fbpx

JazzWoman, la ley de la calle

por | 9 abril 2019 | Conciertos, Entrevistas

Hacer del veneno una medicina. El antídoto a la escasez de creatividad liberadora puede estar en las músicas no binarias. Siempre que no nos detengamos. Y saltemos -saltemos de verdad- por encima de nuestras supersticiones. La revolución que vive el rap en los últimos tiempos está creando nuevas identidades musicales. Los artistas más jóvenes se alejan de la antigua militancia para alimentarse de estilos diferentes, como el trap, el reggaetón, el dancehall o la electrónica. JazzWoman encontró en el colectivo Periferia Norte a los perfectos aliados para experimentar en la cada vez más jugosa y selvática geografía de las músicas urbanas. “Bagheera”, su primer trabajo en solitario, es su rugido rotundo contra el machismo. La rapera de Aldaia compartirá escenario con las catalanas Tribade el 11 de abril en la Sala Wah Wah de València y en mayo formará parte del cartel del ViñaRock.

Periferia_Norte Periferia Norte. Foto: Mistah Godeh

Titulaste tu disco “Bagheera”. Reivindicas así un personaje de “El libro de la selva” de Kipling. Una pantera negra poderosa y sabia que salva al protagonista. El disco ha recibido buenas críticas de los medios especializados, ¿qué ha supuesto para ti este debut?
“Bagheera” ha tenido una gran acogida y estoy muy agradecida por ello. Me alegra que haya estado tan arropado por los medios de comunicación. Un trabajo que era necesario porque refleja una lucha que se tenía que sacar.

JazzWoman es un nombre que en cierta forma te vino dado de casualidad. Desde muy pequeña has estudiado en conservatorios -tocas el saxo y el piano-. ¿Cómo fuiste desarrollando otras inquietudes musicales? ¿Cuándo empezaste con la música urbana?
En realidad es un nombre que me pusieron mis compañeros. Yo tenía una compañera que también tocaba el saxo a la que todos llamaban Lisa Simpson, y en la serie aparecía otro personaje, Encías Sangrantes Murhpy, al que apodaban “Jazzman”. Este fue el origen de JazzWoman. Respecto a mi inquietud por la música urbana, ya llevaré unos cinco años en serio. La verdad es que fue un cambio también en mi vida. Necesitaba innovar. Creo que la música es como la ropa, no es necesario que te pongas la misma todos los días. Dependiendo de tu estado de ánimo, te pones una cosa u otra. Desde que comencé con el hip hop, tengo claro que no voy a dejar este mundo en el que me siento tan cómoda.

Desde el comienzo de “Bagheera” hablas de la importancia de superar las etiquetas que imponen los géneros musicales y las expectativas que provocan, sin temer el rechazo. Parece que haces lo que te da la gana, rompiendo las restricciones de estilos. ¿Deberíamos tener la mente más abierta?
Deberíamos tener la mente más abierta porque lo único que hacen estas etiquetas es poner frenos a la creatividad de cualquier artista.

Tus letras reflejan a mujeres luchadoras, una celebración libre de tabúes. ¿Ves tu música como una plataforma para compartir experiencias que a menudo se han visto silenciadas dentro de los discursos mayoritarios?
Veo mi música como una forma de poner el foco y expresar las opresiones y los tabúes que la sociedad patriarcal y machista que tenemos nos impone.

Muchos han considerado el rap como un entorno machista (lo mismo ha sucedido con el rock). Cada vez hay más, pero todavía hay pocas mujeres haciendo rap en comparación con la cantidad de hombres que se dedican a ello. La paridad no se ha alcanzado ni por asomo, y esto hace que artistas como tú o Tribade -con ellas compartirás escenario el 11 de abril en Wah Wah- os hayáis convertido en referentes feministas. ¿Lo vives así? ¿Crees que las cosas están cambiando?
La sociedad está cambiando un poco pero queda mucho por hacer. Hay que tener claro que esto no se cambia en un día. Las pocas que estamos saliendo aprovechamos las plataformas que nos están dando su respaldo; pero la presencia de las mujeres tendría que ser mayor en todas partes. Y no solo este año, sino siempre.

Tanto las mujeres como las personas con identidades sexuales disidentes se han visto acosadas por el simple hecho de existir al margen de la masculinidad hegemónica. ¿Te has sentido tratada de forma diferente por el hecho de ser mujer?
Pues sí, me sentido cuestionada, igual que muchas mujeres todavía hoy se sienten cuestionadas por el mero hecho de serlo. Me ha gustado siempre el mundo del motor, y simplemente porque me gustan las motos y por ser mujer mi palabra no valía una mierda. Y esto es un simple ejemplo, así un montón de cosas.

¿Qué piensas de la oleada reaccionaria (vuelve la extrema derecha) ante los avances feministas? Lo sorprendente es que no viene solo desde hombres mayores que responden a clichés anticuados y rancios, sino también por parte de los jóvenes que se suponen son la generación del cambio.
Creo que hay mucha desinformación. Si las personas fueran curiosas, contrastarían lo que les dicen y se darían cuenta de que les están mintiendo. Entiendo que las personas mayores, son viejos y no quieren cambiar su mentalidad. Pero que esto mismo les pase a los jóvenes me da mucha rabia. Con todo lo que les queda por delante, es duro ver que se creen la primera mierda que les sueltan. Hay que contrastar y no hay que fiarse de la primera noticia que lees.

Como el trap, el reggaeton ha sido visto como un estilo sexista y superficial. Sin embargo, Tego Calderón ha demostrado que se puede hablar de la muerte, las heridas y la vida en los guetos marginales sin renunciar al lado festivo de la música. Y no olvidemos que los ritmos latinos cada vez tienen más influencia entre nosotros. ¿Cómo ves la escena valenciana de música urbana?
Par mí Tego Calderón es uno de mis referentes. Sobre el panorama valenciano tengo que decir que creo que este es el año en el que está surgiendo la música urbana con más fuerza. Hay muchos artistazos y artistazas. Ahora lo que toca es currárselo mucho.

El rap se ha unido en contra de la censura que ha sufrido el género. Junto a La Prima, por parte de Machete en Boca, participaste en el tema “Los Borbones son unos ladrones”. ¿Apoyas el mensaje de Valtonyc?
Apoyo completamente a Valtonyc. Simplemente creo que nadie debería ir a la cárcel por decir lo que piensa. No hay más.

Comenzaste en el grupo femenino Machete en Boca, ¿por qué finalizó tu participación?
Machete en Boca y Periferia Norte son dos proyectos con los que comencé a la vez, pero hubo una temporada en la que comencé a estar mal en Machete y antes de que se jodiera todo decidí zanjar por lo sano y seguir en el proyecto en el que más a gusto estaba haciendo música.

Cantas tanto en castellano como en valenciano, ¿por qué ambas lenguas?
Canto tanto en valenciano y en castellano porque las dos para mí las dos lenguas son maternas. A parte de haberme criado en un ambiente valenciano parlante, he vivido con mi tía que me ha enseñado las costumbres valencianas y estoy muy orgullosa, también soy manchega por parte de mi abuela y, como ella no sabe valenciano, yo hago música también para ella. Me gusta defender lo que me han enseñado estas dos mujeres.
Periferia Norte es un colectivo que aúna el esfuerzo de técnicos audiovisuales y de músicos de estilos diferentes, ayudando a artistas sin recursos. Para ti dar con ellos resultaría clave. ¿Cuándo te uniste? ¿Qué opinas de su labor?
La verdad es que los conocí de casualidad porque fui a ver al novio de una amiga y resulta que ese día tocaban ellos. Después del concierto, como teníamos una amiga en común, nos presentamos, y esa noche estuvimos en el estudio. Pasaron los meses y conocí bien su proyecto. Apostaron por mí, obviamente, porque yo no tenía sitio para grabar ni nada. Mi primera canción la hice con ellos y me empeñé tanto en ser parte de Periferia Norte que hasta que no entré no paré. Pienso que la ayuda que he recibido es algo que no voy a dejar de agradecer. Es muy bonito que se ayude a gente que no tiene recursos para que pueda hacer su arte.

Justamente Periferia Norte, ya desde su nombre, pone el foco en realidades que quedan en los márgenes. Barrios que parecen aislados y en los que rara vez los políticos van a hacerse fotos. ¿Ha sido duro hacerse un hueco en la escena musical valenciana?
No ha sido fácil. Hasta la fecha el hip hop ha estado mal visto, porque no nos callamos nada. Ahora tiene más eco y me alegro mucho. Porque somos un montón de raperos y raperas en València y apenas hemos tenido sitios y festivales para poder salir a la luz.

¿Estás preparando nuevo material para un segundo elepé?
A finales de año pienso sacar otro trabajo, con muchas colaboraciones. Una de ellas os la puedo adelantar: Periferia Norte. Vamos a preparar un videoclipazo a cargo de Tresdeu, y lo único que quiero decir es que tengo muchas ganas de gr abarlo y sacarlo ya.

Suscríbete al boletín mensual

El podcast de Beat València

Así suena València en primavera

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest