Mueveloreina: “En otra época seríamos como Almodóvar y McNamara” LA PÈRGOLA DE LA MARINA DE VALÈNCIA. SÁBADO 16 DE MARZO 12H

Share Button

Son lenguaraces, descarados, cordiales, entusiastas y – se nota ya en su música – no albergan prejuicio alguno en su mollera. Charlar con la pareja que forman la valenciana Karma Cereza (Carmen Sirera en su DNI) y el argentino Joaco J. Fox (Joaquín Fuksbrauner) es como un continuo brainstorming: se interrumpen, se reconvienen, hablan por los codos y muestran la misma vehemencia que agita su coctelera de trap, reggaeton, hip hop, cumbia electrónica y r’n’b. La que responde al nombre de Mueveloreina desde hace cuatro años. Pese a que se mueven en territorio de singles (los últimos, “Banga”, junto a Bejo, y “Postureo”), anuncian su inmimente primer álbum, titulado Carne, para dentro de unos meses. De momento, estarán el próximo 16 de marzo en La Pérgola de La Marina de Valencia, junto a Bearoid y Fru Katinka. Imposible transcribir con las teclas del ordenador la efervescencia de una charla con ellos. Al menos lo intentamos.

BEAT-VALENCIA-117-MARZO-2019 Karma Cereza ©Laura Silleras

 

Hasta ahora siempre habéis ido publicando canciones sueltas, o EPs de tres o cuatro. ¿Desecháis el formato álbum por comodidad o porque no lo estimáis necesario hoy en día? ¿O por ambas cosas?
Joaco: Sí, el formato está completamente obsoleto, pero nos apetecía mucho hacer un disco de verdad. Vamos a publicar un álbum en unos meses. No sé si vale la pena, porque al final, como todo va tan rápido, hoy la gente termina de ver un videoclip y mañana ya se ha olvidado. Y nuestro disco tiene un concepto en el que todo está más o menos hilado.

Karma: Hasta ahora hemos estado creando tal y como se consume la música. La gente ya no escucha discos enteros ni en spotify, ya no te digo comprarlos. Yo ya no entiendo lo de comprar cedés, porque además ni siquiera es un formato bonito. En cambio, el vinilo sí tiene un punto muy chulo, como un cuadro. Y cuando todo lo que sacas son singles, sientes que hay una inconexión total entre ellos. Que aunque Mueveloreina es algo muy ecléctico, y cada canción es de su padre y de su madre, y el hilo conductor pueden ser los mensajes que tenemos, es como que algo se queda ahí perdido. El álbum es como un reto personal.

¿Podemos esperar entonces que el disco no sea tan ecléctico como ha sido hasta ahora vuestra música, que sea un trabajo más conceptual?
Joaco: Será ecléctico pero guardando una coherencia a nivel sonoro y de mensaje. Hay temas que hacemos ahora que no encajarían en el disco. Nos damos cuenta de qué puede tener cabida y qué no. Tiene un empaque según el cual no entra cualquier cosa que hayamos hecho.

Karma: Se va a llamar Carne, y partimos de la idea de que sea una radiografía de la música y la cultura pop, que para mí es todo. Reggaeton, trap, rock… para nosotros todo es pop. porque es la música popular, la que escucha la gente.

Joaco: Filosóficamente, por decirlo de alguna manera, obedece a un instinto más básico que todo lo que yo había hecho antes. Igual antes era más pretencioso, y este es un disco hecho para comer. Para poder vivir nosotros.

Karma: De hecho, lo hemos llamado así porque viene del hambre de hacer cosas y de ganar pasta. Nos gusta la palabra, y que signifique eso, que es para comer.

¿Por aquello de vivir de la música?
Joaco: Bueno, estamos viviendo de esto.

Karma: No solo de esto.

Joaco: Bueno, podríamos vivir solo de esto pero hacemos más cosas. Como una persona normal, pero sí que podríamos vivir de ello. Pero curramos en más cosas. Va a ser un disco bastante oscuro. Teníamos en mente hacer algo pop, pero al final se ha quedado en algo comercial pero oscuro.

¿Como los tiempos que vivimos?
Joaco: Sí, pero nos hemos querido alejar totalmente del tema político. Hay mensajes, pero son más metafóricos. Hay temas que, según qué gente, los pilla y los hace suyos, y no me interesa que sea así. Y además siempre se va a cabrear alguien, así que al final la política mejor la dejas en casa.

Karma: Antes pensábamos que está guay tener un altavoz y aprovecharlo para concienciar, incluso nos atribuíamos el deber o la responsabilidad que todo artista tiene de educar. Pero con el tiempo nos hemos dado cuenta de que no. Un artista es un artista, y en tu casa y en el colegio te educan. Y tú te educas sólo. Nosotros no tenemos esa responsabilidad. Si antes proyectábamos un mensaje esperanzador en torno al feminismo, salían mil tías a recriminarnos que nos hubiéramos olvidado de tal o cual colectivo. Oye, mira, yo no hago una tesis doctoral sobre el feminismo. Llega un momento en que te cansas.

Joaco: Somos personas muy políticas y nos encanta, pero luego a veces leemos nuestras entrevistas y pensamos ¿“para qué cojones habré dicho esto o aquello”?

¿Creéis que estamos llegando a ese punto de extrema corrección política en el que nos la hemos de coger con papel de fumar, tanto por la izquierda como por la derecha?
Joaco: Vivimos en un clima de corrección política que hace que algunas realidades objetivas se oculten porque resultan políticamente incorrectas. Porque se tiene el miedo de que determinados análisis puedan ofender a un colectivo, o caer en malas manos. Incluso el periodismo no trata determinados temas porque puede favorecer a tal o cual partido. Y tanto el periodismo como la ciencia tienen el deber de ir con la verdad por delante. Para lo demás ya están los profesores y educadores.

Karma: Nada se debe basar en la hipersensibilidad de las personas. No podemos estar rigiendo la justicia o la política en base a los sentimientos de la gente. Como persona, tienes que aprender a gestionar tus emociones. Muchas mujeres de que las que están ahora saliendo a la calle… nunca he sentido como mujer tanta vergüenza como la que siento ahora ante el feminismo pop, que para mí no es el feminismo original, el que yo he leído y al que yo he seguido.

Joaco: ¿Ves? Al final siempre terminamos hablando de política (risas).

Mueveloreina16-copia Foto: Anx Jones. Arte: Marcos Parra

Ya que habláis de periodismo: ¿Creéis que sois demasiado eclécticos como para que se tienda a simplificar y etiquetaros en un estilo determinado, como pueda ser el trap? De hecho, en twitter os definís como freestyle duo.
Karma: Hubo una temporada en la que la etiqueta de trap era clickbait asegurado.

Joaco: Como Vox ahora. Creo que Vox es como el trap. Nadie sabe muy bien qué es, pero se habla de ello y te hace darle al click. Lo llevo diciendo desde que apareció Vox.

Karma: El trap tuvo un hype que te cagas. Y por eso mismo muchos han empezado a renegar de la etiqueta. Porque parece que el trap ya sean los padres.

Joaco: A muchos les parecía una mierda y terminaron escuchándolo un montón. Con Vox puede estar pasando lo mismo (risas).

Residís en Valencia pero siempre habéis sido un grupo con una proyección que trasciende la ciudad y la Comunitat. ¿Os veis fuera de la escena local? ¿Sentís afinidad con otros músicos de aquí?
Joaco: El proyecto empezó en Barcelona, y como que se nos acuñó como un proyecto de allí.

Karma: Yo me siento, desde luego, mucho más apegada a Valencia. Y Joaco ahora también. Valencia nos tiene regalados, porque además está en un momento creativo estupendo. Tenemos muy buena relación con Dani Belenguer (Bearoid), con Alavedra – su nuevo grupo – , con La Plata, con Fru Katinka, con Salfvman… y la mayoría de colegas valencianos nuestros que estaban en Barcelona se están volviendo aquí. También muchos que estaban en Madrid.

Joaco: El valenciano se ríe y tiene mucho humor de su desgracia. Ese rollo de “con Rita Barberá solo me puedo meter yo”. El catalán directamente te dice que Lloret de Mar no es Catalunya. Y el valenciano sí que siente Benidorm como algo suyo (risas). De todos modos, Valencia está en un punto de ebullición, todo el mundo tiene la sensación de que está creciendo. Barcelona se está volviendo impracticable, y además tienen un gobierno que no gobierna desde hace siete años. Y mucha gente con talento se vuelve.

Ahora que mencionáis a La Plata: se confirmó también con ellos esa tendencia a realzar cierto ascendiente de la llamada Ruta del Bakalao sobre formaciones valencianas de los últimos tiempos que ni siquiera han vivido aquello de primera mano, aunque solo sea por edad. Con vosotros también ocurrió a raíz de vuestra colaboración con El Coleta y aquello del “bakalao reivindicativo”.
Joaco: Bueno, pero me hace gracia porque no era una música que yo escuchara ni que escuche ahora.

Karma: A mí me encanta que nos lo asocien porque, aunque no lo he vivido, me siento orgullosa de una cosa que se vivió aquí y la caparon, y que en su primera fase tuvo cosas que no tenían nada que ver con el bakalao: se oía punk, rock, había pasarelas de moda, performances… y lo veo lógico porque Valencia ahora está en un resurgir.

Seguís dando mucha importancia a los videoclips. Cada uno de ellos parece un mundo en sí mismo, como si se tratara a veces de proyectos distintos, a todos los niveles. Porque entiendo que son la puerta de entrada principal para la gran mayoría de la gente que os sigue, ¿no?
Karma: Totalmente. Hoy por hoy la gente consume mucho a nivel visual. Y a la gente más joven, o les das un producto empaquetado con videos y música o no les llegas. De hecho, el tema que sacamos con Bejo, “Banga”, no tenía videoclip, y la gente nos decia que cómo era posible. Sacar el single con el vídeo es ya una obligación. La gente consume todo por los ojos.

La de Bejo es vuestra última colaboración, y también os habéis prestado hace poco a ser remezclados tanto por Salfvman como por Esteban y Manuel, que acercaron vuestra “Naturaleza Salvaje” a sus respectivos estilos.
Joaco: Son mejores que la original nuestra (risas). La de Salfvman está entre las más escuchadas de los dos artistas en spotify.

Karma: Sandra (Rapulp) la canta tan bien… de hecho me escribió un colega para decirme “cantas especialmente bien este tema”, el muy cabrón. Le tuve que decir “¡pues no soy yo!” (risas).Y la de Esteban y Manuel también es buenísima. Solo la tocamos en directo con ellos, porque en nuestros conciertos no encaja: es muy íntima, muy de follar. De que el público la vea sentado. Y cortaría el rollo del set. La versión de ellos aún, porque es más bachatera.

Está claro que cada vez hay más hueco para propuestas como la vuestra en grandes festivales, como pueda ser el caso del BBK (dónde ya estáis confirmados), Primavera Sound o FIB. Por no hablar del Sónar o el Arenal, donde también habéis actuado. Todos ellos reservan cada vez un hueco mayor a los estillos llamados “urbanos”.
Joaco: Es normal, porque los chavales van creciendo, empiezan a tener dinero, pagan por ir a los festivales y tienes que llevar lo que se escucha. Nosotros dentro de la música “urbana” no somos de los más escuchados, ni mucho menos. Pero comparados a quienes han salido al mismo tiempo que nosotros pero en otros géneros musicales, te das cuenta de que ellos tienen las mismas visitas o menos. Es una música que se está consumiendo más que el indie y el rock, por lo menos a través de internet. Eso es indudable. Y en el resto de géneros no hay los mismos iconos. C. Tangana, Bad Gyal, incluso Rosalía – que también sale del trap – son ídolos. Mi madre no sabe cuál es la cara del cantante de Love of Lesbian, pero sí la de C. Tangana.

Karma: Yo creo que es una música que vive mucho en digital. Y en redes. En España hemos tenido tanto retroceso a nivel cultural tras la factura que supuso la dictadura que no hemos tenido muchos ídolos desde la transición.

Joaco: Bueno, eso tampoco es así. Te estás equivocando. ¿Y Alejandro Sanz, que en Sudamérica lo conoce todo el mundo? Llenaba estadios y pabellones…

Karma: Bueno, teníamos cuatro, alguno tenía que petarlo.

Joaco: La diferencia es que Bad Gyal ha salido de su casa y grabándose con el móvil, no ha necesitado a nadie. Los Rodríguez – aunque fueran de origen argentino – eran escuchados en todos loa países de habla hispana. Pero C. Tangana se lo ha montado todo él. Y solo es un ejemplo. La industria no ha podido prever todo lo que ha pasado. Y se le escapa. Están todos viendo cómo actuar ante este nuevo paradigma, incluidos los festivales. El lado negativo es que al final vales en función de los seguidores que tengas, aunque lo que hagas pueda ser una mierda. No hay un curator como eran antes las discográficas. Nosotros mismos, en otra época no estaríamos donde estamos.

Karma: Ni de coña. Seríamos como Almodóvar y McNamara (risas).

Me hizo gracia lo que decíais en una entrevista reciente para Red Bull Music: que la gente más joven se obsesiona con ver los conciertos mientras los graba con el móvil, y eso os incomoda un poco, ¿no?
Joaco: Nos ha pasado mucho en festivales de música urbana para ese público. No en el Sónar, por ejemplo, que es más variado. Ocurre con un público tan joven como era yo cuando iba a ver a NOFX, con 18 o 19 años, que recuerdo salir sudado del concierto, hecho polvo y con la cara roja. Ahora es esto. No los disfrutan de la misma forma. Están pendientes de salir guapos, y de verlo todo a través de una pantalla. Que luego lo hacemos todos, ojo. Es el Gran Hermano. Antes, tu colega borracho se sacaba la polla en medio de una discoteca y no pasaba nada. Ahora, le hacen una foto o un vídeo y le joden la vida.

Karma: Pero cuando estás en un concierto, es otra cosa. A mí me alucina. El público más joven, son como bebés: les pones la teta, que es cuando cantas, y están todos callados, móvil en mano. Terminas de cantar, y chillan.

He visto una foto vuestra en redes con Mónica Naranjo. ¿Será vuestra próxima colaboración?
Joaco: Sí, estamos preparando un álbum juntos (risas). No, nos entrevistó el otro día para un programa que se llama Mónica y el sexo, que va a emitir Tele5. Es una tía encantadora. Mucho más de lo que parece cuando la ves por la televisión.

Trackbacks y pingbacks abiertos.