Triángulo de Amor Bizarro: Europa caníbal

por | 24 mayo 2016 | Reportajes

Hace tiempo que estos gallegos practican el vandalismo ilustrado: lanzan mensajes insidiosos a través de guitarras enmarañadas y espasmos psicodélicos. Aprendieron esta magia oscura de grupos como My Bloody Valentine, y siguen aplicadamente sus enseñanzas entrelazando la aspereza del noise rock con atmósferas etéreas y ensoñadoras.

tab-valencia-rambleta

Pero no nos confundamos, un artefacto alarmante como “Para los seres atados (a las condiciones terrenas)”, de su disco El hombre del siglo V (2007), podría ser el hijo no deseado de unos The Pains of Being Pure at Heart con la mente emponzoñada. Y es que, en sus letras irreverentes y cínicas, bendecidas con un humor deliciosamente amoral -“Ardió la virgen de las cabezas” es un buen ejemplo-, dan voz a enajenados, hechiceras y disidentes, buscando poner siempre contra las cuerdas a los inquietantes cánones del rebaño biempensante.

Una brecha en la que cavaron más profundamente en Año Santo (2010) que, coincidiendo con el Año Santo Xacobeo, prolonga una lúdica vocación sacrílega que, por lo recurrente, roza la parafilia. Entre la mugre de The Jesus and Mary Chain y los trances siderales de Cocteau Twins nos seducen con divertidas blasfemias y guitarras lúgubres volcadas en crear efectos perturbadores. “De la monarquía a la criptocracia” o “Super Castelvania” convocan un aquelarre- Galicia siempre fue tierra de meigas- en el que se nos promete la liberación de las rigideces psicológicas y sociales de la teocracia y una vida más abundante en una nueva tierra.

En el reciente Salve discordia (2016) que presentarán el sábado en Espai Rambleta, el humor es vida, el surrealismo brota sin que se busque, y el feminismo centellea: “vivimos en un mundo en el que sigue vigente el Woman Is The Nigger Of The World, de John Lennon y Yoko Ono”, afirman. Su atrevimiento va un paso más allá en lo musical y en “Desmadre estigio” dan codazos sin piedad a Ian Curtis y plantean una sinuosa aproximación al reggae y el dub de los 70, desafiando la ira de la ortodoxia roquera más rancia.

Canciones que nacen de la urgencia de denunciar una situación que clama al cielo -la atronadora “Euromaquia” apunta contra una Europa caníbal que, como Saturno, está devorando a su prole-; mientras que “Baila sumeria”-composición satanista, marinera y humanista- es un oasis que mana de grupos europeos de los 80, tipo Echo and the Bunnymen, The Smiths y, claro, New Order. Conceden la posibilidad en esta canción de dar al carnero su propia visión de los hechos a través de Isa, tal vez conscientes de que nuestros deseos de libertad, justicia e igualdad sólo se podrían dar en contexto social perverso que únicamente el demonio nos podría ofertar. Ojalá hubiéramos aprendido algo del legado de las brujas en unos tiempos marcados por el extremismo donde, una vez más, prender la hoguera o disponer el catafalco parece más práctico que el uso de la palabra.

Fotos: Rocafort

https://www.youtube.com/watch?v=xybw0OWm0ig

Suscríbete al boletín mensual

El podcast de Beat València

Así suena València en invierno

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest