fbpx

La grandeza de lo cercano

por | 15 diciembre 2020 | Conciertos

Hablar de un grupo tan consolidado y querido en València como es La Habitación Roja, puede ser una tarea ardua si no queremos caer en lugares comunes y opiniones prestablecidas. Pero se ha de reconocer que Jorge Martí, Pau Roca, Marc Greenwood y Jose Marco lo ponen muy fácil.

La Habitación Roja celebraba su 25 aniversario en unas circunstancias excepcionales. Y es que la pandemia provocada por el coronavirus no solo ha supuesto suspender nuestra vida, sino que ha afectado directamente a la línea de flotación de la música, como los directos, que han experimentado el peor año de la historia, entre las suspensiones y los aplazamientos en el mejor de los casos.

Probablemente por eso, el encuentro propuesto por La Habitación Roja cobraba una especial importancia, convirtiéndose en un canto a la esperanza y al optimismo para superar estos aciagos momentos, y hay que ser muy auténtico para conseguirlo.

El directo de esta banda, buque insignia del pop-rock indie valenciano, es un encuentro permanente con unas canciones que trazan una línea de complicidad inmediata con el público, tanto con aquellas más conocidas como las que forman parte de su último trabajo. La comunicación entre ambos se establece desde los primeros acordes, yendo a más hasta que el grupo se despide y el concierto acaba.

Desde los primeros acordes de Largometraje quedó claro que no era un concierto más. Con la gente entregada, LHR no tuvieron más que ir desgranando su propuesta, con un recorrido a través de su larga trayectoria que los ha consolidado en la difícil escena musical española. Así Polideportivo, 23, El hombre del espacio interior, Cuando te hablen de mí, iban haciendo crecer el concierto con una profesionalidad ejecutada sin un ápice de frialdad, donde los comentarios de Jorge y Pau hacían más cercana aún la actuación.

Los acompañaron a los teclados Eduardo Martínez, antiguo componente del grupo, y con las voces de Pablo Maronda y Judit Casado. Precisamente con Judit han grabado Patria, uno de sus últimos temas registrados tras los meses del confinamiento, y que supuso uno de los momentos más emotivos del concierto al dedicárselo a las madres y lo que han supuesto en estos meses de pandemia. Como lo fue Quiero, homenaje a nuestros mayores, víctimas principales del criminal virus que aún nos acecha.

La sensibilidad, la melancolía e incluso una cierta tristeza en las letras, acompañadas de un sonido sólido, hacen que el directo de los valencianos volviera a ratificar que algunos de sus temas ya sean auténticos himnos. Así El eje del mal, Cuando ya no quede nada, Voy a hacerte recordar, Ayer, Mi habitación o Indestructibles, sonaron con la intensidad de siempre y la emotividad del momento. Un concierto que celebraba los 25 años de La Habitación Roja, pero que la situación y el tiempo vivido convirtió en mucho más, en la banda sonora de la esperanza de volver a recuperar nuestras vidas.

Suscríbete al boletín mensual

El podcast de Beat València

Así suena València en primavera

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest