fbpx

Guille Dinnbier, con viento a favor

por | 23 noviembre 2015 | Cultura pop

Buen compañero de tragos. Nos gustan las calles mojadas a la luz de las farolas fundidas con la luna asomándose por la cornisa. Siempre hay una canción para cada momento y un poema para cada mirada. Nunca hay prisa si buscas un ratito y un buen vino. Comencemos por el principio y encontraremos el camino. A estas horas de la noche debe de estar tocando para los gatos y recitándole a las gatas. Aprendiendo el oficio. Esperando en el camerino. Os hablo de Guille Dinnbier.

guille-dinnbier-valencia

Recuerdo cuando llegué al barrio por primera vez hace ahora doce años y al poquito tiempo de recorrer las calles y sus bares, empecé a ver carteles en las paredes con una fotografía y un nombre, pensé que sería alguien conocido por Valencia, pero años después descubrí que no había hecho sino empezar en esto de tocar por garitos y demás lugares. Pasó mucho tiempo hasta que se cruzaron nuestros caminos, gracias al amor por las canciones en la media luz de la parte de atrás de algún bar de copas, y me encontré con un tipo al que unas cervezas, varias canciones compartidas y algún trago después, no creo que vuelva a perderle la pista.

Empezó a escribir con doce años, demostrando con esa premisa que antes que una buena armonía debe haber una buena letra y así lo demuestra en el cuidado que pone con cada uno de sus temas, sangrados uno a uno en cada párrafo y vividos hasta el corte de navajazo que nos da la vida a veces. Así fue que entre unos acordes y otras letras fue naciendo la ambición y el sinsentido de componer canciones, Para no dormir el primer disco que consiguió editar en diciembre del 2010 y con el que empezó a dar golpes de remo con temas como “Julieta” o “Tienes que saber” y para mí, la imprescindible “Filosofía entre las sábanas”. En resumen, un disco para comenzar a pulir las maderas de un velero y que el público sepa de qué se trata.

Entre largas noches de ronda, amaneceres por los garitos de la ciudad y meses tocando allí donde a veces hay suerte y te dejan tocar y otras no, se fueron inspirando las canciones para su segundo disco Recetas de cal y arena publicado dos años después y en el que temas como “Quédate a cenar” o “Una de las buenas” avalan este segundo trabajo para ponerle velas al barco y hacer saber a los asistentes que aunque tenga alma de marinero, no está aquí de paso.

Sin darnos cuenta, pasan los años, los tragos, los fracasos y los besos y decenas de conciertos después recorriendo la geografía muchas veces acompañado por su hermano, el también cantautor José Moreno, terminando el 2014 con su gira Operación Dragón, indispensable para empezar este año con toda la energía y el empuje que da el viento en el mar para afrontar lo que ahora presenta con más fuerza que nunca.

Temporal, su tercer y último trabajo, en el que ha apostado todo, en el que no hay cabida para el fracaso, y en el que ha reunido una selección de catorce temas tripulados por varios de los mejores músicos de panorama como Edu Olmedo o Luis Prado (Señor Mostaza, Quique González, M-Clan) y acompañado a las voces por maestros de literatura y sentimientos y hechos ceniza y corazón como Carlos Chaouen, Vicky Gastelo, Lucas Masciano, Jorge Marazu, Vikxie, y sus inseparables José Moreno o Luis Carrillo, entre otros grandes músicos, con los que se ha asegurado de colocar el timón en el mejor sitio del barco y comenzar esta aventura disfrutando y haciendo disfrutar de este Temporal.

Podremos compartirlo con toda la banda el 25 en la sala Clamores de Madrid y por fin tendremos el gusto de poder verlo en Valencia el viernes 27 en  Loco Club teloneado por amigos como Luis Carrillo. El barco ha salido de puerto y el viento me dice que algo bueno va a pasar en todo esto. Buen viaje, Guille.

Suscríbete al boletín mensual

El podcast de Beat València

Así suena València en primavera

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest