Ulysses: la puerta mágica a los años 70

por | 16 enero 2017 | Cultura pop

Ulysses son un cóctel explosivo de los sonidos más fantásticos que ha visto la historia musical, desde un punto de vista totalmente subjetivo y enamorado de este género. Desprenden energía setentera por todas partes, sus composiciones son alegres, vitales, rugen con riffs propios del rock and roll que impregnara esta década, al más puro estilo Stones o Alice Cooper.

ulysses-valencia

Presumen de solos electrizantes, melodías pop pegadizas, frescura glam, raíces de rock clásico, power pop, resquicios del prog propio de esta época escondidos en ciertos cambios de ritmo y melodía… Todo lo necesario para embarcarnos en un viaje en el tiempo en el que ir picando de un estilo y de otro. Sus canciones son divertidas, agradables y con toda la esencia mágica de esta década tan fructífera para el rock. Sus coros, realizados por la totalidad de los miembros del grupo, unidos a sus melodías de corte similar, evocan (tópicamente) a McCartney con sus Wings e incluso a The Beatles, en especial al llamado Álbum blanco.

A medida que reproduces Law & Order vas recolectando sonidos diferentes e influencias que pasan también por The Who, T-Rex o Thin Lizzy. Chulería rockera, ingenuidad pop y fabulosidad glam. En este disco en especial muestran de forma contundente sus claras influencias, pero con la magia de no sonar repetitivos. Es un sonido conocido y nuevo al mismo tiempo. Han sabido perfectamente coger pedacitos de esos grupos que les fascinan y adaptarlos a su propio hacer.

Los 70 son su hábitat natural, como ellos mismos dicen. “Un solo de guitarra debería patearte al espacio exterior”. Y eso es lo que consiguen, básicamente, en canciones como “How Long?”. “Law & Order” abre el disco homónimo de forma adictiva desde el primer momento, “Crazy Horses Ride The Snake” es una maravilla de armonías vocales y solos fantásticos, “Dirty Weekend” es un rock clásico setentero que proporciona otra inyección de buenrollismo, “Mary Jane” se desarrolla en la frontera entre el glam y el punk, y la primera parte de “Yellow Sunshine” recuerda fuertemente a la melodía de “San Francisco” de Scott Mackenzie, con la segunda evolucionando a una suerte de psicodelia.

Ulysses no pertenecen al presente, su obra reside indudablemente en décadas anteriores y la puerta que abren a los 70 es más que bienvenida para los enamorados del sonido de una época que ya queda demasiado atrás. Aunque quizá la verdadera maravilla sea que ninguna de las canciones de Law & Order tiene desperdicio.

Suscríbete al boletín mensual

El podcast de Beat València

Así suena València en invierno

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest