Hits With Tits: “Lo ideal es que nuestro proyecto dejara de necesitarse como idea de normalización y visibilización” TRUENORAYO FEST: LA MUTANT DE VALÈNCIA 19 Y 20 OCTUBRE

Share Button

Valencia es territorio para mujeres y Ada Diez y Lu Sanz lo tienen muy claro. Su objetivo: visibilizar el papel de la mujer en la música y la ilustración, haciendo hincapié en bandas o artistas con propuestas alternativas o emergentes. Su nombre: “Hits With Tits”. A través de esta iniciativa, han editado cinco recopilatorios donde música, diseño y feminismo se dan la mano. Junto a ellos llegó el Truenorayo Fest, un festival donde Ada y Lu aúnan sus pasiones y su lucha por romper con las reglas de una sociedad patriarcal y que además, se convierte en un altavoz con el que demostrar que en el arte, la mujer también juega un papel protagonista.

solea beat Soleá Morente (foto: Celine Beslu)

Los próximos 19 y 20 de octubre Valencia vuelve a dar acogida al festival en su quinta edición, en esta ocasión en La Mutant (Las Naves). Por allí pasarán Soleá Morente y Napoleón Solo, Terrier, Júlia o Melenas entre muchas otras bandas. Además, habrá espacios para el debate y el crecimiento en comunidad.

____________________________________________________________________

Hits With Tits nace allá por 2013, con un primer recopilatorio en 2014. Vuestro objetivo es, desde un principio, dar visibilidad a la mujer en sus facetas artísticas. ¿Qué os empuja a dar esa visibilidad y qué ha cambiado con respecto a ahora?

Dar visibilidad a la mujer es algo necesario. Nuestra experiencia como profesionales, en el mundo de la ilustración y en la música, nos hizo darnos cuenta de que existe este vacío a la hora de representar de forma equitativa el género delante y detrás de los escenarios. Tanto como creadoras como en puestos directivos, en muchos casos acababa siendo algo anecdótico o por completar una cuota y pensamos que había otras formas de conseguir una normalización y visibilización adecuadas: es importante aprender y crear puentes.
Lo cierto es que queda mucho camino que recorrer. Un par de años después de comenzar con nuestra labor de repente parecía que estaba y está de moda hablar de la mujer encima de los escenarios, pero si no se realiza de forma adecuada los equilibrios de poder respecto al género no se dan convenientemente y como hemos comentado anteriormente acaba convirtiéndose en algo temporal que no nos ayuda avanzar.

Desde vuestra propia experiencia y como promotoras e ilustradoras -en el caso de Ada Diez- añadido al contacto que tenéis con artistas musicales entre otras… ¿Dónde lo percibís de manera más directa?
La cultura es un reflejo de la sociedad, aunque también es cierto que en muchas ocasiones es junto a la educación la herramienta para realizar cambios, por lo tanto suele ser un reflejo de actitudes machistas o de falta de perspectiva de género, tanto a pequeña como gran escala, de forma directa o indirecta. En muchas ocasiones comienza con demostrar que eres una profesional, que vales. El género masculino no suele encontrarse con esta problemática.

En este sentido, las mujeres que se exponen sobre el escenario reconocen una lucha contra los prejuicios, una mayor exposición al tema del cuestionamiento físico… Vosotras, como diseñadoras, promotoras y mujeres que se encuentran tras esos escenarios, ¿a qué os enfrentáis?
Todas las mujeres nos enfrentamos a problemas muy similares, cuestionamiento de nuestro físico, de nuestro talento, mansplaining, sueldos menores, preguntas sobre nuestras vidas personales -sobre todo relacionadas con pareja o maternidad-… Debemos romper el molde de lo que presuponen debe estar asociado a nuestro género antes de conseguir logros profesionales. En muchos casos si además le sumas cuestiones de clase, raza u orientación sexual el abismo para conseguir determinadas metas y poder hacerlo de forma digna es mayor. Las mayorías de las discriminaciones están sostenidas por sociedades heteropatriarcales y las problemáticas suceden porque está arraigada profundamente en nuestra educación.

truenorayoOlga Álvarez (La Mutant), Paulapé (APIV), Cristina Daura (cartel 2018) y Ada Diez (Truenorayo Fest)

Es evidente que en todos vuestros proyectos hay una política feminista e independiente detrás (de hecho, el DIY va cohesionado a todos ellos). ¿Es posible hacer un feminismo sin política? O por otro lado… ¿Es feminismo y política una unión demonizada por parte de la sociedad?
Muchas veces no nos damos cuenta pero casi toda acción que se toma te posiciona de un modo u otro. Se podría decir que toda acción es política, pero no todas las políticas conllevan acciones que suponen cambios. El feminismo es un movimiento que busca la igualdad, por lo que quiere decir que en estos momentos el poder solo lo ostenta una parte de la sociedad representada por el género masculino. Es un clásico demonizar aquello que lucha por acabar con los privilegios en manos de unos pocos, de hecho el término ‘feminazi´ utilizado comúnmente para este fin fue popularizado por un locutor de radio conservador vinculado al partido republicano. Pero ha sido una práctica usada desde siempre, no olvidemos la inquisición y el término bruja, por poner otro ejemplo. Es difícil renunciar a privilegios, pero si la sociedad, tanto de manera pública como privada, no toma ese camino el avance será lento y duro. Nadie debe ser ciudadano de segunda en ningún aspecto.

Como decíamos en la pregunta anterior, el “Do It Yourself” es un lema que se respira en todo lo que lleva el “sello Hits with tits”. ¿Es posible un feminismo revolucionario que no se dé desde la independencia y el desarrollo en lo “underground”?
Lo interesante es encontrar un equilibrio entre el DIY y conseguir fondos o apoyos de patrocinadores o plataformas como el crowdfunding. La realidad es que para que un proyecto funcione y tenga un impacto debe llegar a la gente la forma de hacerlo, en ocasiones es a través de puentes con otros colectivos o mediante fondos. Para nosotras el crowdfunding es un excelente aliado porque te permite que prácticamente en su totalidad, el producto final llegue al público. Que el público lo conozca y lo consuma más allá de los circuitos habituales, nos ayuda a avanzar en la normalización y la visibilización de la mujer en los ámbitos donde trabajamos.

¿Creíais, en los inicios, que vuestra apuesta perdurara con el paso de los años?
Cuando comienzas un proyecto no te planteas el tiempo que durará, te planteas lo que quieres hacer y cómo quieres hacerlo. Si de verdad encuentras una manera adecuada, y tienes la capacidad de aprender de los errores y de los aspectos que funcionan, él solo va creciendo y evolucionando, pudiendo ser duradero en el tiempo. Lo ideal, como hemos dicho desde el principio, es que dejara de necesitarse como idea de normalización y visibilización, porque encontrar o descubrir talentos nuevos es algo que siempre deberíamos hacer y disfrutar. Parece que cuanto más acceso tenemos a nuevos contenidos o contenidos diversos, más nos centramos en consumir radiofórmulas o algoritmos.

Digamos que el Truenorayo es el final de un proyecto que con Hits With Tits ponéis en marcha a lo largo del año, con exposiciones, coloquios e incluso ciclos como el Quimera de este año en León. En todos ellos, se visualiza lo que viene a ser un proyecto sonográfico donde música e ilustración queda extremadamente ligada. ¿Todo lo que se oye debería poder verse?
No tiene por qué. Sí es cierto que la música, diseño, artes o ilustración han ido de la mano. ¿Quién no se acuerda de comprarse un disco porque le encantaba la portada? Pero en muchas ocasiones no necesitamos una imagen propia en referente a lo que escuchamos porque nuestra propia mente nos evoca distintos paisajes. Nos resulta interesante llevar ambas disciplinas de la mano porque eso permite crear puentes entre diversas creadoras, y ampliar el poder de altavoz, de visibilización, que suponen los diferentes proyectos en los que desemboca la iniciativa Hits With Tits.

Es conocida la lucha por un mayor apoyo institucional a nivel local tanto en materia de igualdad como en el sector musical. En una anterior entrevista que realicé, Femme Fractal se reafirmaban en que la lucha feminista comienza en lo local y desde una perspectiva práctica (contratando y programando a mujeres por ejemplo). Vosotras, que englobáis a bandas fuera de Valencia y que incluso habéis estado con ciclos como el Quimera… ¿Compartís opinión?
En ocasiones las instituciones viven desconectadas de la realidad que vive la escena local, nacional o internacional, o de lo que realmente necesitan los músicos o iniciativas para poder avanzar en su proyecto, lo que afirma Femme Fractal es cierto, es una de las medidas que se deberían tomar. También es importante el cómo: no todo vale a la hora de contratar, menos si es solo por cuestión de callar bocas o colgarse medallas, las propuestas hay que creerlas para que funcionen y poder seguir avanzando. En diversas ocasiones hemos planteado estas cuestiones, intentar resolver los problemas sin conocerlos en profundidad o por completar cuotas no suele dar buen resultado.

¿Qué seguís echando en falta en materias de apoyo en proyectos como el vuestro desde lo institucional y político?
Justamente, la charla del Truenorayo de este año trata sobre esto “El postureo y la medallita contra lo que realmente necesitas”. En ocasiones la dificultad para establecer un primer contacto con las instituciones o con organismos similares es titánica y cuando se logra algún resultado el modo en el cual estas ofrecen apoyo dista mucho de ser el adecuado. Viendo cómo está la ciudad culturalmente hablando y todos los proyectos que nacen cada dos por tres, hace que nos planteemos que al final quien otorga las ayudas ostenta un puesto de poder porque a la vista está que no somos todos iguales ante lo público.

¿Qué diríais a aquellos que califican al feminismo como una “moda” -o lo tratan como tal-?
Generalmente quien lo ve como una moda o lo trata como tal es que cuenta con privilegios, de los que no quiere deshacerse, no ha conocido alternativa, o piensa que puede explotarlo de modo que le beneficie, cuando es algo totalmente necesario y queda muchísimo trabajo por hacer, tanto social como privadamente.

Soleá Morente, Sierra, Melenas… y muchas más bandas, además de stands con distintas propuestas, coloquios.. y otras actividades. ¿Qué hay de nuevo en este Truenorayo y qué se os queda en el tintero?
Nunca nos dejamos nada en el tintero. Es importante aportar todo lo posible a cada edición, ya que nunca se sabe si será la última. Nos queda un line-up interesante, con propuestas eclécticas, además de acompañarlo de ilustración como siempre, tanto en nuestra imagen gráfica, de la mano de Cristina Daura este año, como el mural que se realizará en directo por parte de Genie Espinosa. Nos queda que el público lo disfrute.

Normalmente, en vuestro cartel incluís tanto a bandas con integrantes femeninas al completo como mixtas. En un contexto de visibilización de la mujer ¿por qué no un cartel con solo mujeres?
Buscamos una normalización real. Si decides que el cartel sea solo de mujeres estás creando un ghetto y manifestando que se necesita de un evento extra porque no pueden formar parte de los festivales “normales”. Para nosotras esta es la manera adecuada de crear esa visibilización, de todos modos hay diferentes proyectos y hay que entender cada cual dentro del contexto en el que se mueven.

El Truenorayo así como todo lo vinculado a Hits With Tits viene sustentando por el trabajo de muchas mujeres: artistas, técnicas de sonido, ayudantes de producción.. y muchas más profesiones donde es tan necesaria la visibilización como en cualquier otra. Pero siempre, Ada Diez y Lu Sanz como hilo conductor, ¿os habéis planteado alguna nueva incorporación?
Si, de hecho este año ya hemos contado con el apoyo de las ilustradoras Núria Tamarit y Xulia Vicente. Ellas han colaborado con la selección de artistas que formarán parte de Postcards Vol.5.

Si no puedo bailar, tu revolución no me interesa”. Bien es conocida esta frase que se atribuye a Emma Goldman. ¿Podría asentarse como una premisa para vosotras?
Las revoluciones tienen muchas formas y colores, desde luego que hacerlas ludicos-festivas ayuda a mantener alta la moral, algo imprescindible para poder hacer frente a los diferentes obstáculos con los que podemos encontrarnos mientras avanzamos.

Por último, me gusta acabar las entrevistas con alguna pregunta optimisma. ¿Qué deseo soñaríais con cumplir con vuestro proyecto?
Desearíamos que la normalización de la mujer en los escenarios fuera real y que el Truenorayo siga creciendo como festival. Tenemos muchas artistas a las que nos gustaría traer a Valencia.