En otoño sabremos cómo se propaga el virus en los grandes conciertos en espacios cerrados

por | 1 septiembre 2020 | Opinión

La Asociación Médica de Texas, que congrega a 50.000 doctores y estudiantes, publicó a mediados de agosto una escala de riesgo de contraer coronavirus dependiendo de las actividades que realicemos en nuestra vida diaria.

big-conciertoalemania364 El Leipzig Arena durante el estudio científico del pasado 22 de agosto.

 

Según la investigación médica estadounidense, entre las más bajas (riesgo 1) se encuentran recoger el correo del buzón o hacer deporte al aire libre, y entre las más altas (riesgo 9) acudir a conciertos, eventos deportivos y religiosos muy concurridos en espacios cerrados, así como a discotecas, bufés libres y bares.

Científicos alemanes de la Universidad Martín Lutero de Halle (Sajonia-Anhalt) iniciaron el pasado sábado 22 de agosto un experimento con más de 2.000 participantes, para poder determinar si será posible volver a realizar conciertos en espacios cerrados mientras dure la actual pandemia.

El cantante berlinés Tim Bendzko se prestó para ofrecer una terna de conciertos, a lo largo del día, en el Leipzig Arena. Cada evento se realizó en tres condiciones diferentes para los asistentes, y en todas se establecieron protocolos para controlar sus movimientos mediante el rastreo, así como geles desinfectantes fluorescentes que permitirán verificar qué, dónde y a quién tocó cada individuo.

La última medida, y quizás la más relevante, una vez demostrada la transmisión aérea del virus, será conocer las trayectorias de los aerosoles exhalados y las particulas que desprende cada persona en espacios no ventilados o refrigerados, que son los que exponen a mayor contagio, frente a los espacios al aire libre en los que la continua ventilación y la humedad reducen la incidencia de contagio, según las últimas investigaciones publicadas en diversas revistas científicas de acreditado prestigio.

El doctor Stefan Moritz, encargado de la investigación, ha recibido 990.000 € del Ministerio de Economía y Ciencia de los länder de Sajonia y Sajonia-Anhalt, y ha reconocido que “la recopilación de datos va muy bien, por lo que tenemos datos de buena calidad, pero no tendremos los resultados hasta otoño”. El estudio tratará de evitar el colapso de la actividad musical alemana, parada desde marzo y sin fecha de reanudación hasta octubre, mediante la aplicación de un modelo matemático a esos datos recogidos, que ofrezca luz acerca de los riesgos de propagación en los espacios cerrados masificados.

Suscríbete al boletín mensual

El podcast de Beat València

Así suena València en invierno

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest