Frank Turner y el sueño de una última noche de marzo

por | 27 marzo 2016 | Cultura pop

La vida está llena de metáforas facilonas que sugieren lo que en realidad somos. Una de las más comunes es aquella que nos sitúa en un ring para aguantar todos los golpes que nos propina el mundo: caer y levantarse, tambalearse pero tener la fuerza suficiente para recuperar el aliento y mantenerse.

Frank-Turner-The-Sleeping-Souls-VALENCIA-CONCIERTO

En realidad la mayoría de canciones tratan sobre esa cuestión y acaban convirtiéndose en la herramienta necesaria para combatir la tristeza o la desilusión que nos rodea; puede que por esa razón en el videoclip de “The Next Storm” Frank Turner reciba una paliza de CM Punk, el excampeón mundial de pressing catch

Million Dead fue un grupo inglés que, a principios de los 2000, tocaban punk hardcore brutote con cierto tono melódico que remitía a grupos como Fugazi o Rites of Spring; detrás de un par de canciones sencillas pero muy efectivas, (“Breaking The Back”, “I Am The Party”) se escondía un talento que muy pronto empezó a destacar en solitario. Los primeros discos de Frank Turner establecieron las coordenadas por las que navegaría su música, en ella hay sitio para una mezcla entre un pub-rock de corte intimista (heredero de Billy Bragg) y un punk-pop de luminosa sonoridad que mira al verdadero emo de finales de los 90 (Samiam, Jawbreaker). Entre esos discos destacan el folk resacoso de “The Real Damage” o la muy Replacements “Poetry of The Deed”, dos tarjetas de presentación que anticiparon la gran trilogía de discos que el músico británico nos ha regalado durante estos años. 

En el interior de England Keep My Bones (2011) se esconden doce canciones que recogen la tradición del mejor pop inglés a la hora de contar historias que solo podrían suceder en el país de Shakespeare y Gary Lineker: “If I Ever I Stray” le grita a la vida como solía hacer Joe Strummer con los Clash, mientras que la melancolía esperanzadora de “I Still Believe” parece devolvernos a los buenos tiempos de los Madness más pop (o los Dexys Midnight Runners menos irónicos). Se trata de un trabajo orgulloso de su carácter británico, aunque sea capaz de tomar otros derroteros como el country-pop (“Wessex Boy”) o el relato íntimo (“Nights Become Days”).

Su siguiente disco Tape Deck Heart (2013) posiblemente sea el que contiene más espíritu power pop: como si el “Blue Album” (1994) de Weezer se hubiera grabado en un pub inglés y Rivers Cuomo, en lugar de escribir canciones a chicas japonesas hubiera caído rendido a los pies de alguna dulce chica irlandesa capaz de tumbarlo a base de pintas de cerveza. Es imposible resistirse a canciones como “Recovery” o a esa mandolina llena de ilusión que marca el ritmo de “The Way I Tend to Be”, o a la melodía festiva de “Losing Days” (The Waterboys dejando su épica a un lado y abrazando la sencillez en medio de un pícnic dominical), o al demencial estribillo (con ecos a los siempre reivindicables The Weakerthans) que protagoniza “Four Simple Words”.

Frank Turner presentará, acompañado de The Spleeping Souls, su nuevo álbum, Positive Songs For Negative People (2015), que mantiene el increíble nivel anterior; “Josephine” podría considerarse una versión ultravitaminada de los himnos de Springsteen, y “Get Better” no anda muy lejos de la energía que desprende el rock de Titus Andronicus. También hay hueco para el punk cabaretero de “Mittens” o la dulzura que desprende “Song for Josh”, ambas canciones demuestran la versatilidad de un luchador incansable que en “The Next Storm” afirma que: “No voy a pasar el resto de mi vida entre cuatro paredes, voy a salir y hacer frente a la tormenta”.

Foto: Ben Mors

 

Suscríbete al boletín mensual

El podcast de Beat València

Así suena València en invierno

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest