Lanuca: “Estoy contenta de encontrar caminos donde vertebrar este cosmos sensual, dulce y perturbador” SÁBADO 19 DE ENERO A LAS 20H. VELES E VENTS MARINA DE VALÈNCIA

Share Button

“Tibia Turbia” (2016), el capítulo con el que cerró su trilogía anatómica tras “Gran Mandíbula” (2015) y “Pómulo” (2013), marcó el fin de una etapa musical y biográfica para Lanuca. “Rémora” (2018), una reivindicación a contracorriente del ritmo lento en estos días frenéticos, expande el mundo hermoso y quebradizo de Ángela Bonet, y confirma su capacidad para tejer con pocos pero certeros elementos una oscuridad aterciopelada llena de sugerencias. Hablamos con la cantante acerca de esta propuesta tan personal que presentará el próximo 19 de enero en el Veles e Vents.

AgnesRicart_Lanuca Ilustración por Agnès Ricart.

Tus anteriores discos forman una especie de trilogía. “Rémora”, en cambio, se presenta como el inicio de algo nuevo. ¿Qué cambios implica? ¿Supone para ti también un paso a nivel biográfico?
Sí, en la trilogía he ido despacio, asentando las bases de Lanuca de una manera lenta pero segura. “Pómulo” (2013) era más básico, con un sonido más acústico, porque la idea era grabar los temas que tenía, no tenía mucha más pretensión que tenerlos archivados. Lo que pasó fue que de alguna manera tuvo buena acogida y de paso fue también un argumento para mí misma para seguir trabajando. Así que he seguido con la misma intención y entiendo que salen cosas buenas para compartirlas con el receptor que esté dispuesto a disfrutarlo también.”Rémora” ahonda y amplía el sentido de Lanuca en el mundo musical. Y estoy contenta de que así sea. Si alguien escucha tanto “Pómulo”, como “Gran Mandíbula”, “Tibia Turbia” o “Rémora” se dará cuenta de la fidelidad que hay en el sentido conceptual del proyecto y que esto se refleje es importante para mí.

Anticipaste la presentación del disco con una película filmada en Super-8, en la que interpretabas tres de las canciones que se conectaban con imágenes de la infancia. ¿Por qué te decidiste por esta idea tan particular?
La idea era hacer un día de piscina, familiar y divertido, como construir una memoria documental que no tenía por qué tener la duración de consumo audiovisual a la que nos somete internet. Así que el Súper 8 era perfecto, pero si además tenemos en cuenta la inmediatez con los contenidos de nuestras propias vidas en los días que corren me parecía más que adecuado para el sentido que quería darle a “Rémora” de ir en contra de la corriente imperante.

Ahora que todo tiende a ser optimizado para no ser desechado de forma implacable, desde su título “Rémora” parece una reivindicación de lo contrario, ¿era esa tu intención?
Si Lanuca puede hacer gala de algo es de ese “tempo” lento que le caracteriza. Es bastante mi propio ritmo vital y es importante, creo, mandar al mundo este mensaje y esta música de “las cosas pueden ser de otra manera”. Esta es simplemente mi propuesta. Ojalá hubiera más y sobre todo más visibilidad a este tipo de proyectos. Hay que cuidarlos. Si se mantienen con vida es porque el propio proyecto nos da vida.

Ya habías hecho versiones de canciones como “Tú me añorarás” de Bruno Lomas, “Corazón contento” de Marisol o “Mirando al mar de Jorge Sepúlveda. Cumples ya 10 años de trayectoria, y lo celebras llevando a tu terreno tres canciones que en principio están también muy distanciadas de tu estilo, entre ellas “Bandido” de Azúcar Moreno o un tema de Celia Cruz. ¿Se van erosionando los prejuicios que pesan a la hora de valorar los distintos tipos de música?
No creo que se estén erosionando los prejuicios…ojalá fuera verdad. La propuesta es hacer propias unas versiones que en principio parecen muy distantes entre sí o con respecto a la música que yo misma hago. Estos últimos temas que nombras forman parte de un Ep titulado “Mohair”, que ha salido a la vez que “Rémora”; era un regalo a los 50 primeros compradores de “Rémora”. El título hace referencia al tejido de jerséis y me resultaba evocador emplearlo en el título de un Ep de versiones. Como haciendo ver el que el entramado musical no está tan compartimentado como algunos nos han hecho creer. La música está ahí para acceder a ella y disfrutarla: así de fácil. Entonces, surgió la idea de la colaboración con Júlia para “Bandido”, de Azúcar Moreno.

En el disco nos volvemos a encontrar con músicos, entre ellos Manolo Bertrán a la guitarra, que te han acompañado desde el inicio del proyecto. Supongo que contar con compañeros cómplices a lo largo de este tiempo es un buen respaldo a la hora de investigar otras texturas sonoras.
Manolo ha sido un apoyo muy fuerte para Lanuca. Después de presentarme al Troglogló en 2008 sufrí una especie de crisis, no creativa, pero sí quizá de fe con respecto a la dinámica del mundo musical a nuestro nivel. Me resultaba difícil creer en el proyecto ya que no veía mucho movimiento y dudé acerca de la calidad del mismo. Pero gracias a Manolo Bertrán, con su apoyo y conversaciones me hizo saber el valor de la música que yo hacía. Yo simplemente he seguido haciendo trabajando de una manera natural. Es verdad que los músicos que me acompañan hacen un poco más grandes las canciones y ganan profundidad gracias a ellos y les estoy muy agradecida.

Canciones como “Durazno” giran hacia el pop animadas por un mayor protagonismo de la electrónica. Sin embargo, da la impresión de que en estos nuevos paisajes sonoros se engarzan perfectamente en tu poética: un universo muy personal que se mueve entre claroscuros; al tiempo resulta dulce, sensual y algo perturbador. Tal vez podríamos relacionar tu música con la de artistas como Fiona Apple o Portishead que ofrecen atmósferas ambiguas en cierta forma muy femeninas.
Ese universo que citas me resulta muy atractivo y es donde habita Lanuca y donde quiero que esté. Estoy contenta de encontrar caminos musicales en los que vertebrar este cosmos sensual, dulce y algo perturbador. Me resultan muy atractivas estas atmósferas y creo que Lanuca tiene cosas que decir a través de ellas. Miento muy cómoda ahí. También creo que es un punto fuerte del proyecto porque no hay muchas más ofertas a nivel musical en castellano en estas coordenadas musicales, atmosféricas, poéticas…

Esa tendencia a la dualidad de la que hablábamos, unida a una frialdad solo aparente que esconde una sensualidad de aristas afiladas contagia el videoclip de “Himalaya”. ¿Cómo surgió la idea de contar con dos bailarinas?
Pues fue todo muy natural y espontáneo, la verdad. Quiero decir que no hubo que forzar nada. Todo vino muy rodado. Tenía yo la idea de este sueño cuatrópodo a cámara lenta, que le transmití a la directora del vídeo, Chus Moreno, con la que enseguida me comuniqué con imágenes de una manera muy fluida. Ella había trabajado como coreógrafa así que fue fácil llevarlo a cabo. Queríamos que fuera un vídeo limpio y minimalista a la vez que contundente. Creo que lo conseguimos y que encaja muy bien a nivel visual.

¿Tus nuevas circunstancias -has sido madre hace poco- han marcado tu forma de relacionarte con la música?
Simplemente tengo que tener muy claro cuando me pongo a trabajar lo que quiero hacer. No tengo obviamente el tiempo que tenía antes para pensar, para dejarme llevar… tanto a nivel compositivo como de llevar el proyecto en sí. Ahora mismo me fijo metas a corto plazo que voy cumpliendo. Soy exigente con el trabajo porque nadie más lo va a ser…porque considero el proyecto así lo merece.

Participaste en el quinto recopilatorio de Hits With Tits, un colectivo que reivindica la presencia femenina en la música. Vivimos un momento en el que el feminismo ha logrado mucho eco, aunque quede mucho trabajo por delante. ¿Todavía se dan actitudes machistas dentro de la música? ¿Se juzga de forma diferente el trabajo de un hombre al de una mujer?
Yo creo que es diferente el trabajo de las mujeres y el de los hombres en el mundo de la música. Y está bien que así sea. Creo que tiene como otras coordenadas y otras referencias. Aunque muchas coincidan. También en el mundo periodístico cada vez hay más sensibilidad femenina, me refiero a que se tiene en cuenta cada vez más la presencia femenina. Este año, 2018, Lanuca ha formado parte con “Rémora” de algunas listas de lo mejor del año, cosa que para mi es sorprendente. Pensaba que estaba muy fuera de eso y me pone contenta. Creo que es un paso adelante, la verdad. Hits with Tits han incorporado a bandas como Lanuca o Júlia en sus recopilatorios y creo que está muy bien que se hayan abierto a este tipo de propuestas, creo yo súper necesarias.