Luis Carrillo, luces de la ciudad LOCO CLUB. VIERNES 28 DE JUNIO

Share Button

El cantautor valenciano Luis Carrillo acaba de publicar “Raíces”, su flamante primer disco largo en el que, siguiendo la mejor tradición de la canción de autor española y norteamericana, destila una colección de temas notables. Por este motivo, y su presentación en Loco Club el viernes 28 de junio, interrogamos a su autor para repasar su trayectoria y explorar las esquinas de un elepé que hará las delicias de aquellos que disfruten de las canciones de Quique González o Los Secretos.

lus-beat Foto: Adrián Morote.

Comenzaste tu andadura musical en la más tierna adolescencia, militando al principio en bandas como Los Igor, de corte más rock & roll. ¿En qué momento decidiste que tus siguientes pasos serían en solitario y qué te llevo a tomar esa postura?
En ese momento andaba metido en varias cosas, probando, aprendiendo y buscando mi lugar como todo el mundo. Comencé a componer canciones que no encajaban dentro de los proyectos que tenía entre manos, y ahí fue cuando comprendí que quería montar algo mío. Aprendí mucho de esa época.

La publicación de “Malva”, tu primer EP, te llevó a recorrer los escenarios de buena parte de la península. ¿Qué recuerdos te llevaste de esa experiencia?
Dentro de mis trabajos, el disco de Malva (2015) lo tengo como una primera maqueta que sirvió como toma de contacto y consolidación del proyecto, con un puñado de canciones, y como bien dices, girar y aprender mucho. Con estas canciones ya pude hacer lo que más me gusta a día de hoy: tocar y viajar. Guardo muchas experiencias y momentos de aprendizaje de ese año y medio. Sobre todo, aprendí mucho de las cosas que no hay que hacer y en que piedras tropezar el menor número de veces posible.

Poco después llegaría “La casa del aire” en el que encontramos colaboraciones de postín como las de Txexu Altube o Mikel Erentxun. ¿Cómo surgió la posibilidad de que estos músicos participaran en la grabación? ¿Cómo te sentiste al compartir una canción con una figura de la talla de Erentxun?
Todas esas colaboraciones surgieron de una forma natural. Ya nos conocíamos previamente, les gustó el proyecto, la idea y las canciones. Tenía claro que todavía no quería grabar un disco largo, y un EP con colaboraciones tan especiales me pareció una idea muy atractiva.
La experiencia con Erentxun fue muy parecida a la de los demás. Lleva toda la vida en la música, es una persona de la cual he aprendido mucho. Todavía le recuerdo entrando por la puerta del estudio, y yo hecho un flan. A pesar de todo, a los 5 minutos todo estaba fluyendo con normalidad. Es un tipo que te lo pone muy fácil desde un principio.

Ahora acabas de publicar “Raíces”, un disco luminoso y optimista que supone tu primer larga duración. ¿Cómo fue la gestación de estas canciones?
Las canciones son síntesis tanto musical como personal de estos dos últimos años. Cuando te pasan cosas malas, no hay porque lidiar o pelear con ellas frente a frente. Puedes intentar sacar lo bueno de toda esa oscuridad.  De eso trata en gran parte Raíces, de esquivar lo malo y sacar a relucir la visión optimista de todo ello para tener claras las cosas y que no vuelvan a ocurrir.

Para la grabación de “La casa del aire” contaste con la participación de Carlos Soler en las labores de producción; sin embargo para este nuevo trabajo has dado un paso adelante para producirlo a medias con Toni Carrillo. ¿Cómo has vivido este cambio de rol? ¿Trabajar con un músico tan cercano como Toni te ha permitido darle un toque más personal a este disco que en tus anteriores publicaciones?
Es un proceso muy gratificante. Estoy seguro de que nunca haremos un disco tan nuestro como este; pero ha sido muy duro. El echarte encima la labor de composición, arreglos, producción, músicos, y toda esa parte oscura de organización y gestión que nada tiene que ver con la música, te deja muy agotado. A pesar de todo esto, estamos muy contentos con el resultado. Es muy bonito que venga alguien a decirte que algo tan tuyo le emociona. Para eso se hacen las canciones.

Tanto “Raíces” como “La casa del aire” están grabados en los Estudios Bahamas (antes Calexico) que, me imagino, ya serán como una segunda casa para ti. ¿Cómo ha sido volver a grabar en este lugar y qué ha cambiado para ti entre ambas grabaciones? En “Raíces” has contado con David Garzinsky (Limbotheque) como ingeniero de sonido. ¿Qué ha aportado al resultado final del disco?
El sitio fue el mismo, pero las condiciones, métodos y maneras de trabajar han sido muy diferentes de un disco a otro. Tanto que, podría llenar hojas y hojas de texto contando las cosas que se han hecho de manera diferente de un trabajo a otro. Sí que es cierto que la producción de “La casa del aire” la llevó Carlos Soler, y en “Raíces” ha recaído en Toni y un servidor. Pero la experiencia y el saber hacer que tiene David también se ve plasmado en el disco. He aprendido muchísimo; y vaya, en eso consiste: en escuchar, aprender y empaparte de la gente que sabe más que tú.

Uno de los aspectos más pulidos de “Raíces” se encuentra en las letras de las canciones, de una lírica sencilla pero efectiva. ¿En qué te inspiras a la hora de desarrollar tus textos?
Creo que es importantísimo contar cosas y plasmar el momento vital por el que se está atravesando y congelarlo en canciones. Las letras hablan de mí, de mi día a día y de lo que me ha pasado estos dos últimos años. Sobre todo de las cosas que me emocionan, y si hay suerte, que puedan emocionar a los demás.

La ciudad de Valencia tiene una presencia que sobrevuela constantemente el disco, desde las referencias en canciones como “Sin querer”, al videoclip que acompaña al tema “La señal”, así como el tono mediterráneo de la propia “Raíces”. ¿Qué importancia tiene para ti el entorno, el escenario urbano, a la hora de componer tu visión artística?
En este disco, una de las cosas que más me ha influido es viajar, conocer nuevos lugares y enamorarme de muchos de los sitios donde toqué en la gira anterior. Esto, obviamente, se ve plasmado en el disco. El hablar de mi ciudad y decidir grabar allí el videoclip, es porque me encanta Valencia y quería dejar constancia de ello. Pero, como digo, en el disco se habla de más ciudades como Barcelona, Granada o Madrid.

Tras dos EPs auto-editados y un LP financiado gracias a una exitosa campaña de micro-mecenazgo, ¿cuál serán los próximos pasos en tu carrera? ¿Prefieres seguir con la independencia de sufragar tus propios proyectos o buscarás un sello que te ahorre al menos la parte burocrática del trabajo?
El próximo trabajo será un cambio total. Todavía no puedo decir demasiado, pero las cosas darán un giro importante tanto en la gestión del proyecto como en lo musical. Ahora, lo que toca es enseñar Raíces, demostrar que el disco vale la pena y desgajarlo para sacarle todo el jugo que se pueda, antes de emprender una nueva aventura.