La Generalitat Valenciana permite los conciertos en todas las salas valencianas desde el pasado 1 de septiembre LA RESOLUCIÓN DEL 17 DE AGOSTO LO IMPEDÍA EXCLUSIVAMENTE A DISCOTECAS Y BARES DE COPAS

Share Button

Todas las salas de conciertos pueden seguir programando su actividad musical ordinaria, independientemente de la licencia de actividad que posean (discoteca, bar de copas o café-cantante). El 1 de septiembre, la Conselleria de Sanitat emitió una “Información necesaria para la autorización y celebración de eventos en la Comunitat Valenciana por la Dirección General de Salud Pública, para dar cumplimiento a la resolución de 17 de agosto de 2020, de la Consellera de Sanitat” aclarando que su resolución para el cierre de discotecas, salas de baile, karaokes y bares de copas, y en vigencia hasta el 29 de septiembre, establecía que aquellos locales con conciertos podían mantenerlos siempre que cumplieran la nueva normativa establecida, pero una interpretación dispar de la norma dejó a algunas salas en la incertidumbre hasta el 7 de septiembre. 

ressona-sagunt Público valenciano en el ciclo musical Ressona el 28 de agosto.

Tras la resolución del 17 de agosto las salas que no pudieron mantener su programación de directos fueron las que contaban con una licencia de discoteca o bar de copas, las que tenían otras licencias administrativas continuaron o podían reanudar con su actividad aplicando las nuevas normas de protocolo sanitario.

Desde Sanitat recuerdan que “la suspensión de la actividad no se refiere a la actuación musical sino al bar de copas, con o sin actuación musical, pudiendo continuar con su actividad de música en directo si se trata de una sala de conciertos, pero no pudiendo por tanto ofrecer servicio de bar”.

Asimismo, afirman que en su documento “Información necesaria para la autorización y celebración de eventos en la Comunitat Valenciana por la Dirección General de Salud Pública, para dar cumplimiento a la resolución de 17 de agosto de 2020, de la Consellera de Sanitat” establecen que “no tendrán consideración de eventos multitudinarios aquellos actos culturales incluidos en la programación ordinaria, habitual de los locales y establecimientos culturales y artísticos como teatros, cines, auditorios de música, centros culturales, salas de concierto, salas de exposiciones, salas de conferencias y otros espacios de naturaleza análoga cuya actividad ordinaria sea cultural y que cuenten con los protocolos suficientes para el desarrollo de su actividad”.

Por tanto, del mismo modo que la mayor parte de las actividades culturales programadas antes el 17 de agosto continuaron a lo largo de la segunda quincena del mes pasado y la primera semana de septiembre, excepto cancelaciones a bares de copas y discotecas, autorizadas desde el 1 de septiembre, todos los contenedores culturales afectados por la resolución, pueden seguir programando conciertos si se ajustan a las medidas de Salud Pública, entre las que se encuentra el cierre del servicio de barras.

Esta restricción, unida a la limitación de aforo y de horario, dificulta la viabilidad económica de los eventos, según algunos responsables de las salas. Además, los conciertos de más de 400 personas, al aire libre, siguen necesitando de un permiso extraordinario de las administraciones sanitarias, que por ahora se está denegando, indican los promotores consultados.