Los discos valencianos de Octubre

por | 15 octubre 2017 | Noticias

 discos-octubre

JULIO BUSTAMANTE “LA MISIÓN DEL COPILOTO” (El Volcán Música)

Si existiera una Enciclopedia Valenciana de la Cultura Popular, Julio Bustamante debería aparecer entre las fotos de portada. Casi cuarenta años lleva desarrollando su labor de cronista de pequeñas historias cotidianas vehiculadas a través de un pop amable pero implicado, acogedor, y casi siempre exquisito. Y así lo entienden otras generaciones que no cesan en reverencias al maestro durante los últimos años, como en esta ocasión Nacho Vegas o María Rodés, que colaboran en algunos de los temas. Decir que alguien acaba de facturar más de lo mismo suele entrañar matices despectivos, excepto en el caso que nos ocupa, pues que Julio Bustamante haya vuelto a librar una nueva entrega discográfica debería ser considerado, a estas alturas del baile, un regalo para los oídos. Y lo de “mediterráneo” y “luminoso” lo dejamos para la prensa estatal.

JÚLIA “PRÒXIMA B” (Malatesta Records)

Pròxima B, un planeta a pocs anys llum del Sistema Solar on, segons els científics, s’hi podrien donar les condicions necessàries per a la vida, és l’eix temàtic entorn del qual orbita el segon àlbum de Júlia. El grup, reconvertit en duo, presenta un disc eminentment electrònic, dream pop edificat sobre fonaments de caixes de ritmes i sintetitzadors, que no obstant això no resta calidesa a temes tan encisadors com “No t’ho mereixes”, “Cap Parat”, o “Matèria”. Menys orgànic que el seu antecessor, Júlia resta continuïtat a les cançons del seu debut, Nuvolàstic, per endinsar-se en un camí, el del pop ambiental electrònic, tan poc explorat en l’escena valenciana en l’actualitat. I la seua aposta, malgrat alguns canvis abruptes entre els temes més ambientals i els de vocació més ballable, no els ix gens malament. Un nou planeta on Júlia es mou com peix a l’aigua.

CÁNDIDA “GALGOS O PODENCOS” (La Viejita Música)

En un panorama musical por lo general ortodoxo hasta el aburrimiento, la mera existencia de proyectos como el liderado por Candi Imbernón y Juan Barcala ya suponen una buena noticia. Y sí además facturan trabajos como éste, mejor que mejor. Su nueva entrega sigue la senda marcada por Arbolito brutal (2015), en el que Cándida deciden liberarse del corsé tanguero en el que habían crecido sobre los escenarios para añadir a la fórmula pop, rock, surf, o lo que se le pusiera por delante. En esta ocasión, a la base tradicional de ritmos latinoamericanos (tango, milonga o candomble), a los que da vida la maravillosa voz de Candi, le sigue otro ejercicio de promiscuidad musical tan sugerente como no apto para orejas cuadriculadas. De postre, sorprendente relectura de “La casa del misterio” de Los Ilegales. La imprevisibilidad como valor añadido.

TARDOR “PATRAIX” (Primavera d’Hivern)

Sembla que ja han passat els temps del desencant amb la terra, els temps en el que el pop només feia referencia a ella com a objecte de crítica (ja saben, València, eres una puta). Deixats enrere temps més obscurs en els aspectes polític i social, ara sembla que toca una reivindicació de la ciutat i els seus barris, com en el cas de Tardor amb Patraix. No és l’únic canvi de terç al grup, que ha finançat el seu nou disc mitjançant una campanya de crowfunding, ha creat un propi segell per a editar els seus treballs, i ha incorporat Yeray Calvo (Novembre Elèctric) als teclats. Canvi que s’arredoneix, sense abandonar el pop rock de guitarres, amb unes cançons més madures, amb xicotetes pinzellades d’electrònica, tropicalisme o cert regust per l’èpica. Un nou pas endavant per part d’una de les bandes a tenir més en compte en el panorama pop rock valencià.

MARONDA “PATRONES DE FUERZA” (Autoeditado)

Seis años han pasado ya desde que Maronda irrumpieron en la escena con aquella deliciosa sorpresa que supuso El fin del mundo en mapas. Seis años que le han servido para construir, a través de sucesivas entregas discográficas, un discurso de pop preciosista con un pie puesto en los sonidos más actuales y otro en el pop español de ecos sixties. Repite la jugada con el intenso y por momentos bailable Patrones de fuerza, en el que los teclados y sintetizadores dan empaque al sonido para ganar la partida al tradicional pop de guitarras, y en el que sigue cuidando al detalle las melodías vocales para articular eternas historias de evasión y desamor. Independencia en la más amplia acepción del término, facturado sin complejos y buen gusto, y con toque diferencial respecto a las clónicas hordas indies actuales, cosa que se agradece, y no poco.

Suscríbete al boletín mensual

El podcast de Beat València

Así suena València en invierno

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest