NES, la vie en rose

por | 6 noviembre 2018 | Conciertos, Entrevistas

La IV edición del MUV!, tras recorrer los barrios de Ruzafa, El Cabanyal y Poblados Marítimos, llegará con sus músicas heterogéneas, los próximos 9 y 10 de noviembre, a La Mutant. Desfilarán propuestas tan sugerentes como Bombino, James & Black, Club del Río, Marc Parrot, Eva Armisén, Payoh Soul Rebel y Judit Neddermann. Un espacio idóneo para que una formación tan difícil de clasificar como NES, su sonido convoca la música árabe, el soul, el jazz y la chanson, presente “Ahlam”, su primer disco. Hablamos con su vocalista, y también violonchelista en la orquesta del Palau de les Arts, Nesrine Belmokh.

©Nerea CollFoto: Nerea Coll

Matthie Saglio y tú sois franceses, y los dos sois chelistas, pero vuestros caminos se cruzaron en València. ¿Qué supone para vosotros este disco? Tal vez sea algo así como el final de un proyecto de creación y al mismo tiempo el inicio de una aventura.
Hace años los dos vivíamos en el barrio de Ruzafa, y los dos habíamos tenido noticias de nuestras actividades antes de conocernos. Y por fin nos encontramos gracias a David Gadea, nuestro percusionista. El disco es el resultado de tres años de mucho trabajo y a la vez el principio de una proyección mayor. Por fin la gente nos puede escuchar en cualquier rincón del mundo, es maravilloso.

Ahlam es una palabra que en árabe quiere decir sueño. ¿Por qué la habéis utilizado para titular vuestro disco?
Este disco es nuestro sueño, y en él todo es posible. No hay ningún límite, ponemos dentro de él (el disco como sueño) todos nuestros deseos, fantasías, ideas…

Cantas en inglés, francés y ​árabe, y entre l​as distintas influencias que recorren ​vuestro repertorio (jazz, música árabe, soul), la chanson cobra también un claro protagonismo -habéis versio​​n​eado “La vie en rose” de ​​É​dith Piaf-. Sin embargo, el resultado transciende las diferentes etiquetas. Yo creo que ningún purista quedaría satisfecho con vosotros, aunque no por ello las influencias dejan de sentirse.
Habría que inventar una nueva palabra para definir nuestro estilo o, mejor, dejar de poner etiquetas. Es un toque de las culturas musicales que nos rodean a los tres. Cuando hablas de soul -yo siempre he cantado música negra, también góspel-, mi voz se ha ido modelando con estas músicas a lo largo de los años. También me gusta experimentar con el lado árabe y mezclarlo con otras fuentes culturales.

En NES sois de procedencias diversas: una francesa de origen argelino, un francés y un español. Distintas culturas unidas por el Mediterráneo, un mar que, desgraciadamente, en los últimos tiempos se ha convertido en un escenario para la tragedia y el desencuentro. Quizá deberíamos tener más presentes las cosas que nos unen.
La música refleja el mundo en que vivimos. Las emociones, los sueños, las desilusiones, la belleza, la fealdad…Nosotros quizá por el lugar del que venimos, lo que somos representa una parte del Mediterráneo y mezclamos nuestros conocimientos. Yo creo que el conocimiento es la mejor arma en contra de las rupturas.

Tu madre es poeta y ha escrito las letras de las canciones en árabe. De este modo el disco se convierte no solo en un diálogo entre culturas sino también entre generaciones.
Mi madre me transmite su comprensión del mundo, su visión. Cantar sus letras es una forma muy bella de compartir su sabiduría y la de nuestros ancestros. Ella se inspira en la poesía árabe clásica, estoy muy contenta de tener este enlace con ella. Y la primera vez que le di a escuchar “Ahlam”, lloró. Fue muy emotivo. A mí, cuando escribo las letras, me inspiran muchas cosas. El desamor (los exnovios son siempre un tema que da para mucho), y el encontrarme en situaciones en las que tienes que mirar hacia dentro de forma muy fuerte para arrancar otra vez. Estas cosas nos pasan a todos pero yo las utilizo para escribir. Aunque no todo es tan intenso, en ocasiones me gusta dejarme llevar por la ligereza.

Matthieu Saglio se ha embarcado en la exploración de las posibilidades del violonchelo en caminos poco usuales, apostando siempre por el mestizaje. La vuestra es una formación muy peculiar -no es habitual encontrar dos violonchelistas-. ¿Influyó este hecho en que te decidieras a dar el paso hacia la composición?
Totalmente, usar el mismo instrumento para crear me une mucho a Matthieu: la sonoridad, la técnica del chelo hace que nos entendamos muy rápido. Con NES ha sido la primera vez que me he lanzado a la composición. Y todo gracias a Matthieu. Poder cantar, tocar tus propias canciones es un privilegio. Y disfrutar de una respuesta tan cálida por parte del público supera todo lo que había proyectado.

La percusión de David Gadea ha ido ofreciendo nuevos colores conforme el sonido del grupo ha evolucionado. La suya es una contribución decisiva.
David es el color y la alegría, la sutileza y el factor que lo arropa todo. Un enlace percusivo y melódico esencial.

¿Habías participado antes en un proyecto similar?
Es la primera vez que compongo, que toco el chelo y canto a la vez. Casualidad o no, son tres caminos, tres vidas que tenían que cruzarse. Pero yo además de dedicarme al mundo clásico siempre había cantado, investigando también en la música árabe. Siempre he estado involucrada en todo tipo de proyectos -hasta grabaciones con el chelo clásico para raperos en Francia-. Con NES es genial: puedo cantar, tocar, actuar…Todo lo que he aprendido a lo largo de mi vida. Aquello que me hace vivir, sobrevivir más bien.

Eres violonchelista en la orquesta de el Palau de les Arts, y fuiste seleccionada nada menos que por Lorin Maazel. ¿Cómo es formar parte de un engranaje tan complejo como la ópera?
La ópera es una maravilla. Todo está en la ópera: la música, el teatro, la tragedia; es como una representación de un cosmos, una ciudad, un mundo metido en un teatro. Yo seguí la carrera clásica y he tenido la suerte de trabajar con Lorin Maazel en esta magnífica orquesta desde hace ya más de ocho años.

Publicaciones como “The Times” han saludado vuestro disco como uno de los mejores del año. Y Plácido Domingo afirma que tienes una voz maravillosa y que eres una artista excepcional. ¿Qué sientes al recibir los halagos de alguien con una trayectoria tan impresionante?
Plácido Domingo es un ejemplo para mí. Un artista tremendamente respetado musicalmente pero también un ser humano maravilloso. Todo el mundo le quiere mucho.

Justamente has formado parte de una iniciativa tan interesante como la West-Eastern Divan Orchestra, que fundó Daniel Barenboim junto al intelectual palestino Edward Said. Una orquesta en la que participan músicos palestinos e israelíes así como jóvenes de todo el mundo en una llamada a la concordia.
Sí, he formado parte de este proyecto a largo plazo. Es una iniciativa que mezcla músicos árabes y músicos israelíes apostando por la paz; giramos por algunos de los festivales de música clásica más importantes del mundo para demostrar que el lenguaje musical no entiende de fronteras ni de barreras. Daniel Barenboim es una persona enorme. He tenido la suerte de trabajar con gente muy interesante. Me gusta viajar y afrontar riesgos, y he sido muy afortunada.

​C​anciones c​omo “Happy NES” ​​​convierten vu​estros directos en una fiesta, aunque ​​alcan​záis también mom​entos muy delicados y emotivos.
“Happy NES” es un grito de libertad. No hay letra más allá del estribillo, el resto lo canto al modo del jazz, dejándome llevar por la energía del momento. Eso sí, también hay instantes de mucho recogimiento. “Prière” es una canción que me hizo llorar. Esta canción me la inspiró una ópera de Verdi, “Otelo”, particularmente cuando la protagonista, Desdémona, canta su “Ave Maria​”. Para mí es u​n instante par​a guardar silencio​, ref​lexionar y decir, por favor, hagamos algo. Para mí el silencio es también muy importante en la vida.

Fuiste protagonista del espectáculo “Amaluna”, ideado por el Circo del Sol. ¿Tu doble condición de cantante y chelista fue clave para que te eligieran?
Buscaban una chelista y cantante que tuviera soltura en el escenario. Y, de nuevo, tuve mucha suerte y pude encarnar el papel de Próspera, la reina de una isla de mujeres, un rol muy completo.

Vuestra música está revelando un gran alcance: habéis estado de gira por Holanda, Alemania y Austria. En València actuaréis en el MUV! ¿Cómo encaráis este concierto?
Será algo muy especial. Desde que salió el disco hemos tocado en muchos sitios y nos faltaba nuestra ciudad, nuestro primer público. Lo afrontamos con mucha ilusión.

Suscríbete al boletín mensual

El podcast de Beat València

Así suena València en invierno

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest