Deleste 2015, cuatro y creciendo

por | 10 octubre 2015 | Reportajes

El festival del Espai Rambleta afianza su singularidad por cuarto año consecutivo con un cartel diverso, que recupera la aportación foránea al mismo tiempo que subraya su carácter local.

deleste-festival-2015-valencia-rambleta

No hay término medio. Y por lo tanto, tampoco debe haber tregua para el Deleste. En un entorno polarizado entre pequeños festivales que van tramando su oferta con un mimo casi artesanal, siempre desde los márgenes de eso que podríamos llamar industria, y esas citas veraniegas que congregan a varias decenas de miles de personas ante carteles generalmente clónicos, el Deleste vuelve a erigirse en el emblema de una suerte de tercera vía (aunque sus dimensiones lo sitúen, lógicamente, más cerca de los primeros) en la Comunidad Valenciana. Al menos mientras el añorado Tanned Tin de Castellón no vuelva a emitir signos de vida.

La cita del Espai Rambleta cobra especial relevancia por celebrarse en la capital, enclave que hasta este mismo 2014 andaba todavía huérfano de ese gran festival que las principales grandes ciudades españolas esgrimen en su agenda. Y el motivo para congratularse es aún mayor si tenemos en cuenta que este año vuelve a recuperar la aportación foránea -que tuvo un paréntesis el año pasado-, y lo hace con unos pesos pesados (Low, el celestial trío de Minnesota) y un valor emergente (el californiano Mike Krol). Sin por ello menoscabar el pulso local. Porque la suya sigue siendo una apuesta de lo local a lo global.

El equilibrio estilístico -labrado a través de un cartel ecléctico, dentro de unos límites- y la ponderación entre la producción valenciana y la de fuera de la Comunidad, obligan también a aseverar que el festival crece de forma razonable y sostenible, progresando sin estrépito en cada nueva edición. Que La Habitación Roja, la formación más exitosa del pop local en las últimas dos décadas, prolongue aquí la celebración de sus 20 años de carrera al mismo tiempo que Pep Gimeno “Botifarra” exhibe su condición de patriarca del folk de raíz valenciana en su versión más ancestral (a través de su recuperación del cant d’estil), ya es de por sí una buena muestra de la filosofía que alumbra la cita, que se desarrolla los días 23 y 24 de octubre.

Como afirman en su propia página web, lo importante es la música. Más allá de catalogaciones estrictas. Dentro de ese amplio espectro genérico que va desde las delicias acústicas de La Familia del Árbol al surf rock embravecido de los Tiki Phantoms. Pero también lo es la experiencia del público, distribuido por las dos cómodas salas de su recinto.

https://www.youtube.com/watch?v=ut8_E4i8TUg

El principal highlight del festival, obviamente, lo servirán Low presentando los temas del estupendo Ones and Sixes (Sub Pop, 2015), el decimoprimer álbum de su inmaculada carrera –santo y seña del rock norteamericano más parsimonioso y espiritual– en el mismo escenario en el que ya sedujeron sin reservas hace dos años y medio.

Y al margen de la consabida solvencia de La Habitación Roja desenvolviéndose en un escenario más recogido de lo acostumbrado o de la maestría de Pep Gimeno “Botifarra” dando a conocer la canción tradicional valenciana ante un público mayoritariamente neófito, hay más de una decena de buenas razones que recomiendan dejarse caer durante esos dos días por el recinto de hormigón que se erige junto al bulevar sur valenciano. Y lo cierto es que el garage rock de Mike Krol, el folk acrisolado de La Familia del Árbol, el rock taciturno y emocional de McEnroe (aún se recuerda su imponente actuación de hace tres años) o la imaginativa psicodelia de Ocellot lo son. Como también lo son los infecciosos y rotundos mantras de Perro, el rock de filiación noventera de los jovencísimos Mourn, el folk rock de Tulsa, el pop elegante y estilizado de Mist y de Ramírez, el rock aguerrido y robusto de El Páramo, el synth pop adherente de El Último Vecino o la propuesta híbrida – conjugando guitarras y electro pop – de Exsonvaldes o We Used To Pray.

Dos jornadas, en esencia, sin desperdicio. Y con la habitual mañana de puertas abiertas para el público familiar, que albergará además un concierto sorpresa por parte de uno de los nombres más llamativos del cartel. Conviene no holgazanear.

https://www.youtube.com/watch?v=I0vBoSd7fE8

Suscríbete al boletín mensual

El podcast de Beat València

Así suena València en invierno

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest