fbpx

Hannah Williams & The Tastemakers, talento divino

por | 4 noviembre 2014 | Cultura pop

Hay momentos en la vida en los que uno siente que los avatares de día a día te dejan el corazón anestesiado, que la derrota se agazapa a la vuelta de cada esquina; por ello resulta tan imprescindible hallar un instante de cristalina emoción que sea capaz de despertarte de ese letargo. El antídoto contra esos inoportunos ataques de melancolía es una buena canción interpretada desde lo más profundo del alma, por ello es reconfortante encontrarse con artistas como Hannah Williams, cuyo canto apasionado y quebradizo tiene la sanadora cualidad de revolucionar las neuronas, erizar cada uno de los pelos del cuerpo y ponerte en contacto hasta con tus más oscuros sentimientos.

Hannah-Williams-The-Tastemakers-en-Valencia-la-Cambra-de-Rambleta

En los últimos años hemos asistido a la imparable regeneración del soul de esencia más clásica, la vuelta al sonido que hizo soñar y bailar a la joven América en los 60’s. Un movimiento revivalista que empezó a manifestarse cuando Sharon Jones & the Dap-Kings editaron el seminal “Dap-dippin’ With…” (Daptone Records, 2002) y se consolidó con el éxito masivo de Amy Winehouse. Desde entonces, la pléyade de músicos enrolados en las filas de neo soul no ha parado de crecer, destacando intérpretes tan estimulantes como Eli “Paperboy” Reed, JC Brooks o Black Joe Lewis.

Sin embargo, en estos momentos la cima de la escena soul británica está gobernada por Hannah Williams, el último gran talento surgido de las islas Británicas y que, gracias a su disco debut, el fantástico “A Hill of Feathers” (Records Kicks, 2012), ha puesto a sus pies a la crítica y el público de medio mundo. Con el ritmo escueto deudor de lo mejor de la factoría Stax, un sonido rugoso y añejo y esa voz doliente arrastrada por un sentimentalismo desafiante, esta británica, acompañada por el irresistible manto sonoro de The Tastemakers, ha conformado una colección de temas de estremecedora hermosura y cruda sensibilidad. A medio camino entre el funk más desatado y las enternecedoras baladas de alto calado emocional; mezclando la intensidad de Janis Joplin, la suntuosidad de Otis Redding y la elegancia de Etta James, la sugerente tonada de Williams se entrelaza con preciosistas arreglos de cuerdas y vibrantes metales que atraviesan la atmósfera como un puñal, dando como resultado uno de los LP’s más estimulantes y atractivos de los últimos años.

La música de Hannah Williams es un continuo deleite para los sentidos, partiendo de ese retrato en blanco y negro que es “Work It Out”, pasando por las excitantes “Do Whatever Makes You Feel Hot”, “The Kitchen Strut” o “I’m a Good Woman”, hasta acabar en “Things to Come”, el delicioso instrumental que pone el punto final al álbum, la propuesta de Williams es un sofisticado carrusel de sensaciones armónicas, ideal para atenuar los padecimientos del corazón. Todo un lujo que tendremos la oportunidad de disfrutar en vivo el próximo 13 de noviembre en La Rambleta, un momento irrepetible para abrazar sin reservas la fe de la nueva diva del soul.

Suscríbete al boletín mensual

El podcast de Beat València

Así suena València en primavera

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest