sigo asustándome justo en los mismos momentos y me sigue alucinando la mímesis que facilita la nave –escenografía: Whitaker; efectos especiales: H. R. Giger–. Así que, la reivindico como delicia del terror, la distopía y la ciencia ficción.

LOS LÍQUIDOS ÍNTIMOS OLGA NOVO (Ed. Cálamo Poesía, 2013)

Compré este libro en 2016 y ¡BOOM!: volada de sesos. Se trata de una selección personal de la poeta gallega, autora contemporánea con una voz absolutamente personal, arriesgada, surrealista y hermosa que escribe versos como: “hablo desde dentro de la piel de una ballena” o “con el primer poema que escribí vi/ mi virginidad colgada de un campanario” o “como si al infinito le sobrase un trozo”.

Soy absoluta aficionada a la lectura de poesía y a los clásicos (Siglos de Oro, Generación del 27, Postismo…) pero digo yo que tocará ya “acanonizarse” y difundir a las poetas actuales, que las hay soberbias. Arriba Olga Novo (abajo si te quedaste en el Bécquer que mencioné antes; te puede entrar un mal).

Desconozco cómo puede haber influido Novo en mi escritura (cuando lo leí, No te hagas el muerto ya había entrado en imprenta). Imagino que en quitarme complejos por poder ya decir “aquí escribe una mujer y lo hace así”.

olga-novo-beat

Suscríbete al boletín mensual

El podcast de Beat València

Así suena València en primavera

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest