Miguel Rivera (Maga): “Nuestro universo poético no es incompatible con un sentido crítico”

por | 6 febrero 2018 | Entrevistas

maga-valencia-beat

Maga vuelven tras seis años de separación. Supongo que en ocasiones es necesario dejar las cosas en barbecho para que vuelvan a fluir. ¿Cómo habéis vivido este período? ¿Qué os impulsó a volver?

La razón opuesta a la que nos hizo pararnos, nosotros anunciamos la parada de Maga porque sentíamos que había llegado el momento en el que no teníamos cosas que contarle al público, nos habíamos quedado sin ideas y sin ganas de contar cosas y por ello quisimos ser honestos con los seguidores y decidimos hacer una parada.  Pasado el tiempo de barbecho recuperamos las ganas y la inspiración y cuando tuvimos bocetos e imaginamos que eso se podría transformar en un disco pues todo vino dado, las ganas de hacer más canciones, las ganas de compartirlas con la gente y en cuestión de un año todo eso se materializó en “Salto Horizontal”.

Habláis de levantar el vuelo, de volver a nacer. Retomáis los argumentos de siempre, una mirada certera y poética a las intermitencias emocionales, que se reviste, en este caso, de un envoltorio más actual, más luminoso. ¿Qué ha supuesto para vosotros este “Salto horizontal”?

Ha supuesto un reencuentro con los Maga primigenios a los Maga actuales los que lógicamente por el hecho de haber pasado 17 años tocando hay una madurez y un saber y una perspectiva con los pies en la tierra. Salto Horizontal ha sido una conciliación entre los Maga iniciales en los que había unas señas de identidad características como el uso de melodías luminosas o los ritmos bailables que se habían diluido en el devenir de los discos y de los años y recuperar esa seña de identidad bajo un prisma de madurez y el bagaje que tenemos después de tanto tiempo. Esto los seguidores, la prensa y las personas que han escuchado el disco han percibido ese esfuerzo que ha salido solo y el resultado ha dado el mejor álbum de nuestra carrera, aunque suene algo tópico, no había salido a la luz que no era así.

Tal vez esta espera ha dado lugar a que os mostréis más severos con vosotros mismos. Además le pedisteis a Ángel Luján, el productor del disco, que os apretara las clavijas. Imagino que su papel ha sido determinante a la hora de buscar el sonido de un disco tan meditado.

No habría sido así sin la ayuda de Ángel, se convirtió durante casi un año en un “quinto Beatle”, era una fuerza motora más dentro del grupo, se involucró a nivel técnico, emocional y en el proceso creativo y ahí está el resultado. Creo que es un disco con mucho lujo de detalle, muy elaborado y muy trabajado pero que realmente dista de ser artificioso o superficial, es un disco muy sentido y donde lo importante es la emoción que se expresa a través de una ingeniería e imaginería de muy Maga con toques de actualidad que no habrían sido posibles si no hubiera sido por la mano de Ángel.

Tomáis vuestro nombre de un personaje que acecha entre las páginas de “Rayuela”, ese laberinto de Cortázar. Maga es un personaje encantador, pero también puede ser muy inquietante, incluso cruel. ¿Os seducía esa dualidad?

La dualidad que suponía el personaje de la Maga en rayuela es lo que nos llevó a ponerle el nombre al grupo, por aquel entonces cuando teníamos cuatro o cinco temas creíamos que vivían en ese claroscuro, tenían vitalidad y luminosidad pero tenían un reverso tenebroso que venía probablemente de proyectos anteriores y una influencia de la música de los 80 y 90 que escuchábamos y entendimos que el personaje de la Maga aglutinaba todos esos elementos de una forma maravillosamente poética, además de ser un nombre corto, sonoro y en femenino.

Comenzasteis a tocar en torno al año 2000, desde entonces las cosas han cambiado mucho en la escena musical. ¿Cómo veis esta evolución?

Si, ha cambiado mucho, las cosas desde el año 2000 se han profesionalizado en todos los niveles y estratos, las salas son más profesionales, las agencias de managenement son más profesionales, los sellos, e incluso los grupos, ahora nos cruzamos por la carretera con grupos que acaban de comenzar y tocan mucho mejor de lo que tocábamos nosotros en nuestros inicios, tienen las ideas súper claras, imagen muy definida también gracias a las redes sociales, pero si es cierto que lo notamos, que hay una gran diferencia entre el amateurismo que había en nuestros comienzos y la profesionalidad con la que afrontan los grupos jóvenes actuales el hecho de salir a la carretera y tocar la guitarra, hacer una campaña de promo, una gira.. etc.

“Por las tardes en el frío de las tiendas” parece una declaración de intenciones. Se amalgaman sintetizadores, melodías luminosas y una imperiosa invitación al baile. Echáis la vista a atrás, a cosas muy características de vuestra trayectoria, incluso retomas una tesitura vocal más aguda propia de vuestros primeros tiempos. Pero vuestra mirada sobre todo esto no cae en la nostalgia.

Sí, esto que comentas sobre “Por las tardes en el frío de las tiendas” tiene que ver con recuperar esas señas de identidad de los primeros Maga sin caer en el ejercicio de nostalgia, teníamos ganas de hacer un disco luminoso porque nos sentíamos así y esta canción es un clave exponente de ese espíritu a todos los niveles, es una canción que tiene letra con un punto surrealista cosa habitual en los primeros Maga del primer EP, es una letra que está hecha a medias por Javi y por mí, cosa que era habitual en esa época e hicimos una canción que queríamos que fuera bailada y coreada en el directo y lo conseguimos porque es uno de los temas que más funcionan en el directo y el público empieza a cantarlo a grito pelado nada más que suena.

Siempre ha quedado patente en vuestras letras una vocación literaria que va más allá de lo habitual en los artefactos pop. Justamente en una de vuestras canciones ponéis el foco en el ruinoso estado de la casa de Vicente Alexandre, una de la figuras clave de la Generación del 27. En esa casa dejaron su huella Lorca o Miguel Hernández. Parece que, en ocasiones, no sabemos cuidar de lo nuestro.

El tema de la Casa del número 3 que surgió tras leer un artículo sobre cómo se encontraba el estado de la casa del poeta, lo leí y me impactó bastante el hecho y por aquel entonces yo vivía en Madrid y me acerqué a ver la casa y aunque no pude entrar me quedé imaginando todo lo que había pasado detrás de esos cristales rotos, que habían estado Lorca, Neruda, Cernuda, Miguel Hernández y que seguramente en otro lugar del mundo sería un monumento a la poesía o un museo y en España es una casa que se está cayendo a pedazos, que no acaban de aclararse los familiares y autoridades locales para que eso se convierta para que sea un bien de interés cultural y nos gusta pensar que la aportación de esta canción puede ayudar al menos a conocer el caso y la situación en la que se encuentra la casa. Este año se cumple el 40 aniversario de la concesión del nobel a Vicente Alexandre y aparece en las noticias constantemente y Alejandro Sanz que es el presidente de la Asociación de Amigos de Vicente Alexandre está dando mucha caña con esa denuncia diciendo que se cumple el 40 aniversario, se ha publicado una antología completa pero la situación está así, la casa se está cayendo a pedazos y vamos a conseguir entre todos que se dé el reconocimiento que merece.

La mayor parte de vuestros referentes son anglosajones. Sin embargo, en este disco el Sur se abre paso a través de imágenes muy evocadoras. Cádiz casi se palpa.

Nosotros estamos escuchando música anglosajona, pasan los años y nos despojamos de prejuicios y lo peor es los que uno tiene con uno mismo. Quizás no nos hubiésemos plasmado en nuestras canciones ni tan claras como en este disco, este disco tiene bastantes momentos y canciones del Sur, canciones como “Esmeralda” o “Cuando nadie me escriba” y por supuesto “De Plata” que es una canción directa y dedicada a Cádiz.

Por otra parte, da la impresión que nuestro convulso contexto toma un protagonismo insólito en vuestras letras. ¿A qué se debe este giro? ¿Ha sido difícil tratar estos temas siendo coherentes con la poética de Maga?

Nosotros vivimos en el mundo y nos damos cuenta de las cosas que pasan a nuestro alrededor, nos afectan y es cierto que en trabajos pasados no aparecían temas con un trasfondo social tan claramente como en este disco, como la canción de “La noria” que habla sobre el panorama de España en los últimos años y como ciertas cosas que arrojan entre la luz y la esperanza acaban siendo todo lo contrario por fruto del desdén y el desinterés de los políticos. Es normal que este tipo de cosas ocurran, nos caracterizamos por un universo poético pero creo que eso no es incompatible con tener también un sentido crítico y una opinión a cerca de lo que ocurre a nuestro alrededor y que acabe permeando en nuestro trabajo es natural y necesario.

Contáis con las aportaciones de Zahara y Anni B. Sweet. ¿Cómo veis la situación de la mujer dentro del mundo de la música?

Yo te puedo decir que tengo muchísimas amigas que se dedican a esto, que son súper talentosas y súper trabajadoras, y a las que les va muy bien en cuanto a reconocimiento a nivel de trabajo entonces yo sinceramente reconozco que en el mundo de la música esas líneas que separan los géneros están más desdibujadas que en otros sectores profesionales, al menos lo pienso de forma particular, aunque habría que preguntarle a ellas. Yo pienso que se les reconoce su trabajo de igual manera y sin distinción por género

También lleváis a cabo conciertos especiales en los que explicáis a los más pequeños cómo se compone una canción, en qué consiste el ritmo y la melodía o cómo la música nos trasmite diferentes estados de ánimo, todo ello tomando como ejemplo las canciones del grupo. ¿Cómo es enfrentarse a este público tan particular? ¿Consideráis que deberían programarse más iniciativas como esta?

Sí, es un proyecto que se llama Maga Kids que surgió hace algunos años y ahora acabamos de retomar y vino un poco por la necesidad que nos transmitían nuestros seguidores de querer llevar a sus hijos a conciertos y en algunas comunidades no es posible que los menores puedan entrar en salas de conciertos y se nos ocurrió como poder acercar la música a esos niños y a esos padres que querían compartir el amor por la música a sus hijos. La idea se fue desarrollando y se acaba por convertir en un concierto didáctico en el que más allá de enseñarle las canciones del grupo a los niños queríamos explicarles un poco en qué consiste hacer una canción, tener un grupo de pop-rock como entendemos que Maga es, y nos gustó muchísimo. Lo hemos tenido abandonado un tiempo y ahora lo hemos retomado, el mismo 4 de enero hicimos un concierto así en Sevilla y los niños se lo pasaron pipa y nosotros acabamos gozándolo y fue un éxito y esperamos repetirlo muchas veces por ver esas caras sonrientes y esa desinhibición que los adultos hemos perdido por el camino.

Suscríbete al boletín mensual

El podcast de Beat València

Así suena València en invierno

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest