fbpx

Pennsylvania en 20 canciones: así suena el Estado natal y definitivo en la victoria de Joe Biden

por | 9 noviembre 2020 | Reportajes

 Joe Biden, Billie Holiday, Chubby Checker, Todd Rundgren y Taylor Swift, hijos de Pennsylvania.

Pennsylvania le ha otorgado al demócrata Joe Biden (Scranton, 1942) la presidencia de los Estados Unidos de América. Durante cuatro largas jornadas, el recuento del voto por correo de los condados a los que pertenecen las dos ciudades más pobladas, Filadelfia y Pittsburgh, se decantaron de forma abrumadora de lado del vetusto político, virando los primeros escrutinios del voto rural y de una parte de los suburbs que daban ventaja al candidato republicano. Mientras esperamos si habrá trumpismo sin Trump, abordamos parte del legado de algunos de los grandes músicos de Pennsylvania, desde las primeras intérpretes del jazz vocal hasta las artistas mainstream de hoy, pasando por el rock & roll o el soul de los años 50 y 60, el sonido Philadelphia de los años 70, el blue eyed soul de los 80, el rap y el rock alternativo de los 90 o los nuevos sonidos trap del siglo XXI. 

Billie Holiday Strange Fruit 1939

La primera canción protesta de la historia de la música popular contemporánea. A los 23 años, Billie Holiday sale al escenario del Cafe Society de Manhattan a cantar Strange Fruit, una composición de Abel Meeropol, un judío de origen ruso, miembro del Partido Comunista de los EE.UU., sobre el linchamiento, el colgamiento y la quema de negros en los árboles de los estados del Medio Oeste y el Sur del país en el que 80 años después, la población afroamericana sigue siendo ejecutada por sus fuerzas de seguridad.

Bill Haley & The Comets Rock Around The Clock 1954

One, two, three o’clock, four o’clock, rock. El rock & roll ha nacido oficialmente un 12 de abril de 1954 con una salud excelente, su padre oficioso es Bill Haley, un niño que ve la luz en Detroit (Michigan), pero que a los siete años, durante La Gran Depresión, sigue a sus padres hasta Bethel (Pennsylvania) en busca de algo más que pobreza. La canción pasó desapercibida aquel año, pero fue elegida para sonar en la película “Semilla de maldad” de Richard Brooks, y tras el estreno, el tema alcanzó lo más alto en listas de ventas, era el primer nº1 del rock & roll.

Chubby Checker The Twist 1959

¿Fue el twist el subgénero del rock and roll más influyente de su época? Si discutimos con los puretas del rock primigenio la disputa se eternizaría, pero acudiendo a los datos, no hay duda de que el single de Chubby Checker causó furor en los primeros años 60 y encauzó en el género a millones de jóvenes americanos y europeos. Han pasado 60 años y su legado permanece entre los aficionados al rock añejo y al baile de rodillas inquietas y brazos muertos.

Tammi Terrell  Ain’t No Mountain High Enough 1967

Tammi Terrell se separó del maltratador James Brown, en 1963, para comenzar sus estudios universitarios, pero en 1965 encontró un hueco en la Tamla Motown de Berry Gordy. Allí también sufrió las palizas de David Ruffin, líder de The Temptations. Fue entonces cuando llegó la oportunidad de formar dúo vocal con Marvin Gaye, algunas de esas grabaciones son cimas del género, y el álbum United (1967), la joya de la corona. Murió en 1970, a los 25 años, de un tumor cerebral.

Nazz Open My Eyes 1968

Un joven Todd Rundgren ya estaba dándole al rock psicodélico a finales de los 60 con los seminales Nazz. La banda filadelfiana se movió con solvencia entre el rock garagero, el power pop y una psicodelia propia, pero influidos directamente por la invasión británica que dictaba el sonido de una parte de la juventud estadounidense (The Beatles, Yardbirds, Cream y The Who).

The Delfonics Ready Or Not Here I Come 1969

Hubo un tiempo en el que el soul de la Motown dejó de ser referente para la música negra y la dispersión sonora se convirtió en riqueza cultural. Se comenzaron a buscar nuevas sonoridades, y en Pennsylvania antes de culminar el Sonido Filadelfia, The Delfonics lanzaron algunos temas imperecederos como “Didn’t I”, “La, La Means I Love You” o este “Ready Or Not Here I Come” que 25 años después hizo despegar la carrera de The Fugees.

Billy Paul Me And Mrs Jones 1972

“Me and Mrs Jones” de Billy Paul es el punto fundacional del Sonido Filadelfia. La creación del estilo corrió a cuenta de los productores Kenny Gamble y Leon Huff, fundadores del sello PIR (Philadelphia International Records), ideólogos de las cuerdas y secciones de viento engrasadas para el revolcón.

Todd Rundgren I Saw The Light 1972

Hay discos dobles a los que no les sobra nada. Inmensas obras que ya son parte de la memoria colectiva, como White Album de The Beatles, London Calling de The Clash, The River de Bruce Springsteen o Blonde or Blonde de Bob Dylan. Pues si Something/Anything? del pensilvano Todd Rundgren no juega en esa liga no será por méritos sino por olvido. Este espléndido multiinstrumentista, compositor y productor, considerado precursor del power pop, compuso aquel 1972 una preciosista colección de temas que merecen su puesto entre lo mejor del pop del siglo XX.

Jim Croce I Got A Name 1973

Durante la primera mitad de los años 70 los cantautores norteamericanos estaban de moda. Carole King, James Taylor o Cat Stevens copaban los primeros puestos de las listas. Jim Croce había intentado, sin fortuna, hacerse un hueco en el panorama musical desde finales de los años 60, e invirtió, junto a su mujer Ingrid, todo lo que tenían en la grabación de su primer álbum Jim & Ingrid Croce (1969), pero no consiguió ninguna repercusión en Nueva York. Arruinados, volvieron a su pequeña granja en Lyndell, Pennsylvania. Croce tuvo que trabajar como obrero de la construcción o conductor de camiones para pagar deudas, pero seguía componiendo temas, hasta que en 1972 firmó con la discográfica ABC y el éxito apareció de la mano de “Time In A Bottle” o “Bad Bad Leroy Brown”. En 1973 era uno de los compositores más relevantes de los EE.UU., pero un accidente de avioneta acabó con su vida, a los 30 años, días antes de publicar la fantástica “I Got A Name”.

Patti Labelle Lady Marmalade 1975

Una de las características del Sonido Filadelfia es que fue el precursor de la música disco, mientras el soul megalítico se iba diluyendo a la velocidad que el helicóptero de Nixon abandonaba La Casa Blanca. Patti Labelle consiguió con “Lady Marmalade” un éxito mundial, y es probablemente uno de los temas que mejor representan ese paso de la música negra de precisos hammonds funkys hacia sonoridades protodigitales que dos años después Donna Summer originó, con su seminal “I Feel Love”, con Giorgio Modorer en las máquinas intelectuales.

Harold Melvin & The Blue Notes Don’t Leave Me This Way 1975

En 1975 el Sonido Filadelfia ya miraba por el retrovisor a la Motown y la Stax, el sello de Gamble y Huff coronaba las listas de éxitos, y Harold Melvin & The Blue Notes era uno de sus grupos sobresalientes. La voz de Teddy Pendergrass confirió a la banda de Harold Melvin su mejor época comercial, y este “Don’t Leave Me This Way” es uno de los temas más versionados del género.

Joan Jett Bad Reputation 1981

A principios de los años 80 Joan Jett ya era una de las voces más contundentes del rock & roll americano. Desde 1976 con The Runaways había emprendido una trayectoria brillante que reafirmaría en solitario, siendo una de las pocas estrellas femeninas con banda propia, junto a Suzi Quatro y los Blondie de Debbie Harry. En 1981 publicó los dos álbumes más relevantes de su carrera: Bad Reputation y I Love Rock & Roll.

Hall & Oates You Make My Dreams 1981

Nadie conoce a nadie con querencia hacia Hall & Oates, pero todos hemos cantado “You Make My Dreams”, “Maneater”, “I Can´t Go For That” y “Private Eyes” en la ducha cuando se colaban entre los éxitos ochenteros de las radiofórmulas. Daryl Hall y John Oates y su blue eyed soul fueron la representación del gusto imperante entre la clase media estadounidense durante la primera Administración Reagan (1981-1985).

The Cynics Baby, What’s Wrong 1989

La escena garagera americana de los 80 tiene en los de Pittsburgh a su gran exponente. En 1989 lanzaron su tercer disco, Rock ‘n’ Roll, un poderoso compendio de temas redondos en el que el guitarrista Gregg Kostelich y el cantante Michael Kastelic retornaban a los sonidos pretéritos del género sixtie.

Nine Inch Nails Closer 1994

El rock industrial estadounidense tiene en la banda de Trent Reznor a su gran referente. The Downward Spiral es el culmen de la experimentación sonora de una época, la mitad de los 90, en la que el grunge dominaba el rock alternativo pero en la que Nine Inch Nails ocupó un disperso espacio entre los márgenes experimentales y el mainstream.

The Roots You Got Me 1999

Cuando el colectivo de rap filadelfiano The Roots fichó por la DGC Records, el creador del sello, David Geffen acababa de perder a su gallina de los huevos de oro, Kurt Cobain. Aquello cambió el rumbo de la banda para convertirlos en abanderados del jazz rap militante. Do You Want More?!!!??! y Illadelph Halflife ambos de mitad de los años 90, y Things Fall Apart (1999) los encumbraron en aquella otra vertiente del hip hop, alejada del gangsterismo que iluminaba los focos mediáticos a finales de milenio. Nuevos sonidos, que miraban al soul clásico, dulcificaron las formas pero endurecieron el mensaje social, y aquella generación que encabezaron junto a Erykah Badu, Common o D’Angelo moldearon el género en el cambio de siglo.

Christina Aguilera Beautiful 2002

Cada cierto tiempo la maquinaria de la industria musical estadounidense se engrasa para facturar productos con cara de ángel. A finales del siglo XX aparecieron Britney Spears (“Baby One More Time” y Christina Aguilera (“Genie In A Bottle”). Ambas procedían de los programas infantiles de la casa Disney, y en el paso natural de la adolescencia a la juventud fueron lanzadas a la carrera. En 2001 se derrumbó el mundo tal y como lo conocíamos, los ídolos se tambalearon, la fragilidad global se hizo patente, pero la de Rochester supo rodearse de buenas compañeras de viaje para lanzar “Beautiful”, un tema compuesto por Linda Perry (4 Non Blondes).

The War On Drugs Under The Pressure 2014

Hubo un antes y un después para la carrera de The War On Drugs tras la publicación de Lost In The Dream. Tras aquel disco, los de Filadelfia firmaron por Atlantic Records, y llegaron las consiguientes nominaciones a los Grammy, pasando a ser reconocidos como uno de los grandes del rock contemporáneo.

Lil Peep Save That Shit 2017

Lil Peep murió de sobredosis, dentro de un autobús, a los 21 años. Su carrera apenas duró dos años, pero fue suficiente para convertirse en creador de un subgénero dentro del trap, un hip hop emocional (emo sad trap) en el que encontraban acomodo los ritmos omnipresentes de la nueva música urbana junto a briznas de Linkin Park, Bowie o Nirvana.

Taylor Swift The Last Great American Dynasty 2020

La de Reading ha cruzado el Rubicón con su último disco, Folklore,  y lo ha hecho sin alardes publicitarios ni grandes alaracas mediáticas, anunciando apenas con unas pocas horas de adelanto su lanzamiento. Acompañada de Bon Iver, Jack Antonoff y Aaron Dessner (The National) ha creado un álbum portentoso que la acerca más al Tapestry (1971) de Carole King que al Come on Over (1997) de Shania Twain. Quizá el gran disco del año pandémico.

Artículos relacionados

Entrevistas
Artur Martínez (La Fúmiga): “No sabem quin és l’argument pel qual no sonem els grups de casa a les radiofórmules valencianes, perquè no se sosté de cap manera”

Artur Martínez (La Fúmiga): “No sabem quin és l’argument pel qual no sonem els grups de casa a les radiofórmules valencianes, perquè no se sosté de cap manera”

Ara mateix no hi ha molts grups valencians amb la capacitat de congregar públic d'una forma massiva com ho fa La Fúmiga. Els d'Alzira porten...

Pin It on Pinterest