Miguel Poveda, para la libertad del flamenco

por | 9 febrero 2017 | Cultura pop

En la voz de Miguel Poveda está la esencia de los grandes maestros: de Manolo Caracol a Rafael Farina, de Mairena a Bambino, de todos ellos asimila lo mejor. Borda el flamenco y transita con éxito otros géneros musicales como el tango, la copla y el bolero. Su voz ha estado al lado de los grandes artistas flamencos de las últimas décadas, desde Enrique Morente a Carmen Linares, Paco de Lucía, Vicente Amigo, Manolo Sanlúcar,… y músicos no flamencos como Chavela Vargas o Serrat.

MIGUEL-POVEDA-0362

Nació en Barcelona en 1973, aunque fue en Badalona donde creció y se acercó a la música, gracias su madre conoció la copla y el flamenco. Tomó contacto con los aficionados al cante jondo en las peñas locales catalanas, también en la escuela de los tablaos, acompañando el baile, aprendió el imprescindible compás. Fue el concurso de Cante de las Minas de La Unión (Murcia) donde llegó el despegue definitivo de Miguel, en la edición de 1993 se hizo con la prestigiosa Lámpara minera, además de cuatro premios más (algo que no ocurría desde hacía décadas). El disco Viento del Este (Nuevos Medios, 1995) fue su debut en una discografía en la que suma ya una docena de extraordinarios álbumes donde a los trabajos en la más pura ortodoxia flamenca incluye arriesgadas incursiones. Por ejemplo, hacer en formato sinfónico, y grabarlo en directo, los Poemas del exilio de Rafael Alberti (2003) (este proyecto le exigió el desarrollo de capacidades vocales e interpretativas muy complicadas), con la música de Enric Palomar; luego llegó Desglaç (2005) donde cantó a los poetas catalanes ─siguiendo el sabio consejo del maestro Morente─.

El disco doble Coplas del querer (2009) con Joan Albert Amargós y Chicuelo, Poveda alcanza al gran público gracias a que la pieza “A ciegas” (Quintero, León y Quiroga) fue incluida en la película “Los abrazos rotos” de Pedro Almodóvar. El impulso le catapulta a los escenarios más prestigiosos, hasta llegar al Teatro Real de Madrid donde graba un disco y un DVD en directo marcando aquella noche de ensueño su trayectoria.

Pierde su natural timidez cada vez pisa el escenario, allí se entrega enteramente no solo en cada recital, sino en los ensayos previos sin público que llegan a ser tan exigentes como la misma actuación. Sobre las tablas pule cada detalle, nada escapa para este músico dotado de un oído preciso, el mismo que le ha permitido aprender de manera casi instantánea cada enseñanza.

Miguel Poveda ocupa un lugar privilegiado en el escalafón del flamenco actual. De su excelencia artística escucharemos hablar tanto a los aficionados al cante jondo de las peñas flamencas como a seguidores del cantaor que caen rendidos a sus pies sin que necesariamente les guste lo jondo. Un curioso fenómeno que ya se producía de forma similar con el maestro Enrique Morente (1942-2010) cuando tanto flamencos como roqueros, indies o poperos lo admiraban por igual. La trayectoria de Poveda le lleva a situarse no solo como un gran flamenco sino como uno de los grandes artistas internacionales de la música contemporánea.

Fotos: Jorge Martín

Suscríbete al boletín mensual

El podcast de Beat València

Así suena València en invierno

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest