fbpx

¿Comienza la resistencia en Afganistán? Identidad nacional frente a identidad religiosa

por | 18 agosto 2021 | Opinión

Apenas dos días tras la toma de Kabul por los talibán han surgido las primeras manifestaciones de ciudadanos afganos en las calles de la capital, así como en Jost, Kunar y Jalalabad, a favor del mantenimiento de los derechos fundamentales de las mujeres, como de la bandera nacional en calidad de símbolo identitario de soberanía popular.

La reconstrucción del territorio afgano, tras la devastación de la guerra, se centró en la creación de estructuras de Estado, como el funcionariado, el ejército y la hacienda, pero la corrupción regularizada y la deserción militar han evidenciado la fragilidad de este germen de armazón estatal.

Lo que queda por ver es si el trabajo de otros organismos exteriores sin relación directa con las fuerzas militares de ocupación, como la Misión de Asistencia de la ONU en Afganistán (UNAMA) y las oenegés, centradas en la construcción y consolidación de una sociedad civil, en la formación de ciudadanas y ciudadanos libres, conocedores de sus derechos individuales y de su soberanía popular, ejercida con mayor o menor fiabilidad electoral durante los últimos quince años, han conseguido hacer emerger a una nueva generación de población afgana lo suficientemente robusta, mayoritariamente ubicada en las grandes ciudades, y que ahora podría estar apareciendo en Kabul, Jalalabad, Kunar y Jost encabezando manifestaciones por el mantenimiento de los derechos de las mujeres al trabajo, la educación y la participación política, o por los símbolos nacionales de soberanía popular, incompatibles con la ley islámica (sharia).

Hoy en Jalalabad, ciudad de 350.000 habitantes situada a 150 km. de la capital, los manifestantes han sustituido la bandera del Emirato islámico por la bandera nacional de Afganistán, en un claro desafío a la nueva legitimidad religiosa frente a la legitimidad popular que asumen tras casi dos décadas de construcción estatal fallida, pero que podría suponer un punto de inflexión en la defensa de una identidad nacional por parte de las nuevas generaciones afganas.

Suscríbete al boletín mensual

El podcast de Beat València

Así suena València en primavera

Artículos relacionados

Opinión
La invasión

La invasión

Desde el comienzo de la crisis migratoria y humanitaria en Ceuta, la nueva ultraderecha ha intoxicado las redes sociales para continuar la...

Pin It on Pinterest