John Lydon: “Desde el momento en que empecé en el mundo de la música he luchado permanentemente contra la industria. Es la esclavitud del rock and roll”

por | 2 mayo 2016 | Entrevistas

Son las siete de la tarde y me dispongo a hacer una llamada intercontinental. Estoy a la espera de contactar con John Lydon (el bramante Johnny Rotten de los Sex Pistols) para que me cuente sobre su próxima gira con PiL que visitará Valencia presentando su último disco “What The World Needs Now…”.

LYDON-VALENCIA

Son las diez de la mañana en Los Angeles (California) y John Lydon parece haber despertado de un humor inmejorable: “Siento la confusión con los números de teléfono, debería conseguirme un asistente”, ríe desenfadadamente. Así es como discurrirá el grueso de la conversación, entre risas y respuestas prolongadas y directas, contestadas en un perfecto inglés pausado y pronunciado con mimo, todo un alivio para mí.

Atrás queda el jovenzuelo descerebrado y gritón que hemos conocido a través de vídeos de Youtube, la persona que habla al otro lado es un hombre centrado y jovial, políticamente comprometido, que tiene las cosas muy claras y se siente agradecido por la vida que ha tenido, sin duda ha hecho las paces consigo mismo y con el mundo.

AL HABLA CON MR. LYDON: MITO DEL PUNK Y CREADOR DEL POST PUNK

El segundo disco en dos años. ¿No parece una casualidad después de veinte sin sacar nada con PiL? ¿Parece que ahora vas en serio con el grupo? Es un poco más complejo que eso. Hace mucho que tenía ganas de resucitar a PiL, pero he tenido un relación muy complicada con mis sellos discográficos, me ha llevado veinte años poder comprar mi libertad, poder deshacerme de mis obligaciones contractuales con el sello, han sido casi veinte años en los que no he podido trabajar en mi música. Ahora que por fin estoy libre de ataduras, he podido formar un pequeño sello discográfico (PiL Official Label) para ser completamente independiente. Además, no sé si lo sabes, pero por primera vez he conseguido mantener los mismos miembros del grupo en dos álbumes distintos ¡Es un logro histórico! Y una experiencia fantástica, porque creo que he conseguido hacer la mejor música de la que soy capaz. ¡En serio! Estoy disfrutando mucho al sentirme miembro de una banda.

Además de los mismos miembros del grupo. ¿Hay algo más que se pueda mirar como una continuidad del disco anterior? [This Is PiL (PiL Official, 2012)]
Los temas de los que hablo son completamente distintos, diría que no tiene mucho que ver este disco con el anterior en cuanto a temática. Coincide en que ambos suenan increíblemente bien en directo, quizás sólo en eso. En este último hemos estado experimentando mucho con la música pop, de la cual soy un gran fan, adoro el pop y siempre vuelvo a este tipo de música porque me recuerda a mi infancia, a la música con la que crecí, y es muy útil para explicar ciertas situaciones, es más sencillo hacerlo bajo el formato pop. En cuanto a la temática del disco, diría que éste está hecho a corazón abierto, aquí insisto en buscar consuelo para nuestra condición de ser humanos efímeros y mortales. El disco anterior es mucho más agresivo, éste en cambio es más reflexivo.

Y sobre el proceso creativo. ¿Cómo has conseguido convertir todas inquietudes en canciones? ¿Cómo es el funcionamiento de esta nueva refundación de PiL?
He abusado del humor, hay toneladas de humor en este disco y es el fiel reflejo de la camaradería que tengo con el resto del grupo, me encuentro tan cómodo que es muy fácil experimentar con todas las cosas que se me ocurra. No tenemos ninguna regla, cualquier idea que se nos ocurra es válida para trabajar y lo que hacemos es grabar las canciones en directo, la finalidad de todas ellas es ser tocadas en vivo, ese es su hábitat natural, y es por eso que queremos capturar toda esa energía en las grabaciones.

Acerca de tus motivaciones, las influencias de las que te has servido para grabar este disco. ¿Qué nos podrías contar?
No hay nadie en el mundo de la música que pueda decir que no tiene influencias, en nuestro caso oímos casi de todo, últimamente me ha dado por oír música de sitios tan dispares como Turquía, Japón o los Balcanes. Nuestra mochila de influencias es muy amplia y me gusta creer que se puede distinguir en la música que hacemos. Además confiamos mucho los unos en los otros y es por eso que nos podemos atrever casi con cualquier cosa, no tenemos límites, todo lo contrario, una libertad total, además la calidad de los músicos que me rodean está fuera de toda duda, eso lo hace todo más fácil.

¿Algún grupo en concreto que nos puedas citar?
Grupos con peores cantantes que yo (risas).

En la primera canción del disco, “Double Trouble”, nos hablas sobre un inodoro estropeado, haces buena gala del la libertad creativa de la que nos hablas.
Eso es una historia verdadera, fue una discusión que tuve con mi mujer sobre un inodoro estropeado que ella quería que arreglara, después de una discusión un tanto exagerada conseguí arreglar el bendito inodoro, lo que para mí fue una señal divina de paz mundial (risas). Y así empezó todo acerca de esta canción, con la solución de un problema domestico. Te confieso que es una canción que me tenía un poco preocupado, pero cuando Nora, mi mujer, la oyó, la amó instantáneamente, fue consciente de lo tonto que era tener una discusión tan grande por nada.

Sin duda es un tema curioso para una canción, sobre todo viniendo de una “rock star” como tú.
Da igual de quién venga, estas cosas le pasan a todo el mundo, no es algo idealizado que provenga del mundo de la ciencia ficción, esto es pura realidad. Imagino que demasiado trivial para que alguien lo ponga en una canción, pero en mi caso he encontrado una verdadera mina de oro en este tipo de cosas. Imagino que son la clase de anécdotas que cuando uno las oye en una canción le sacan una sonrisa y eso me reconforta. Quizá en otro tiempo hubiera recibido una oposición más frontal a la hora de explorar este tipo de asuntos, pero con la banda actual hacemos las cosas desde un profundo respeto, son mis amigos, los conozco desde hace décadas, en con particular Bruce (Smith, batería exmiembro de The Pop Group y The Slits) y Lu (Edmonds, guitarra y exmiembro de The Damned) nos conocemos desde que empezamos a hacer música, te estoy hablando de casi cuarenta años. Quiero que quede claro que siento un profundo respeto por toda la gente con la que he trabajado a lo largo de mi carrera, no importa lo que hayan dicho de mí después (risas).

¿Qué me puedes decir de “Bettie Page”? Te confieso que es mi canción favorita del disco, en cierto punto del estribillo, no sé si por el tono de voz, o por la melodía afectada, me recuerdas un poco a David Bowie.
Eso es un cumplido muy grande, pero te digo una cosa, me gusta pensar que esta canción va mucho más lejos de lo que Bowie nunca llegó, ésta es una auténtica y verdadera canción de amor. Va sobre una mujer a la que nunca conocí, pero por la que siento un gran respeto, por la forma en la que supo aportar dignidad al mundo del desnudismo, precisamente en una etapa muy difícil en la historia americana, luchó por normalizar una sexualidad sana en una sociedad que fomentaba la culpa al respecto.

Ahora tengo que preguntarte por “Shoom”, el corte que cierra el disco. Me parece una canción condenadamente actual, a ratos parece extraída de un club de tecno berlinés.
En realidad todo nace a raíz de un ruido extraño que emergía de la batería de Bruce, un “shooom shooom” que no teníamos ni idea de donde provenía, al final nos dimos cuenta que estaba rota, así que usamos ese contratiempo para explorar con ese tipo de sonidos. Por la parte que me toca use la canción como réquiem para mi recién fallecido padre. Un recordatorio sonoro de su obstinado temperamento de mierda y su sentido del humor, muy propio de clase obrera inglesa, que es de donde venimos. Es una canción muy sentida para mí, muy emocional, en la que hago un diestro uso de todas las palabrotas que he oído en mi vida (risas). Es mi manera de mostrar lo mucho que amaba a mi padre y lo mucho que lo echo de menos ahora, me sirvo de esa ironía tan genuina que caracteriza a la clase obrera y que usaba para comunicarme con él.

Me cuentas que el disco ha sido concebido para el directo, que es la forma en la que lo has grabado. ¿Cómo funciona en vivo?
Fantásticamente, llevamos un tiempo tocándolo en directo y suena estupendamente, Bettie Page se ha convertido en un climax de nuestros conciertos. Ya lo verás en un par de meses, espero que te guste… Cualquiera que se gaste el dinero en un concierto de PiL sabe lo buenos que somos sobre el escenario, ya me conocéis… Además tengo la suerte de poder decir que a mis sesenta años de juventud (hace el juego de palabras 60 years young, en vez de 60 years old.) estoy pletórico de energía.

Puedo dar fe de ello, hace unos ocho años te vi en Barcelona, la primera gira que hiciste con los Sex Pistols después de reunirlos. Fue un concierto increíble, recuerdo que saliste al escenario con un atuendo muy extraño, como si fueras disfrazado de un matorral.
Lo recuerdo, lo recuerdo (risas), ese fue un concierto grandioso, creo que fue el mejor que hicimos en esa gira. Recuerdo también el atuendo del que hablas, era ropa de camuflaje para francotiradores, la verdad es que era muy cómoda, quizás me la lleve para esta gira.

¿Por aquel entonces ya te planteabas una reunión de PiL? ¿Te rondaba por la cabeza?
Siempre he tenido en la cabeza volver con PiL ¡Siempre! Por aquel entonces todavía estaba encadenado a mi casa discográfica y tenía las manos atadas, no tenía el dinero suficiente para comprar mi libertad. De hecho en parte volví a girar con los Pistols para reunir el dinero necesario que me permitiera comprar mi salida de la discográfica. Me encantó volver a pasar tiempo con mis amigos, pero mi cabeza estaba totalmente en PiL, me era imposible centrarme en los Pistols, hacer canciones para los Pistols, es una etapa pasada y cerrada, no quiero repetirme a mí mismo.

Bueno, ahora puedes decir que te encuentras en una situación privilegiada, tienes tu propio sello, has recuperado tu libertad, atraviesas un momento dulce con PiL…
Sin duda, pero me ha costado mucho, nada es fácil en esta vida. Desde el momento en que empecé en el mundo de la música he luchado permanentemente contra la industria musical. Es la esclavitud del rock and roll. Uno tiene que demostrar una paciencia extrema y esperar que sus seguidores tengan la misma paciencia. Aquí en EEUU sé de un montón de bandas que tienen unas ataduras increíbles con sus discográficas, es una forma de esclavitud. A todo esto hay que sumarle el esfuerzo que uno tiene que dedicarle al grupo, desde fuera puede parecer que todo es diversión, pero ya te digo que requiere trabajo muy duro y una vez que has acabado con la parte dura de la creación, viene la parte jodida de los negocios, la parte de los abogados, los contables… Creo que al fin de cuentas somos más unas víctimas que otra cosa.

Háblanos sobre la gira, empieza aquí en Valencia, lo que es un honor para nosotros, y luego tocas en sitios como Ucrania y Polonia. Mirando las localizaciones podríamos decir que es una gira atípica. En Ucrania hay una guerra en curso, parece que el mundo se ha olvidado, pero allí sigue muriendo gente. No me da ningún miedo, he estado allí hace no mucho y me congratula poder llevar algo de diversión a un marco tan terrible, estamos en contra de la violencia, de las guerras, no nos posicionamos a favor de ningún gobierno. En cuanto a Polonia, creo que se encuentra en medio de un desastre político muy serio (se refiere al avance de la extrema derecha católica y anti-europea), estoy al tanto de ello, pero eso no significa que tenga que escurrir el bulto, todo lo contrario, cuando las cosas pintan mal en un sitio es cuando tienes una razón de peso para plantarte justo en el medio y de esta manera mostrarle a la gente un punto de vista alternativo al de los medios de comunicación controlados por políticos.

¿Cómo te las arreglarás si tu punto de vista no es bien recibido? Sabemos que no le tienes mucho cariño a la iglesia.
¡Con huevos, tanques y balas! Cuando sales de gira es conveniente llevar tu propio tanque (muchas risas) Sabes que bromeo, estoy totalmente en contra de la violencia, la violencia no resuelve absolutamente nada. A la iglesia la considero una forma institucionalizada de violencia, fomentan la división entre la gente, mientras ellos están llenos de privilegios y actúan de una forma muy deshonesta. Es una institución que tiene aversión a la gente que tiene un punto de vista distinto al suyo y esa es una postura muy peligrosa.

Tu último libro “La ira es energía. Memorias sin censura” (“Anger Is An Energy. My Life Uncensored”, 2014; Malpaso, 2015). Es una autobiografía confesional que nos muestra un lado tuyo que poca gente conoce.
En él hablo sobre mi infancia y de las calamidades que pasé por aquél entonces, haber sobrevivido a todas ellas es lo más importante que he hecho en mi vida. A los siete años de edad atravesé por un caso de meningitis, casi me mata, estuve en coma varios meses y cuando desperté mi memoria se había borrado y con ello mi personalidad, me llevó cuatro años poder volver a aprender todo lo que había olvidado. Siempre pienso que fui muy afortunado al haber sobrevivido a esta etapa y no importa las cosas malas que hayan podido pasar en mi vida, nada se puede comparar al desafío que supuso atravesar esa etapa. La vida está llena de problemas, eso es así, de una manera simplificada se reduciría a: naces, vives estresado, eres extorsionado, sufres enfermedades y te mueres (risas). Creo que por eso es que nos gusta tanto beber cuando no trabajamos, para romper la tensión, es algo que los irlandeses saben muy bien y los ingleses de clase obrera aún mejor.

Muchas gracias, John Ha sido un placer hablar contigo y, por lo que me has contado, creo que vamos a tener PiL para rato. ¿Eso significa que no tendremos noticias de los Sex Pistols próximamente?
No, los Pistols se han terminado para mí, creo que todos estamos de acuerdo en que preferimos seguir viéndonos como amigos que seguir trabajando como enemigos, así que lo dejaremos estar. En cuanto a PiL, después de la gira seguiremos con el trabajo duro, quizá vuelva a temas como los de “la canción del aseo” como tú la has llamado (risas). Me preocupa que cuando esté de gira se vuelva a estropear y no esté allí para repararlo, quizá debería dejar el número de un fontanero pegado en la nevera.

FOTOS: PAUL HEARTFIELD

Suscríbete al boletín mensual

El podcast de Beat València

Así suena València en invierno

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest