Coleccionistas, tres generaciones espontáneas

por | 2 noviembre 2015 | Cultura pop

Recuerdo asistir hace poco más de un año a una exposición fotográfica en Las Naves, recuerdo algunas fotos chulas, dibujos muy currados, recuerdo la reproducción de un lavabo lleno de pintadas, pero si algo recuerdo por encima de todo es una canción de las que sonaron en el hilo musical. 

coleccionistas-valencia

Pensé: “Ésta es la voz de Jorge” e inmediatamente recordé el nuevo proyecto del que Jorge Pérez (aka Tórtel: letras, música, voces) y Víctor (Ramírez: letras, voces, guitarra, órgano…) me habían estado hablando. No me quedé mucho con los datos que me dieron, estos dos siempre están haciendo algo; Jorge acababa de sacar un epé con Tórtel, Víctor seguía dando forma a su proyecto personal, Ramírez, sólo me quedé con una frase que dijeron casi al unísono: “Ya vas a ver, te va a molar.”

Y ahí estaba prestando atención a esa canción que tenía toda la pinta de pertenecer a ese nuevo proyecto del que me habían estado hablando. Efectivamente la canción en cuestión resultó ser “Amor zombi” y qué razón tenían con aquella frase que ahora sonaba premonitoria. Amor Zombi es una pieza descoyuntada e hipnotizante, un poco ruidista, algo deudora del shoegaze que practicaban My Bloody Valentine, de letra cáustica y punzante: “Si me muero me puedes comer/si te mueres me dejas comerte.” La instrumentación es cojonuda, batería contundente, guitarras afiladas, sintes omnipresentes… En definitiva, muy distinta a todo lo que uno puede oír en su catálogo en solitario.

Es ahí donde entra el nombre de Remi Carreres (toda una institución musical en Valencia: Glamour, Comité Cisne) que se hace cargo de la programación de batería y percusión, sintetizadores y bajo, aportando un soporte sonoro al delicado tejido armónico que flota por encima. Está claro que los tres han conseguido dar forma a un nuevo ente, sus influencias y personalidades se diluyen en sus canciones, todo en pos de un bien mejor, de cotas altas.

El resultado de nombre homónimo acaba de ver la luz, Coleccionistas (Demian Records, 2015) es un disco sobrio y brillante, se puede intuir desde el elegante y limpio dorado de su edición en vinilo. Es una carta de invitación a algo estimulante, estos ocho cortes nos adentran en las páginas de una novela llena de humor negro, “Amor zombi”, en los acordes saltarines que deberían asaltar la pista de cualquier guateque que se precie, “Pronto habrá más”, hit automático, muy fan de la parte en que cantan: “Estoy pensando que somos vampiros/sentados en terrazas un domingo”.

No se echan en falta temas de corte más confesional, “Por puro placer”, descarnada y un tanto autocomplaciente, pero sincera cien por cien. “Así salga bien” funciona a la perfección como apertura de la segunda cara del disco, canción bailonga y pizpireta que bebe directamente de aquella joya del último disco de Arcade Fire llamada “Afterlife”. En “Buena voluntad” nos volvemos a adentrar en el terreno más íntimo, de estas que hacen que te lamas las heridas: “Tal vez debería explicar todo lo que no hice bien más despacio”. Y el corte final, muy adecuadamente llamado, “Proyectos electrónicos de Adán y Eva” demuestra el desparpajo y la valentía que muestran estos tres músicos al salirse de sus respectivas parcelas de confort para adentrarse en la confección de este artefacto sonoro.

La música de Coleccionistas huye de cualquier corsé estilístico, no hace apenas concesiones y se desmarca de cualquier moda, en definitiva lo más certero que se puede decir es que se trata de un proyecto que, por encima de todo, demuestra un sincero amor por la música.

https://www.youtube.com/watch?v=3FhdcW5wIBs

Foto/Vídeo: César Sabater

Suscríbete al boletín mensual

El podcast de Beat València

Así suena València en invierno

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest