Lecturas para una cuarentena: Postguerra TONY JUDT. 2006, EDITORIAL TAURUS, 1216 PÁGINAS.

Share Button

Tony Judt no pudo hablar ni caminar durante los últimos meses de su vida, la ELA lo condenó a recibir constantes atenciones sanitarias. A lo largo de su trayectoria defendió un ideal de absoluta actualidad: sostener la comunidad, y el apoyo mutuo, mediante un Estado benefactor robusto que permita siempre mantener la conciencia personal. En los años 60, y tras volver desencantado de la experiencia socializante de los kibutz israelíes, trabajó sirviendo desayunos, como obrero de una fábrica de ladrillos y repartiendo comida en diversos comercios de Inglaterra, antes de convertirse en historiador.

postguerra

Judt (Londres, 1948-Nueva York, 2010), fue un pensador independiente, criticado tanto por los rivales ideológicos (neocons y liberales anglosajones), como por los cercanos (marxistas e intelectualidad del 68) a los que reprochó que liquidaran mediante planteamientos estructuralistas la responsabilidad del individuo para justificar el asesinato totalitario que se producía en Europa del Este.

Este historiador y politólogo británico culminó su trayectoria académica, y casi vital, con Postguerra (Taurus, 2006), uno de los libros más apasionantes de lo que llevamos de siglo XXI. Una excelsa historia política de Europa, desde 1945 hasta 2005, en la que también caben The Beatles, Sartre, las drogas blandas, Foucalt, el punk, Vittorio de Sica, Mary Quant o Derrida.

Yo fui inmune a los entusiasmos de la nueva izquierda, desconfié de las políticas de identidad en todas sus formas, sobre todo la judía, el sionismo laborista hizo de mí, quizá demasiado pronto, un socialdemócrata universalista”.

Fuimos una generación revolucionaria, lástima que nos perdimos la revolución”.

No cambiamos el mundo, más bien, el mundo, servicialmente, cambió para nosotros”.

postwar

Trackbacks y pingbacks abiertos.