fbpx

La vida nocturna española entre 1900 y 1960, en fotografías

por | 13 diciembre 2021 | Exposiciones

Socias de un club de señoritas tomando unos cocktails. Madrid, 1934. Miguel Cortés. Fondo MCSE

El Centre Cultural La Nau de la Universitat de València acoge entre el 10 de diciembre de 2021 y el 27 de febrero de 2022 la exposición Nocturnas 1900-1960. Mientras la ciudad duerme…, un homenaje a la vida nocturna en las principales ciudades de España de la primera mitad del siglo XX. Una invitación a recorrer sus calles y adentrarse en sus tabernas, cafés, cines o teatros gracias a las fotografías que nuestros reporteros tan hábilmente supieron captar a la luz del magnesio.

Organizada por Acción Cultural Española (AC/E) y el Vicerrectorado de Cultura de la Universitat de València, con la colaboración de la Comunidad de Madrid, la exposición es una apología a la luz en la noche y la evolución de su alumbrado; el testimonio gráfico de una conquista: la ciudad nocturna, hasta entonces reservada a unos pocos noctámbulos, artistas y “gentes de mal vivir”.

En la muestra, comisariada por Lucía Laín, se pone en valor los grandes nombres de la fotografía española del pasado siglo, desde el primer fotoperiodismo hasta la fotografía de intencionalidad más artística con que se cierran los años cincuenta. La exposición, que recoge más de un centenar de fotografías que pueden contemplarse en la primera planta del Claustro de La Nau.

Los autores que firman las 120 fotografías en blanco y negro que conforman Nocturnas 1900-1960. Mientras la ciudad duerme… se remontan a los primeros maestros del fotoperiodismo como Alfonso, Cortés y Santos Yubero en Madrid, Brangulí, Gaspar, Sagarra y Torrents en Barcelona, Pacheco en Vigo… o el fotógrafo y editor Lucien Roisin, que recorrió con su cámara toda la geografía española. Gracias a sus instantáneas, el público podrá conocer también el trabajo de las personas encargadas de mantener en funcionamiento la maquinaria de la gran ciudad en la noche: los conductores de los últimos tranvías, obreros de la construcción, camareras, faroleros y serenos. Todo ello se podrá ver en las imágenes de la noche a gran formato y con citas literarias de los escritores y periodistas coetáneos que aluden a la noche y sus habitantes.

La mayoría de los fotógrafos son españoles, pero también fotógrafos como Adolfo Zerkowitz, fotógrafo austríaco afincado en España, o Ruth Matilda Anderson, fotógrafa estadounidense que viajó por España con la Hispanic Society, hicieron alguna incursión en la noche española.

La ciudad de València está presente a través de una serie de nocturnos captados por el fotógrafo Luis Vidal entre los años 1945 y 1968. El espectacular retrato de grupo de unos niños posando en la noche con sandías iluminadas de 1944 abre la serie. La plaza del Ayuntamiento iluminada, la salida del Teatro Serrano, la feria de julio en la Alameda en los 50’s, el teatro Principal o el Mestalla iluminado son algunas de las instantáneas que se pueden observar.

Además, València también está representada por una serie de fotografías publicadas en la prensa gráfica de la primera mitad del XX. La Verbena de San Pedro celebrada durante la Exposición Regional Valenciana de 1909, un nocturno en la Plaza de Emilio Castelar en tiempos de la Segunda República o la vista de la Plaza de la Reina de Adolfo Zerkowitz son algunos ejemplos.

La exposición traza un doble recorrido temporal desde el anochecer hasta las primeras luces del alba y desde las primeras fotografías nocturnas, en los albores del siglo XX, hasta los años sesenta en una sociedad cada vez más movilizada donde la mujer empieza a cobrar un mayor protagonismo al dotarse de más independencia.

Una evolución que truncará la oscuridad impuesta por la Guerra Civil recuperada posteriormente con la apertura de las salas de fiestas, cuando la normalidad de serenos, barrenderos y operarios retoma las primeras horas del alba para poner en marcha la ciudad y la vida. La llegada de la nueva luz de la modernidad y de un nuevo amanecer queda reflejada con las imágenes de fotógrafos de la talla de Portillo, Henece o Catalá Roca.

Con los avances técnicos se inaugura la posibilidad de conquistar la noche en las ciudades, tanto por la proliferación del alumbrado público como por la posibilidad de captarlo al acortarse los tiempos de exposición de las fotografías, acercándonos al concepto de instantánea de la fotografía contemporánea.

Una oportunidad única de recorrer la noche española con sus luces y sus sombras, contrastes desvelados por el flash de magnesio, en un despierto y perspicaz recorrido nocherniego por la primera mitad del siglo XX.

Plaza de Castelar, Valencia, 1931. Julio Hoyos.

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest