fbpx

Sandalias con calcetines y camisas floreadas: el turismo se sube al escenario de La Mutant

por | 30 mayo 2022 | Noticias

Antes del estallido de la pandemia, el turismo en nuestro país se había convertido en un monstruo destructivo y colonizador. Los desplazamientos masivos, la corrupción de paisajes sepultados por descomunales construcciones y la evolución/involución de la marca España representaban las directrices básicas de un sector tan necesario como fuera de control. Las restricciones sanitarias de 2020 acabaron de repente con esa tendencia exterminadora, sumiendo a la población en un estatismo forzado y concediendo al turismo la oportunidad de replantearse su presente y su futuro. Ahora, con todo ese éxodo en plena reactivación, falta saber si volveremos a la vorágine anterior o si, por el contrario, aprovecharemos el parón para reinventar nuestra manera de viajar.

¿Cómo se plantea esta problemática desde un escenario, haciendo partícipe al público de la reflexión social? Desde sus inicios, la compañía barcelonesa José y sus Hermanas se ha especializado en precisamente eso: remover consciencias desde la originalidad y el descaro, documentándose exhaustivamente y apostando por una propuesta multidisciplinar que proporcione al espectador nuevos significados sobre aquello que ve. Su primer montaje, Los bancos regalan sandwicheras y chorizos (2017) giraba en torno a la memoria sentimental y política, mientras el segundo, Arma de construcción masiva (2018), ponía el foco en las distintas formas de educación.

El tercero de estos proyectos escénicos, Explore el jardín de los Cárpatos, llegará los próximos días 4 y 5 de junio (19:30 horas) a La Mutant para subir a las tablas la problemática del turismo contemporáneo. En él, exploran los conceptos de verdad y ficción mediante un lenguaje que abarca desde los cuerpos de las artistas hasta la música, pasando por el vídeo o el texto. «Es un dispositivo híbrido donde la realidad y el mundo digital se combinan más que nunca, contribuyendo a crear un relato diferente sobre el tema», señalan sus responsables, para quienes España «no solo se llenó de invernaderos, sino de desastres arquitectónicos adaptados al turista. Está claro que como país somos el resultado de una ecuación muy sencilla: tomate, turismo y ladrillo al cuadrado».

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest