Los Zigarros: “Cuando tenemos una canción que nos emociona, nos da igual el estilo” SÁBADO 6 ABRIL. SALA REPVBLICCA DE MISLATA

Share Button

La banda de los hermanos Ovidi y Álvaro Tormo (siempre se les menciona a ellos, pero conviene recordar que se completa con Adrián Ribes y Nacho Tamarit) tiene tercer álbum en la calle. Se llama Apaga la radio (Universal, 2019), lo produce – de nuevo – Carlos Raya y lo presentan en casa, en Valencia, el próximo 6 de abril en la sala Repvblicca de Mislata. En él siguen fieles a su estilo, aunque dando también sanas muestras de que están oxigenando su fórmula. Charlamos con Ovidi por teléfono para que nos lo cuente.

ZIGARROS-BEAT

El título, Apaga la radio, alude al estado de la radio musical hoy en día. ¿Crees que su oferta se ha empobrecido con el tiempo, como si la competencia de internet le hubiera restado audacia a los programadores, como si apenas quedara un hueco para emisoras que no programen siempre las mismas canciones, y con el rock prácticamente ausente?
No es por el rock solamente. Es cualquier cosa que se salga de lo que impera ahora. Hablando siempre de emisoras masivas y comerciales, lo que prima son los triunfitos y la música latina. Y algunas cosas que vienen de fuera pero van en una onda medio electrónica, medio latina. Ya no es solo por el rock: está Kase-O vendiendo miles de entradas en su última gira, y me parece un poco extraño que no salga en la radio. Nosotros crecimos escuchando a Barricada, a AC/DC y a Nirvana en Los 40 Principales. Hoy en día, eso parece una cosa de otro planeta.

Habéis vuelto a contar con Carlos Raya. ¿Se puede decir que es como un miembro más de la banda, algo más que vuestro productor de cabecera?
Creo que sí, porque además nos hemos hecho amigos, lo cual viene muy bien para producir, porque cuanto más conozca el productor acerca de la personalidad del músico, mejor. Porque sabe hasta dónde puede llegar, y hasta dónde le puede apretar. Y con Carlos, la verdad es que es como si fuera el quinto zigarro ya. Nos conocemos de la hostia. Estamos muy a gusto grabando en su casa. No sé, me parece que es una opción de puta madre.

¿Dirías que este es ese vuestro disco más ecléctico, el más variado?
Puede ser. Yo me dí cuenta en la promo, cuando los medios me lo decían. Porque lo tenía tan cerca que no me daba cuenta. Ahora sí lo veo como que tiene cosas que lo hacen algo más ecléctico, sí. Aún así, me parece que suena a Zigarros, igualmente.

¿Iniciarlo con “La Trampa”, un canción corta y acústica, fue algo como para despistar al personal?
De hecho, esa canción era la intro de otra canción en plan Foo Fighters, que empezaba como una balada y luego metía mucha caña. Y al final nos quedamos con esa parte, la de la intro. Y la pusimos justo al principio como para descolocar. Como se nos pone siempre la etiqueta de que somos rock and roll cañero, y puro, y todas las tonterías esas, pues queríamos dejar claro que oímos un montón de música distinta. Ponerla al principio era para descolocar a la gente, sí.

Otro de esos puntos de fuga es el funk de “No sé qué me pasa”. ¿Cómo surge?
Nos encanta el funk. Cuando me pongo a tocar en mi cuarto, toco de todo: desde metal hasta pop, pasando por blues, jazz… todo lo que pueda. Me encanta la música, así que cuando tenemos una canción que nos emociona, nos da igual el estilo.

¿Y por qué una versión del “Mis amigos” de los Flying Rebollos, de 1997?
La oyes y te parece que la hemos compuesto nosotros. Parece que esté sacada de nuestro primer disco. Nuestro manager, además, era su batería. Y es perfecta para nosotros.

Me interesa vuestra visión como consumidores de música. ¿Escucháis mucha cuando vais de gira? ¿Material antiguo o cosas más nuevas? ¿Algunas que os puedan llegar a influir?
A mí lo que más me atrae, desde hace años, es Jack White. También nos gustan mucho los Queens of the Stone Age. Ayer iba escuchando el disco de Sho-Hai, de los Violadores del Verso. Por ejemplo. Me gusta mucho Kase-O. Ayer también estuvimos escuchando a The Prodigy. Me gusta mucho John Coltrane o Thelonious Monk. Es que me gusta muchísima música, la verdad. No estoy todo el tiempo escuchando a AC/DC, ¿sabes?

¿Tenéis en mente la perspectiva sobre cómo sonarán sobre el escenario las canciones a la hora de componerlas?
Nosotros tocamos y grabamos en directo, y siempre lo hacemos los cuatro, nunca hay otro elemento, así que no lo pensamos demasiado. Hace años que es así. No tenemos una filarmónica detrás, cuyo sonido luego tengamos que reflejar en directo. Grabamos en directo en casa de Carlos (Raya) y luego añadimos las voces y los coros. Pero siempre son cuatro elementos, con lo cual siempre están preparadas para que las toquemos los cuatro.

¿Cómo fue la experiencia de telonear a los Rolling Stones hace algo más de un año y medio en el Estadi Olímpic de Barcelona?
Nos lo han preguntado mucho, y siempre digo lo mismo, que fue el mejor día de nuestras vidas. Imagínate estar tocando con ellos y conocerles, porque luego además pudimos conocerles. Nos hicimos unas fotos con ellos. La verdad es que es como si fuera una película, como si fuera una ficción. Algo que no puedes ubicar. Que Mick Jagger te pregunte qué tal ha ido el show, dándote la mano y mirándote a los ojos, es muy fuerte. Algo que no se olvida. Además nos salió un concierto guapo. Fue una noche de puta madre. Luego vimos su concierto, y todo salió a pedir de boca.

¿Y cómo recordáis la acogida del público? Te lo pregunto porque, tal y como le confesabáis a Ariel Rot en Un país para escucharlo, el programa de La 2, cuando os tocó en suerte telonear a los AC/DC en 2010, la respuesta no fue especialmente amistosa durante los primeros minutos…
Sí, pero ten en cuenta que con Los Perros del Boogie éramos una micro banda. Ahora se puede decir que somos una banda consolidada, con un buen sonido en directo. Nos dejaron sonar de puta madre y había mucha gente entre el público con camisetas de Los Zigarros. Fue otra experiencia totalmente distinta. A la gente le encantó.

¿Cómo están yendo los conciertos de presentación hasta ahora?
Muy bien. Tanto en Alicante como en Sevilla, hemos vendido el doble de entradas. Con lo cual podemos decir que de momento tiene todo muy buena pinta.