Twanguero: “Vine a L.A. para vivir de cerca la excelencia musical, que en España, salvo en el flamenco, es imposible ver” 16 TONELADAS CLUB ROCK. DOMINGO 23 DICIEMBRE

Share Button

En los ambientes del rock & roll clásico valenciano todos recuerdan que destacaba sobremanera a temprana edad, que con apenas 16 años ya estaba girando por Francia y Alemania con los míticos Rock ‘n’ Bordes y que se había pasado todas las pantallas de la escena rockabilly siendo un imberbe. Era 1995. Hoy, Diego García “Twanguero” es el guitarrista valenciano más internacional del siglo XXI.

twanguero

Hace 22 años que dejaste esta ciudad. ¿Qué recuerdas de aquella Valencia de mitad de los 90? ¿Y por qué decides marchar a buscarte las castañas a Madrid siendo un chaval?

En Valencia siempre hubo movida musical, pese a ser una ciudad pequeña, en comparación a otras ciudades donde he vivido. Viéndolo ahora con perspectiva creo que hacíamos lo mejor que podíamos, aun con las limitaciones que realmente había. En Madrid conseguí entrar en otros ambientes que eran impensables desde Valencia. Es donde realmente yo me desarrollo como músico, porque tengo contacto con los Auserón, Urrutia, Manolo Tena, Calamaro, los flamencos y los cubanos.

Y, tras conseguir en Madrid una posición cómoda después de una carrera en solitario que arranca en 2005 y con un buen número de galardones nacionales e internacionales, nuevamente decides salir a otros mundos e instalarte definitivamente en Los Ángeles (California) tras pasar algún tiempo en México, Argentina, Austin y Nashville. ¿Te duele España? ¿Te duele la dictadura del indie festivalero de este país?

No, para nada me duele España. Este país llega hasta donde puede por sus características sociales, politicas y demográficas. Los Ángeles es la ciudad mas importante del mundo si te dedicas a la música y aquí es donde se hacen las cosas que luego todo el mundo quiere imitar. Yo me vine aquí para vivir de cerca la excelencia musical que en España, salvo en el flamenco, es imposible ver. Aquí una figura de la música alternativa es Beck (indie como dicen en España), y en Madrid serían Izal o Vetusta Morla. Ese es el nivel que curten en Los Ángeles, y yo quería vivirlo de primera mano.

Electric Sunset (La Cúpula Music, 2018) es tu disco angelino. Una obra compuesta allí y que parece aunar toda la amalgama de músicas y pueblos distintos que componen la multicultural Los Ángeles. ¿Cómo es vivir en una ciudad tan inabarcable? ¿Cómo fue el proceso creativo del álbum?

Yo vivo en Venice Beach y la verdad es que es muy tranquilo, voy en bici a casi cualquier lugar y participo bastante de la vida del barrio, que está lleno de músicos y gente del cine. Aquí el volumen de trabajo para un músico puede ser cien veces el de Madrid, así que no hace falta estar en todos los saraos para currar. Simplemente te centras en lo que mejor sabes hacer y para adelante. Salgo mucho a ver música en directo, y eso fue clave para la composición de “Electric Sunset”. También hay muchas sesiones de grabación y aquí se aprende mucho de ver cómo trabajan los que inventaron este negocio.

Vuelves a Valencia a menudo, estuviste por aquí en junio,y al menos una vez al año tocas en casa. ¿Cómo ves la escena valenciana? ¿Te llega algo de lo que se cuece por aquí?

La verdad es que no estoy muy al tanto de lo que ocurre en España, salvo las cosas gordas que llegan aquí, como esta chica, Rosalía, que me parece un proyecto muy interesante porque mantiene la esencia de nuestro país y eso gusta mucho fuera de nuestras fronteras.

¿Aún conservas el álbum de debut de Stray Cats que compraste en Discos Harmony por 795 pesetas?

Sí, claro, lo tengo en mi estudio de Madrid. Cuando voy a España siempre hago un día de escucha de viejos vinilos.