Mendizábal, amortizando una carrera de fondo

por | 4 abril 2017 | Cultura pop

Txema Mendizábal es uno de los músicos más prolíficos de València, y su talento melódico ha sido importante en multitud de grupos y proyectos como Nanga Parbat, Manolo Tarancón, Desayuno o Moonflower. Como miembro de Perdido y La Octubre Band se adentró, en su día, en terrenos más propios del folk y el sonido americano; los dos álbumes del grupo, Toda Vía (Musice Discos, 2010) y Albatros Errantes (2014), contienen excelentes canciones. 

mendizabal-valencia

“El síndrome del escritor francés” invoca el espíritu rock de Quique González, mientras que el alma country de “Lucas Manhattan” navega entre Johnny Cash y Bob Dylan, y “Excesos moderados” sorprende por su esencia pop. También cabe destacar el empuje luminoso que se esconde tras temas como “Artefacto” o “Mañana de domingo”, y que redondean dos interesantes discos que merecen ser revisitados.

En 2015 también formó parte de Star Trip, cuyo debut incluye magníficos temas de power pop: las emocionantes “Todos los caminos te traen aquí” o “Ya no eres como antes” nos recuerdan a los geniales Velvet Crush, aunque, por otro lado, la preciosa melodía de “No puedo defenderme” revolotea por nuestros oídos siguiendo los dictados del mejor pop escocés (Teenage Fanclub, Aztec Camera) y “Nada va a cambiar” hereda las celestiales armonías de grupos como Los Brincos o Cánovas, Adolfo, Rodrigo y Guzmán.

Mendizábal debuta en solitario con Golpe de Estado (La Viejita Música, 2017), un trabajo que ha sido grabado y producido por Carlos Soler en los estudios Calexico de València, y que, además, ha contado con la colaboración de varios músicos como Vicente Prats (Star Trip), Carla Pascual (Galope), Luis Alcober (Lauda) o Alejandro Jordá (Izal). Será un concierto en formato banda que nos permitirá disfrutar, con un toque más rock, de la primera colección de canciones propias del músico bilbaíno; un trabajo en el cual la placidez lírica de “Cuatro” o el pop arrebatador de “Tormentas” contrastan con el estremecimiento emocional que desprenden “Todos los días” y “Claridad y certeza” (muy cercanas en cuanto a sonoridad a Nueva Vulcano o Standstill), mientras la canción que da título al álbum es capaz de conmover al oyente con una poesía descarnada sobre el desamor heredera de Antonio Vega o Enrique Urquijo (“Y hoy un siglo después casi ni recuerdo su cara, pero eterno será aquel golpe de estado, como los amantes, tonta ella pero más tonto yo”).

Mendizábal construye un viaje por el pop y el folk lleno de ricos matices: desde el romanticismo de “A corcheas” hasta ese final de sensibilidad angelical que nos regala “Tú” (casi un reflejo mediterráneo del universo personal de Nick Drake), pasando por el optimismo vitalizador de “El día que te liberes”, la intensidad melódica de “Terceros tiempos” (un tema que conecta al músico con el legado eléctrico de Nacho Vegas) y un “Pacto” que es puro country folk nacido a las orillas de una playa solitaria.

Fotos: Jorge Bellver

Suscríbete al boletín mensual

El podcast de Beat València

Así suena València en invierno

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest