Hay futuro, queda hielo. (Una conversación con Miqui Puig)

por | 24 octubre 2017 | Entrevistas

El polifacético músico catalán retorna, casi ocho años después, a la carretera con Escuela de capataces, un disco rico en matices e influencias y unas letras, marca de la casa, tan agudas como brillantes. Miqui Puig ha vuelto y lo podremos comprobar el próximo 27 de octubre en Loco Club.

miqui-puig-valencia

Hablar con Miqui (permítanme la licencia de referirme a él así) es como hacerlo con ese colega de toda la vida con el que coincides poco y que, sin embargo, parece que viste ayer. Así que cuando el músico descuelga el teléfono no me sorprende que me suelte: “tío, llámame en diez minutos y hablo desde el coche que me tengo que pirar a un sitio”.

A partir de ahora la entrevista se va a desarrollar (o al menos así la imagino yo) como la película Locke. ¿La habéis visto? Cojonuda. El caso es que Miqui Puig hará de Tom Hardy solo que, a diferencia de lo que ocurre en el film, de buen rollo. “Me voy al concierto de Paul Weller a Barcelona”, me dice. ¿Ah, que eres de esos músicos que consumen música en directo de otros? “Por supuesto, una de mis aficiones inexorables es consumir conciertos”. Días después, le contacté para pedirle fotos y le pregrunté que qué tal el bolo de Weller. “Maravilla, el tío está en forma”, me dijo con emoción.

Al concierto iba con un grupo de amigos, que no son otros que los componentes de su banda, La Agrupación Cicloturista. Y tal vez ahí empieza uno de los secretos de esta nueva etapa de Miqui Puig en solitario. “Llevo unos años muy miedoso por todo este tema de las redes sociales. Después de 9 años tengo que volver a ganarme la confianza de la gente. Me ha costado mucho extraer a la luz todo el material, algo que no podía haber hecho sin el empuje de la banda, mis amigos”.

Porque cuidado, que pese a lo pelifacético e inquieto que es, incluso tras su pasado televisivo (monstruo al cual dice que no volvería), se define como un chico tímido. “Sigo siendo el gordito del colegio que tiene el complejo. Una cosa es el trabajo y otra es la persona. Se me da muy bien hacer radio y tele, pero no me gusto. Siempre tengo miedo de qué dirá la gente. Mi truco es aplicar lo que me ha enseñado la gente profesional que me ha acompañado en la vida”.

Donde no duda Miqui es a la hora de reconocer que sabe hacer canciones. El valioso cancionero que legó tras seis discos con Los Sencillos, allá por los 90, y los temas que contienen su otra media docena de álbumes en solitario hablan por sí solos. En directo no actuaba desde la gira de Impar, en el año 2008. En todo este tiempo, dice, han pasado muchas cosas: “he cambiado de pareja o ha muerto mi padre”. Además, añade, “no todo lo que hacemos puede cuajar de la misma manera. Los artistas trazamos una línea y cuando esa línea coincide con muchas musas y con el sentimiento de la gente pasan cosas”. Dice que su amigo Kiko Amat es fan de Impar y que, sin embargo, ayer conoció a un camarero que le profesaba devoción a Casualidades (editado en 2004 y, por cierto, mi caso). Tenemos claro que no ha parado pero, ¿y la música? ¿has tirado la toalla? “No me siento para nada un músico fracasado, tengo once álbumes. A lo mejor fracasado es irse a vivir a Miami. Mi idea de vivir bien es tener un bar, un dealer de discos cerca y una buena banda”.

Y ahora, por fin, lo volveremos a catar en directo. ¿Qué debemos esperar? “Nuestra intención es ser marcianos pero no de manera gratuita. Siempre nos planteamos los discos teniendo en cuenta con qué vamos a poder defenderlos luego en directo. Una puesta en escena que va mutando y creciendo a medida que avanza la gira”. En el espectáculo del vivo todo está muy pensado, “incluyendo la playlist previa”, y tiene su porqué. Incluso el aftershow, que no quiere desvelar todavía dónde será, pero me da a mí que cerca de la sala. “¡He vuelto!”, proclama con euforia. Brindemos sin miedo pues, que hay futuro, queda hielo.

Suscríbete al boletín mensual

El podcast de Beat València

Así suena València en primavera

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest