fbpx

Dead Bronco, bourbon XXX

por | 19 enero 2016 | Cultura pop

Desde Getxo llega la última sensación del country, los irresistibles Dead Bronco; una banda que bebe hasta la embriaguez de la música de raíces norteamericana, difuminando por completo las barreras físicas y culturales para convertirse en la cuadrilla de rednecks más rabiosa de la ribera del Nervión.

dead-bronco-valencia-16-toneladas

La historia de Dead Bronco comienza cuando el cantante americano Matt Horan aterriza en el País Vasco en 2012; allí conoce a un grupo de músicos callejeros con los que empezaría a frecuentar los escenarios de la ciudad vizcaína. Pronto grabarían su primera referencia discográfica, el arrebatador LP In Hell (2013), con el que sorprendieron a propios y extraños con una colección de canciones grasientas que se alimentaban sin miramientos del imaginario tradicional americano con Hank Williams y Johnny Cash como principales referencias.

Con un sonido áspero y rudo, la banda mezcla con pasión el country clásico, con el bluegrass, el rockabilly, el folk o el punk más desatado, dando como resultado un repertorio empapado en bourbon que para sí quisieran muchas bandas estadounidenses. Temas como “Drinking song”, el hillbilly acelerado de “Dead bronco”, la intensidad emocional de “No living” o la desoladora “Hard liquor goes down quicker”, sirven como núcleo de un álbum sólido y sin altibajos.

Está claro que Dead Bronco no inventan nada nuevo, ni lo pretenden; algo que quedaría de manifiesto con la publicación de su segundo disco, Penitent Man (2014), donde insisten en la fórmula con unos resultados espectaculares. Este nuevo lanzamiento profundiza en ese rudo hillbilly de aire western que dominaba el ambiente del disco anterior, pero en esta ocasión lo dota de una mayor energía y suciedad, dejando que la faceta más punk del grupo tiña de forma más intensa las nuevas composiciones. Así tenemos temas tan vibrantes como “The liberation of a married man”, “Freight train” o “Big city mama”, que parecen sacadas del repertorio más enfebrecido de Hank III.

Este nuevo disco se muestra como un onírico viaje del pecado a la penitencia, sobrevolando una amalgama de historias de honky tonks, perdedores solitarios y whisky a go-go, y que supone un sólido paso adelante en la capacidad narrativa del grupo vasco. Su último lanzamiento hasta la fecha es el EP Moaning The Blues (2015), en el que rinden un sentido homenaje a la figura de Hank Williams, interpretando cinco de sus clásicos atemporales, pero conservando toda la intensidad que caracteriza al sonido de los Dead Bronco; quedando así un bonito ejercicio de estilo para hacer boca mientras esperamos su próximo disco de canciones propias.

https://www.youtube.com/watch?v=aFUkIbxuQY4

Pero es encima del escenario donde Dead Bronco se han labrado a pulso su reputación; con unos recitales repletos de agresividad y elegancia en los que despliegan con contundencia oleadas de encabritada electricidad, como en una enloquecida montaña rusa que dispara al máximo los niveles de adrenalina del respetable. Una experiencia brutal que te traslada a los antros más oscuros y destartalados de la América profunda, donde el bourbon es XXX y las barras están cubiertas por los pedazos de sueños rotos.

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest